Sanidad relanza su campaña para disminuir la transmisión madre-hijo del SIDA

La campaña intenta concienciar a todas las embarazadas que hayan llevado a cabo prácticas de riesgo, como relaciones sexuales con diferentes parejas sin preservativo o que se hayan inyectado drogas por vía intravenosa, para que se realicen la prueba del VIH. La detección precoz del virus puede adelantar el tratamiento con antirretrovirales y evitar el contagio del bebé, además de alargar la esperanza de vida de la madre.

Enfermedades y patologías relacionadas: SIDA

El Ministerio de Sanidad y Consumo (MSC) ha puesto en marcha la cuarta campaña de prevención de la transmisión madre-hijo del VIH, dirigida a mujeres en edad fértil y gestantes. El objetivo principal es recomendar a todas las mujeres embarazadas que se realicen la prueba del VIH, especialmente, a aquellas que hayan realizado prácticas de riesgo.

Además, en la presentación de su campaña, el MSC resaltó de nuevo la importancia de que las personas que tengan o hayan tenido relaciones sexuales de riesgo o que alguna vez se hayan inyectado drogas intravenosas y puedan haber contraído el VIH por estas vías, se hagan la prueba lo antes posible. Puesto que cuanto más precoz sea el conocimiento de la infección y antes se inicie su tratamiento, mejor será el pronóstico y mayor la esperanza de vida.

Aunque en los últimos años ha diminuído la transmisión vertical, la proporción de mujeres en edad fértil infectadas por el VIH se sitúa entre uno y tres casos por cada 1.000 embarazadas, pero se estima que al menos una cuarta parte de las portadoras del virus desconoce su condición.

El año pasado, alrededor de 800 mujeres infectadas dieron a luz un niño vivo. El riesgo de transmisión del virus al hijo es muy alto (en torno al 20 por ciento) cuando no se ha recibido el tratamiento adecuado. Mientras que si la futura madre ha sido diagnosticada como portadora y tratada, este porcentaje disminuye hasta un tres por ciento.

En cualquier caso, la incidencia de transmisión vertical del virus del SIDA disminuyó un 90 por ciento en España entre los años 1995 y 2001. Aunque esta vía de contagio todavía es responsable del 0,4 por ciento de los casos de Sida diagnosticados en nuestro país, por lo que el MSC ha impulsado este esfuerzo para erradicar la transmisión madre-hijo, un objetivo difícil pero factible.

El tratamiento antirretroviral en personas portadoras del virus de inmunodeficiencia humana no sólo retrasa o evita la aparición de la enfermedad sino que aumenta la calidad y la esperanza de vida de las personas infectadas. Pero para conseguir estos beneficios es indispensable el diagnóstico precoz, ya que las personas que desconocen su infección no se podrán beneficiar de estos avances.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.