Ser mujer favorece la obesidad

En el desarrollo de la obesidad y el sobrepeso se encuentran implicados múltiples factores como la herencia genética, la falta de actividad física o la mala alimentación. Ser mujer es otro de los factores que predispone a padecer obesidad, pues los constantes cambios hormonales que padece el cuerpo femenino favorecen la aparición de esta enfermedad.

Enfermedades y patologías relacionadas: Obesidad

La obesidad es la enfermedad metabólica más frecuente en la actualidad. Se caracteriza por el aumento de la grasa corporal debido a factores genéticos, ambientales, al sedentarismo y a la mala educación alimentaria. Los países desarrollados son los más afectados por esta enfermedad.

Tradicionalmente el sobrepeso se asociaba a la buena salud y la delgadez a la enfermedad. Sin embargo, los extremos nunca son buenos y la obesidad puede acarrear problemas cardiovasculares, hipertensión, accidentes cerebrovasculares, enfermedades degenerativas de las articulaciones e incluso algunas formas de cáncer.

El colectivo femenino es especialmente susceptible de verse afectado por esta enfermedad. De hecho, una de cada tres mujeres españolas mayores de 50 años es obesa. La tendencia de la mujer al sedentarismo, la mala alimentación, el seguimiento de las llamadas “dietas milagrosas” o la adopción de medidas drásticas para adelgazar influyen en su metabolismo y favorecen la obesidad. También, la propia biología de la mujer, sometida a grandes cambios hormonales en diferentes etapas de su vida, la hace más propensa a padecer problemas de sobrepeso y obesidad.

Mujeres obesas

En el marco del III encuentro sobre Salud y Medicina, celebrado recientemente en Madrid, se presentó el simposio La Obesidad, un problema de salud para la mujer. En él se indica que la biología de la mujer se caracteriza por un sistema hormonal oscilante y cambiante que la hace más vulnerable ante el aumento de peso. Sin embargo, aunque la mujer sea más propensa a la obesidad, le afecta de un modo diferente que al hombre. “Hasta la menopausia el exceso de peso tiene menos repercusión sobre la salud de la mujer, ya que suele tratarse de un reparto de grasa más periférico, concentrado en caderas y glúteos. En este caso, la mayor repercusión recae sobre el aparato osteoarticular”, afirma la doctora Clotilde Vázquez, miembro del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Ramón y Cajal de Madrid.

Es a partir de la menopausia cuando las consecuencias de la obesidad en hombres y mujeres se igualan. Entonces, se corre riesgo de desarrollar enfermedades metabólicas (como la diabetes o las dislipemias), apnea del sueño, hipertensión, hipercolesterolemia, gota y otras enfermedades asociadas. El estreñimiento, las dificultades respiratorias, los problemas digestivos, la hernia de hiato o incluso algunos cánceres son otras patologías derivadas de la obesidad.

Pero la obesidad también se desarrolla por otros factores a parte de los biológicos. El sedentarismo o los malos hábitos alimentarios son algunos de ellos. Las llamadas “dietas milagrosas” o las medidas drásticas para adelgazar también favorecen la obesidad, pues aunque en un primer momento se pierda rápidamente peso, al abandonar la dieta se suelen recuperar más kilos de los perdidos.

El tratamiento de la obesidad

La obesidad se puede combatir de múltiples modos. Cuando el problema no es aún grave se puede solucionar mediante la adopción de unas pautas alimenticias adecuadas bajas en alimentos calóricos y mediante la práctica de actividad física. Sin embargo, cuando los problemas de peso pueden repercutir seriamente en la salud, deben ponerse en manos de especialistas, que adoptarán las medidas adecuadas, según las necesidades de cada paciente, pudiendo iniciarse un tratamiento farmacológico y psicológico.

La educación también es un factor muy importante para evitar la obesidad. Por ello, un grupo de expertos del Servicio de Endocrinología del Hospital Clínico de Madrid ha elaborado el programa FORMA (Formación y Modificación de las Actitudes para el Control de Peso), una guía educativa para el control del peso corporal a largo plazo.

El programa FORMA ofrece información al paciente sobre nutrición, hábitos alimentarios, actividad física, etc., y se invita al afectado a modificar, paso a paso sus hábitos para lograr una pérdida de peso eficaz.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.