Primer implante de un marcapasos sin cables en España

Implantado a través de la vena femoral con un catéter dirigible, el dispositivo ofrece un enfoque menos invasivo al eliminar el bolsillo quirúrgico y los cables, reduciendo potencialmente y de manera global muchas de las complicaciones que se asocian a las tecnologías de marcapasos convencionales.

Enfermedades y patologías relacionadas: Arritmias

El primer marcapasos sin cables recuperable del mundo, ha sido implantado por los doctores Juan José García Guerrero y Joaquín Fernández de la Concha en el Hospital Infanta Cristina de Badajoz (España).

El marcapasos sin cables Nanostim se ha diseñado de manera que pueda colocarse directamente en el corazón, evitando así el bolsillo quirúrgico, la cicatriz y los electrodos (llamados cables) necesarios en los pacientes que llevan marcapasos convencionales. El implante se realiza a través de la vena femoral con ayuda de un catéter orientable. El dispositivo ofrece una estrategia menos invasiva para los médicos que los procedimientos de implantación de marcapasos convencionales, que requieren una cirugía más invasiva. Está diseñado para ser totalmente recuperable, de manera que pueda recolocarse fácilmente durante el procedimiento de implante y extraerse más tarde, si fuera necesario.

Para acceder al vídeo de la colocación pinche aquí.

La paciente, una mujer de 63 años de Badajoz ha sido la primera a la que se le implantó el dispositivo debido a que sufría una anomalía, un bloqueo auriculoventricular (AV) transitorio que hacía que su corazón latiese demasiado despacio. Aproximadamente desde hace tres años, la paciente tenía implantado un marcapasos convencional pero debido a complicaciones relacionadas con una infección del bolsillo, se indicó la necesidad de retirar el dispositivo. Los médicos del Hospital Infanta Cristina de Badajoz recomendaron reemplazar el dispositivo por el marcapasos sin cables Nanostim; y ahora ella se siente mejor y está deseando estar del todo recuperada.

“En España se implantan miles de marcapasos cada año”, explica el Dr. Guerrero. “Con la eliminación de los cables y el bolsillo quirúrgico, esta revolucionaria tecnología ha sido diseñada para reducir muchas de las complicaciones que se asocian a las tecnologías de marcapasos convencionales. Nos sentimos muy orgullosos de haber sido los primeros en ofrecer el marcapasos sin cables Nanostim a los pacientes españoles”.

El marcapasos sin cables Nanostim mide menos de un 10% del tamaño de los dispositivos convencionales. Su reducido tamaño y la desaparición de los cables y el bolsillo quirúrgico permiten aumentar la comodidad del paciente y reducir complicaciones tales como la infección relacionada con el bolsillo quirúrgico y el fallo de los cables. También desaparecen la cicatriz y el bulto que pueden verse en el lugar del implante de un marcapasos convencional, así como las limitaciones que experimenta el paciente en sus actividades cotidianas para evitar que el cable se disloque o sufra algún daño; todo esto permitirá que la nueva tecnología mejore la calidad de vida de los pacientes y que la mayoría de ellos mantengan su actividad habitual y un estilo de vida activo, sin las inhibiciones provocadas por los marcapasos convencionales. El dispositivo funciona con el apoyo del programador Merlin™ de St. Jude Medical, que ya se utiliza para interrogar y programar otros marcapasos y desfibriladores cardioversores implantables (DAIs) de la compañía.

“El marcapasos sin cables Nanostim puede considerarse uno de los avances más significativos en la tecnología de marcapasos de las últimas décadas”, comenta Yago Alonso, Director General de St. Jude Medical España. “La característica propia de miniaturización del dispositivo junto a la desaparición del cable y el bolsillo quirúrgico, ofrecen a los médicos una tecnología pionera que pretende reducir las complicaciones asociadas al bolsillo o a los cables y adelantar la recuperación de los pacientes”.

A principios de este año se presentaron los resultados iniciales del LEADLESS —un estudio clínico prospectivo, con un único grupo y multicéntrico, que evalúa a pacientes a los que se ha implantado un marcapasos sin cables Nanostim—, y sus resultados demuestran que su rendimiento global es comparable al de los marcapasos convencionales. La duración media de todo el procedimiento de implante es de 28 minutos. Incluso con la miniaturización, se espera que la batería tenga una vida media de nueve años con un funcionamiento al 100%, o de más de 13 años con un funcionamiento al 50%.

“El marcapasos sin cables Nanostim no es una tecnología corriente”, indico el Dr. Fernandez de la Concha. “El desarrollo de este dispositivo, el primer marcapasos sin cable del mundo, es un avance increíble para los pacientes que necesitan esta terapia”

Los marcapasos cardiacos se utilizan para tratar la bradicardia, que es un ritmo cardiaco demasiado lento. Estos dispositivos monitorizan el corazón y proporcionan una estimulación eléctrica cuando los latidos son demasiado lentos para las necesidades fisiológicas específicas de cada paciente. En todo el mundo, más de 4 millones de personas llevan marcapasos u otros dispositivos de control del ritmo cardiaco, y en Europa se implantan a otros 325.000 pacientes cada año.

El marcapasos sin cables Nanostim ha recibido recientemente la aprobación de marcado CE y ya se comercializa en algunos países europeos, aunque aún no está disponible para su venta en los Estados Unidos.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.