¿Qué preferimos? ¿Un médico serio o un médico amigable?

Un doctor con una actitud seria y distante puede imponer respeto y transmitir al paciente una sensación de profesionalidad... o hacerle pensar que no está demasiado interesado en su problema. El trato médico-paciente ha sido objeto de diversos estudios, que en su mayoría concluyen que una relación amigable entre ambos aumenta la eficacia del tratamiento.

Enfermedades y patologías relacionadas: General

Los médicos que adoptan una actitud amistosa, inspirando seguridad en sus pacientes, consiguen una mayor eficacia del tratamiento que prescriben que aquellos especialistas que mantienen una actitud distante en sus consultas. Esta es la conclusión de una revisión de estudios sobre las relaciones médico-paciente publicada recientemente en The Lancet.

En dicha revisión, investigadores ingleses de la Universidad de York afirman que existen suficientes evidencias empíricas que confirman la teoría de que la relación entre un enfermo y su médico tiene un gran efecto terapéutico, con independencia del tratamiento que se le recete.

Para llegar a la conclusión, el equipo dirigido por el doctor Zelda Di Blasi utilizó bases de datos médicas, psicológicas y sociológicas e identificaron estudios anteriores que se pudieran incluir en su revisión. Algunos de estos estudios evaluaban las expectativas de los pacientes frente a su enfermedad y su tratamiento, mientras que el otro tipo de estudios evaluaban el tono de la consulta (cálido, serio…) y su efecto en la reducción del miedo y la ansiedad con la que el paciente se enfrenta a veces a su tratamiento.

En la mitad de los casos evaluados, el equipo dirigido por Di Blasi, del Departamento de Ciencias de la Salud y Evaluación Clínica de la Universidad de York, Inglaterra, encontró que la buena relación entre médico y paciente tenía efectos positivos en el tratamiento. Aunque su equipo de investigación reconoce que existen factores que también pueden influir, como los múltiples tipos de intervención, el diferente estado de salud de los pacientes y el rigor metodológico del médico.

Según los datos recogidos por este equipo de investigación inglés, aquellos médicos que intentan mantener una relación cálida y amistosa con sus pacientes facilitan más su recuperación que aquellos que ejecutan su consulta de forma impersonal o demasiado formal. Sólo uno de los estudios tratados concluía que este tipo de consulta formal tenía efectos positivos, pues era valorada por el paciente como más seria y profesional.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.