Sanidad plantea eliminar 4 unidades de trasplante cardiaco por baja actividad

Canal: Corazón

Las unidades de Murcia, Navarra, Zaragoza, Asturias, Valladolid y la del Clínic de Barcelona no han alcanzado el mínimo de 15 operaciones al año en los últimos cinco años.

Enfermedades y patologías relacionadas: General

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha recomendado a las comunidades autónomas que eliminen aquellas unidades de trasplante cardiaco que hagan menos de 15 operaciones al año, lo que implicaría pasar de las 18 que hay actualmente a unas 14, según ha reconocido el director de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), Rafael Matesanz.

“No se trata de quitar por quitar, ni quitar por reducir gastos, sino de racionalizar”, según ha apuntado durante la presentación del ‘Manual Valdecilla de… Trasplante cardiaco’, elaborado por la unidad del Hospital Marqués de Valdecilla de Santander, que según ha apuntado es “referencia” en la práctica de estas intervenciones.

Actualmente el Sistema Nacional de Salud (SNS) cuenta con 18 unidades de trasplante cardiaco repartidas por toda España, más dos específicas para trasplante pediátrico, que en 2012 realizaron un total de 247 intervenciones, 13,3 por hospital.

En concreto, estas unidades están repartidas entre Madrid (con 3 de adultos, en los hospitales Gregorio Marañón, 12 de Octubre, Puerta de Hierro, y una pediátrica, en el hospital de La Paz); Cataluña (con tres de adultos en los hospitales de Bellvitge, Clínic y Sant Creu i Sant Pau, además del Vall d’Hebrón infantil); Andalucía (en el hospital Reina Sofía de Córdoba y el Virgen del Rocío de Sevilla); Aragón (hospital Miguel Servet de Zaragoza); Asturias (Hospital Central de Asturias); Cantabria (Marqués de Valdecilla); Castilla y León (Hospital Clínico de Valladolid); Comunidad Valenciana (Hospital La Fe de Valencia); Galicia (Hospital Universitario de A Coruña); Murcia (Hospital Virgen de la Arrixaca), y Navarra (Clínica Universitaria de Navarra).

Sin embargo, un documento elaborado por la ONT sobre Criterios de planificación de trasplantes se ha establecido que la actividad deseable para estas unidades debería de ser de 20 trasplantes al año por equipo, con una actividad mínima tolerable de 15, algo que no cumplen todas las unidades actuales.

De hecho, las unidades de Murcia, Navarra, Zaragoza, Asturias, Valladolid y la del Clínic de Barcelona no han alcanzado esta actividad mínima en los últimos cinco años y algunas, como el Virgen de la Arrixaca murciano, apenas realizó tres trasplantes de corazón en 2011.

Esta baja actividad se debe a que en los últimos años se ha producido un mejor manejo de la insuficiencia cardiaca que ha hecho posible, junto a los cambios epidemiológicos, que se reduzca la lista de espera para un trasplante y que “las indicaciones de trasplante sean mucho menores que hace diez años”, según ha reconocido Matesanz.

De hecho, mientras hace 10 años se realizaban más de 300 trasplantes de corazón al año, en los últimos tres años se han realizado menos de 250 y actualmente sólo hay 90 pacientes en lista de espera.

Menos unidades pero con mejores resultados

En virtud de estos datos, el objetivo de la ONT es concentrar la actividad en unidades de referencia situadas en los centros de mayor volumen, lo que “permitirá además obtener mejores resultados”.

“Si yo me tengo que trasplantar en una unidad que hace 10 o en otra que hace 40 trasplantes al año, yo me iría a la de 40″, ha apuntado Matesanz, dado que la experiencia pone de relieve que a mayor actividad los resultados son mejores. “Se acumula experiencia por parte de todo el mundo, tanto cirujanos, clínicos, intensivistas”, incide.

Para el director de la ONT la decisión de eliminar alguna unidad debe tomarse atendiendo unos condicionantes geográficos, “de modo que no estuvieran concentradas en determinadas zonas sino dispersas, para permitir un acceso razonable a todos los pacientes”.

Y en este sentido, asegura que algunas comunidades “se lo están pensando” y ya ha habido contactos entre algunas de ellas para valorar si hay que prescindir de alguna de sus unidades.

“Nosotros nos ofrecemos a explicar una decisión que puede no ser popular pero que es buena para la población y para la sanidad”, reconoce Matesanz, que insiste en que aunque hay un ahorro, la gente que está en esas unidades van a seguir trabajando. “Lo único que harán más intervenciones extracorporeas y menos trasplantes, no hay otra historia”, asegura.

De hecho, mientras que en el trasplante de hígado y pulmón el número de unidades es el adecuado, en el caso de riñón podría suceder algo similar y podría ser también recomendable eliminar alguna de las unidades actuales.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.