Prevenir el melanoma es posible y sencillo

El cáncer de piel es, con mucho, el más común de todos los tipos de cáncer y, aunque el melanoma representa tan sólo el 5% de los casos, es el causante de la gran mayoría de muertes por este tipo de cáncer.

Enfermedades y patologías relacionadas: Cáncer, Melanoma, Cáncer de piel, General

El melanoma es un cáncer producido por la proliferación de células malignas de la piel llamadas melanocitos, responsables de la pigmentación. Diagnosticado y tratado precozmente mediante una simple extirpación con anestesia local, se curan casi el 100% de los casos, pero, si no se detecta a tiempo, puede ser mortal, ya que puede producir metástasis tempranas (extensión desde la piel a otros órganos como los ganglios linfáticos, el pulmón, etc.). Es el cáncer de piel más agresivo y su incidencia aumenta de forma alarmante en los países desarrollados. Y es que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la presencia del melanoma en los países desarrollados ha experimentado un aumento muy rápido desde los años 50 por la mayor exposición directa y reiterada al sol por motivos estéticos y de ocio en la sociedad.

Por este motivo, los profesionales han llamado la atención sobre la necesidad de protegerse ante los rayos solares ya que, a pesar de su elevada existencia, es un tumor que se puede “prevenir”. El doctor Sánchez Viera, dermatólogo, director del Instituto de Dermatología Integral (IDEI) afirma: “La prevención y el diagnóstico precoz juegan aquí un papel primordial. La autoexploración y la visita regular al dermatólogo, son fundamentales para la detección y el tratamiento precoz. La aparición de nuevos lunares o el cambio brusco de alguno de los preexistentes, debe ser motivo de consulta al especialista.

Prevención también en el deporte y uso de fotoprotectores

El Dr. Sánchez Viera advierte de la importancia de usar ropas que brinden protección frente al sol, evitar la exposición en las horas centrales del día y emplear fotoprotectores adecuados, sobre todo si se está realizando deporte al aire libre. Por eso la campaña del Euromelanoma de este año incide en que los deportistas de exterior deben protegerse debidamente ya que sufren una exposición más intensa a los rayos ultravioleta que los bañistas y corren un mayor riesgo de sufrir quemaduras y lesiones precancerosas.

La fotoprotección, tanto para deportistas como para los que no lo son, debe realizarse con cremas que filtren los rayos ultravioleta de tipo A y B, pero también, y a tenor de los últimos descubrimientos, contra la radiación infrarroja, que representa casi el 50% de la total que nos llega del sol. Los últimos avances en investigación, revelan que la radiación infrarroja ejerce un importante papel en el envejecimiento de nuestra piel, y puede contribuir al desarrollo de cáncer y precáncer de piel.

La prevención es todavía más importante en la infancia, ya que los niños tienen la piel más fina, menos melanina y el sistema de inmunidad inmaduro. Además, el 80 por ciento de la radiación solar que se recibe durante la vida se produce durante los primeros 18 años de vida. Por eso es tan necesario usar fotoprotector en la infancia ya que se ha demostrado que reduce en un 85 por ciento el riesgo de cáncer.

Teniendo en cuenta que el 90 por ciento de los menores españoles pasan una hora y media diaria expuestos al sol se hace imprescindible el uso de ropas adecuadas, evitar la exposición en las horas centrales del día, y el empleo de fotoprotectores. Los fotoprotectores infantiles deben de tener un factor superior a 30 (40 o superior, idealmente), proporcionando protección frente a la radiación ultravioleta A y B; han de ser aplicados en casa en cantidad suficiente, aplicarse cada dos horas durante la exposición, ser resistentes al agua y a la fricción y seguros y fáciles de aplicar.

Por todos estos motivos, IDEI se une a la campaña para sensibilizar a la población general y a los deportistas en particular, de los riesgos de la exposición solar, educarles en hábitos saludables de fotoprotección e impulsar el diagnóstico y el tratamiento precoz del cáncer de piel. Para ello, el día 13 de junio con motivo del Día Mundial de la Prevención del Cáncer de Piel habrá una mesa informativa en la sede de IDEI (Menéndez Pelayo, 67, Madrid) en la que el equipo médico del Instituto de Dermatología Integral realizará campañas de formación sobre la importancia del examen rutinario de nuestra piel (estudio de lunares, mapeos corporales, dermatoscopia digital, determinación de fototipo cutáneo y consejos individualizados de fotoprotección solar)

Factores que aumentan el riesgo de desarrollar melanoma

Contrariamente a lo que se piensa y frente a muchos otros cánceres comunes, el melanoma se presenta tanto en personas jóvenes como en aquellas de edad avanzada. Las tasas continúan aumentando con la edad y son las más altas entre las personas que tienen entre 80 y 89 años de edad, aunque el melanoma también tiene gran incidencia en los menores de 30 años. De hecho, es uno de los cánceres más comunes en los adultos jóvenes (especialmente en mujeres jóvenes).

Existen factores de riesgo que incrementan la probabilidad de sufrir un melanoma. Entre ellos, destacan la presencia en la piel de multitud de lunares (nevus), contar con antecedentes familiares o personales de melanomas, o, en general, ser propenso a las quemaduras al exponerse al sol. Las personas con piel clara, múltiples pecas, ojos claros o pelo rubio o pelirrojo también pueden contar con más predisposición.

Factores que aumentan el riesgo:

Aumentan mucho: Número elevado de nevus, presencia de nevus atípicos en pacientes con antecedentes familiares de melanoma, lesiones pigmentadas con cambios clínicos.

Moderadamente aumentado: Historia previa de melanoma, historia familiar de melanoma, nevus atípicos sin historia familiar de melanoma, fototipo de piel clara.

Discretamente aumentado: Quemadura solar fácil, sin pigmentación, inmunosupresión por trasplante.

Algunos datos a tener en cuenta

Actualmente en el mundo se diagnostican al año 160.000 casos de melanoma, 79.000 hombres y 81.000 mujeres. En Europa es más frecuente entre mujeres de países del norte con población de piel muy blanca y en el sur, donde la exposición se prolonga durante todos los meses de sol. En España en los últimos 5 años la incidencia del melanoma ha aumentado un 11% y se diagnostican 3.200 casos anuales, más frecuentemente en mujeres de entre 40 y 70 años.

En 2012 se produjeron 5.000 casos nuevos y unas 1.000 personas fallecieron como consecuencia del melanoma. No obstante, y a pesar de que fueron las mujeres las que más lo sufrieron (2.718 casos frente a 2.286 hombres), el índice de mortalidad fue más elevado en el caso de los varones que en el de las mujeres (527 muertes frente a 440 de mujeres).

En un reciente estudio realizado en 270 adolescentes de entre 14 y 17 años de la Costa del Sol, el 74% de los mismos refirió quemaduras solares en el último verano. Los adolescentes mostraron conocimientos adecuados en torno al sol y al cáncer de piel, sin embargo, evidenciaron conductas muy deficitarias de protección solar junto a unas actitudes positivas frente a la exposición solar y al bronceado. Estos datos coinciden con los hallados en otros estudios en adolescentes llevados a cabo en Europa, EEUU y Australia.

Descubre más artículos sobre Consejos y curiosidades en el canal Dermatología.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.