Rejuvenecimiento facial

El paso del tiempo va dejando inevitablemente su huella en las personas pero no todas las caras envejecen de la misma manera. Las bases genéticas y distintos factores externos como la exposición solar, el tabaquismo o el estilo de vida, determinan que algunas personas manifiesten en mayor medida signos de envejecimiento generalizados en la piel: laxitud, arrugas, manchas, etc.

Enfermedades y patologías relacionadas: General

Por otro lado, “otros pacientes presentan signos locales como bolsas palpebrales, surcos labiales o la pérdida de definición del ángulo cérvicofacial (conocido habitualmente como papada)”, comenta la doctora Beatriz Berenguer, secretaria general de la Fundación Docente de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE).

“En el segundo de los casos es más fácil que los pacientes reconozcan claramente los signos de envejecimiento más destacados en su rostro y demanden un tratamiento específico, pero los primeros acuden a la consulta sintiéndose envejecidos y con la voluntad de mejorar”, aclara esta especialista.

La zona que más se corrige en la práctica clínica diaria es, principalmente, la periorbitaria, es decir, el área de alrededor de los ojos. “Intervenciones para rejuvenecer los párpados superiores, que con la edad suelen caerse, y para eliminar las bolsas adiposas de los párpados inferiores, son las más demandadas por los pacientes”, informa el doctor Antonio Porcuna, presidente de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE).

“También existe una gran demanda para la corrección de las arrugas frontales, perioculares, glabelares (entrecejo) y peribucales, que los cirujanos plásticos solucionamos, habitualmente, mediante infiltraciones de botox y rellenos con ácido hialurónico, aunque también utilizamos otros métodos complementarios”, añade la doctora Berenguer.

“Muchas son las técnicas que existen hoy en día para corregir los signos del envejecimiento y lo mejor para conseguir un buen resultado es la combinación de varias de ellas”, comenta el doctor Porcuna.

“De hecho, -continúa el experto- un 82 por ciento de las pacientes que se realizan un lifting de cabeza y cuello se han efectuado algún otro tipo de cirugía plástica-estética como la blefaroplastia, la prótesis de mentón, etc”.

La intervención básica para un rejuvenecimiento facial es el lifting ya que con esta cirugía se consigue readaptar y tensar los músculos para reposicionarlos en su lugar de origen.

Aún así, para obtener mejores resultados y eliminar todas las arrugas pequeñas es importante utilizar procedimientos complementarios a la cirugía mayor como es el caso del láser. “De esta manera conseguimos mayor luminosidad, desaparecen las arrugas y logramos una piel más tersa”, explica el doctor Porcuna.

Existen varias técnicas que se pueden utilizar como complemento de la cirugía principal: el peeling con ácido tricolacético, el peeling con fenol, el resurfacing (lijado de la piel) con varios tipos de láser, la cirugía en la punta de la nariz para levantarla, la corrección de los lóbulos de las orejas que adelgazan y se caen con la edad, etc.

El lifting

El lifting es una técnica que consiste en levantar los tejidos de la cara y colocarlos en su posición original, es decir, en el lugar en el que se encontraban antes de que se produjera el envejecimiento propio de la edad.

“Mediante el lifting, los cirujanos plásticos arrastramos la piel hacia arriba para eliminar las arrugas en la frente, el cuello y el tercio inferior y medio de la cara”, informa el doctor Porcuna.

“En la frente se realizan incisiones cortas o cirugía endoscópica a través una cámara, para estirar la piel hacia arriba y sujetarla con microtornillos en el cráneo”, añade el experto.

En la actualidad, el lifting ha evolucionado mucho. La anestesia que se utiliza para esta cirugía, es menos traumática, más segura y, por lo tanto, la recuperación es mejor. Se respeta en mayor medida la musculatura facial, no se cambia la expresión del individuo y las incisiones se realizan de forma más disimulada.

“Ahora los pacientes tienden a operarse a una edad más temprana y podemos conseguir muy buenos resultados con incisiones cortas”, prosigue. “Cada vez buscamos más una cirugía mínimamente invasiva con cicatrices menos visibles”, puntualiza el experto.

La blefaroplastia

La blefaroplastia engloba todas aquellas técnicas dirigidas a moldear los párpados con el objetivo de mejorar su aspecto.

“El motivo más frecuente por el que se realiza una blefaroplastia es el envejecimiento de la piel, por eso, los pacientes que solicitan esta intervención suelen ser mayores de 40 años, con una edad media entre los 50 y los 55 años”, explica la doctora Berenguer.

Otra razón que puede llevar a los pacientes a solicitar este tipo de intervención son las malformaciones congénitas o secuelas de accidentes, entre otros.

“En la blefaroplastia de rejuvenecimiento, los objetivos principales son corregir la laxitud y exceso de piel fundamentalmente en los párpados superiores y la eliminación de las bolsas principalmente en los párpados inferiores”, concluye la doctora Berenguer.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.