¿Por qué envejecemos?

Desde el preciso momento en que somos concebidos nuestro cerebro empieza a perder neuronas, en un proceso hasta el momento irreparable. Nuestros cuerpos envejecen a diferente ritmo por designios de la genética y el hecho de haber sido agraciados con la lotería del ADN no sirve de nada si tenemos malos hábitos de vida, como una mala dieta o fumar, que pueden llevarnos a envejecer peor y más rápido.

Enfermedades y patologías relacionadas: General

No todos envejecemos de la misma forma. Este proceso viene determinado por nuestra dotación genética, que puede hacernos propensos a desarrollar ciertas enfermedades o protegernos contra ellas. Pero también envejecemos por los impactos que recibimos desde nuestro entorno y nuestras conductas. De nada sirve que nuestro ADN nos haya otorgado la suerte de escapar a enfermedades importantes, si luego no cuidamos la relación con nuestro entorno físico y social. Esta fue una de las principales conclusiones del reciente seminario sobre Biología y patología del envejecimiento cerebral celebrado en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander.

Dos tipos de envejecimiento

El doctor Justo García de Yébenes, jefe del Servicio de Neurología de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid y uno de los especialistas reunido en la UIMP, distingue un envejecimiento natural de otro patológico, considerando que el envejecimiento normal es un proceso de maduración y de adaptación que se va produciendo en el organismo. Y en esta maduración no todo es negativo. Según el doctor García, aunque se pierden algunas facultades como la memoria, también “se gana en capacidad estratégica, es decir, capacidad para madurar una serie de decisiones con el objeto de conseguir un fin”. Y cita cómo “en el mundo del arte la ciencia, la literatura, la política u otros siempre ha habido personalidades con muchos años que han mantenido su capacidad intelectual hasta el final de su vida”.

El tiempo de envejecer sin enfermedad se cifra teóricamente en torno a los 85 años en muchas personas. Pero el conocimiento cada vez mayor de la biología molecular abre esperanzas a que el potencial de vida, que en algunas personas ha superado excepcionalmente los 125 años, pueda extenderse a otras personas.

La neurogénesis, un descubrimiento esperanzador

Pero algunos elementos medio ambientales y algunas conductas hacen que este envejecimiento se adelante o descontrole, haciendo que envejezcamos antes y peor. Según el doctor García de Yébenes, este proceso empieza “durante la gestación, puesto que en este periodo ya existe muerte de neuronas absolutamente necesaria para la formación de un individuo normal”.

La novedad está en que ahora los expertos no sólo conocen esta precoz pérdida de neuronas, sino que “hemos superado la idea de que no pueden producirse nuevas células en el sistema nervioso central”. Así, el objetivo actual de los expertos es descifrar el proceso de la neurogénesis, por el que también se forman nuevas neuronas a lo largo de toda la vida, ya que su control abre un nuevo camino en la investigación de la longevidad del ser humano.

Causas de envejecimiento precoz

Sin embargo, siguen habiendo otras causas del envejecimiento paralelas a las naturales que provocan envejecimiento. El estilo de vida, la educación, las relaciones con otras personas, y sobretodo, la prioridad que cada persona da a su propia salud y la regulación que haga de sus conductas para mantenerla, influyen en que una persona envejezca mejor o peor, antes o después. Y el tabaquismo, el sedentarismo y una alimentación incorrecta que conduzca a la obesidad, por ejemplo, ayudan a que este proceso se haga de la forma peor y más rápida posible.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.