Píldoras anticonceptivas y trombosis venosa

Después de que algunos estudios asociaran las pastillas anticonceptivas de tercera generación con un mayor riesgo de trombosis venosa, la Agencia Europea de Evaluación de Medicamentos ha realizado y revisado numerosos estudios que concluyen que las píldoras con dos componentes concretos están contraindicadas en mujeres con antecedentes personales o familiares de trombosis venosa, infarto de miocardio, accidente cerebrovascular o que estén en postoperatorio.

Enfermedades y patologías relacionadas: General

Para tranquilizar al resto de usuarias, la Agencia Española del Medicamento ha recordado que los anticonceptivos orales de tercera generación o combinados no generan problemas graves en el 99,95 por ciento de las mujeres y tienen una eficacia cercana al 100 por cien a la hora de evitar embarazos no deseados. También recuerda que los trastornos leves a los que se asocia, como náuseas, edema, ganancia de peso y cambios de humor, son normalmente transitorios.

Los dos componentes que han demostrado contraindicación en algunos casos son el gestodeno y el desogestrel, pero sólo en mujeres con antecedentes familiares o historial de tromboembolismo venoso, infarto de miocardio, accidente cerebrovascular, que hayan pasado por el quirófano recientemente o que tengan un exceso importante de peso. En ese caso deberán informar a sus médicos, especialmente si es la primera vez que toman estas píldoras anticonceptivas, pues el riesgo es mayor durante el primer año.

El resto de mujeres que estén tomando anticonceptivos orales que contengan estos componentes y los hayan tolerado bien, pueden continuar el tratamiento con normalidad, afirma la Agencia Española del Medicamento. Aunque deben consultar a su médico ante cualquier duda o si empiezan a presentar síntomas sugestivos de una posible trombosis venosa, como dolor e inflamación en brazos o piernas.

Otra recomendación es que antes de someterse a una intervención quirúrgica, sobre todo si se trata de una fractura que necesite inmovilización en cama, o si necesita guardar reposo un largo periodo de tiempo por cualquier razón, informe a su médico de que está tomando anticonceptivos orales combinados, pues este especialista debe evaluar si es conveniente dejar de tomarlos o bien si debe administrarle otro tratamiento para prevenir la aparición de trombosis venosa.

¿Qué es la trombosis venosa?

La trombosis venosa se produce cuando se forman coágulos que obstruyen las venas que devuelven la sangre del cuerpo al corazón. La pueden causar enfermedades o lesiones en las piernas, fracturas, la obesidad, ciertos medicamentos, enfermedades hereditarias, predisposición heredada o inmovilidad por cualquier razón. Sobre este último punto, ha llamado la atención el llamado Síndrome de la Clase Turista, que ha llevado a recomendar ciertos ejercicios para evitar la inmovilidad de los viajes en avión en largas distancias.

Las varices son una manifestación más común y leve, pero en algunos casos los coágulos pueden romperse y viajar en la sangre hasta los pulmones, donde pueden causar dificultades para respirar y dolor. Si el coágulo viaja hasta el cerebro puede producir accidentes cerebrovasculares como derrames, o falta de oxígeno en otros órganos.

Los síntomas (hinchazón de las extremidades, varices, etc.) son los mismos que los de otras enfermedades circulatorias, por lo que su diagnóstico siempre debe hacerlo un especialista médico.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.