Pequeños granos de arena en África

"No pretendemos cambiar el mundo, sino que simplemente aportamos un pequeño grano de arena". Con esta frase, el doctor Pablo Furelos, jefe del Servicio de Cirugía Maxilofacial del Hospital Universitario de Canarias, resume el espíritu de la ONG Cooperación Médica Canarias - Sahel (CMCS), a la que él pertenece. Dicha organización, formada actualmente por cerca de cuarenta profesionales, nació en el año 1933, bajo el nombre de "Médicos sin vacaciones", y ha centrado sus actuaciones durante todos estos años en ofrecer atención sanitaria a la población y en mejorar los conocimientos de los médicos nativos del Sahel, la franja de terreno subsahariana de África, que va desde Mauritania, en la costa oeste, hasta Sudan, en la costa este.

Enfermedades y patologías relacionadas: General

Recientemente, un grupo de especialistas de traumatología, de cirugía maxilofacial, cirugía plástica y oftalmología de esta organización viajó a Mauritania donde atendieron a cerca de 300 pacientes, en tan sólo tres días. El Dr. Furelos, que participó en esta misión, opina que este tipo de expediciones “con pequeños grupos, estancias cortas y acciones muy concretas” son más efectivas que las “grandes actuaciones” que realizan otras organizaciones.

La duración de las expediciones no suele ser superior a una semana, excepto las que se realizan en periodos vacacionales, que pueden durar hasta 30 días. “Lo que hacemos es aprovechar al máximo el tiempo que estamos allí, trabajando 24 horas al día”, explica el Dr. Furelos. Por norma general, una actuación lleva a la siguiente, ya que en cada viaje se detectan casos que no se han podido tratar y quedan pendientes para la próxima misión.

Un ejemplo de esto es que, en una de las últimas expediciones de CMCS en Mauritania, se detectó a un niño con una fractura cervical de dos vértebras del cuello. “Estamos intentando traer a este niño mauritano a las Islas Canarias, donde un equipo multidisciplinar pueda realizarle un estudio para ver qué se puede hacer por él”, explica del Dr. Fraguas. “Si vemos que en la valoración se determina que el riesgo de realizarle una intervención es demasiado alto, tendremos que devolverlo a su país sin hacerle nada”, comenta el doctor, “aunque, tenemos que intentarlo”, añade.

Este caso es un ejemplo de los “pequeños granos de arena” a los que se refiere el Dr. Furelos cuando habla de las actuaciones de CMCS. “Las soluciones globales, las que pretenden cambiar el mundo, se han de realizar desde el ámbito político”, declara el Dr. Furelos. “Nosotros sólo aportamos una pequeña ayuda, aunque también es importante porque puede cambiar la vida de una persona”.

La docencia, clave para el desarrollo sostenido

Durante los últimos años, los miembros de CMCS han aunado sus esfuerzos para conseguir que la docencia sea un aspecto destacado en las expediciones que realizan al Sahel. Así, el Dr. Furelos destaca que las misiones de cooperación que realizan tienen siempre como objetivo que los profesionales de estas regiones africanas “avancen en técnicas para conseguir ser independientes”. En su opinión, esta independencia se consigue, en gran parte, mediante la docencia, es decir, “aportando conocimientos para que puedan aprender y lleguen a valerse por ellos mismos”. Por tanto, la docencia es el camino a seguir para llegar al “desarrollo sostenido”, o lo que es lo mismo, “que ellos aprendan a ejercer su trabajo sin nuestra ayuda”, señala el Dr. Furelos.

“Casi de todo pero de forma irregular”

“Cuando nos embarcan en este tipo misiones de cooperación, nos encontramos en el terreno con que hay escasez de casi todo”, explica el Dr. Fraguas. “Nosotros tenemos que llevarlo todo, aunque lo cierto es que tienen de casi todo, pero de forma irregular, unas veces sí y otras no”. Algunos de los déficits son productos farmacológicos y lámparas quirúrgicas adecuadas. Por lo tanto, la labor de los profesionales de la Salud en estos terrenos es complicada. En este sentido, el Dr. Fraguas señala que “las actuaciones se realizan en lugares donde las patologías son muy concretas”, aspecto que agrava la dificultad de la labor de los médicos.

“Hombro a hombro”

En estas misiones de cooperación, la relación que se establece entre los profesionales de la ONG y los médicos de la zona a la que se destina la ayuda es “de igual a igual”, comenta el Dr. Furelos. “Se trabaja hombro a hombro con ellos”, señala el Dr. Fraguas. No se marcan diferencias entre hombre blanco y hombre negro. “Trabajamos de forma conjunta con el staff médico del lugar”, asegura el Dr. Fraguas.

Los motivos por los que los médicos deciden embarcarse en este tipo de actuaciones son muy diversos. Cada persona tiene sus propias motivaciones, pero quizás, tal y como explica el doctor Furelos, “a los médicos, por estar en contacto con la desgracia humana, nos mueve la compasión”. “Soy consciente de que vivimos en la denominada “aldea global” y, por lo tanto, no se puede vivir ajeno a esos problemas”, opina.

Por su parte, el Dr. Fraguas señala que el significado de la palabra “cooperación” es un dato importante para entender el motivo por el que desde su ONG se organizan estas misiones. “La cooperación consiste en llevar lo que no hay a los lugares donde realmente se necesita, no donde uno quiere imponer”. El motivo por el que su ONG realiza estas actuaciones en el Sahel y no en España es porque “en el Sahel hay mucha gente que no tiene ni siquiera cubiertas las necesidades básicas, cosa que en España no ocurre”, explica el Dr. Fraguas. “Esta es la gran diferencia”, añade.

“Cada vez que participamos en una de estas expediciones, cuando llega el momento de marcharnos, aparece una nube de pacientes que no quiere que nos vayamos”. Esta es, para el doctor Furelos, una de las razones por las que “siempre volvemos”. No cabe duda de que la principal razón por la que los médicos de la ONG Cooperación Médica Canarias – Sahel se embarcan en estas expediciones es que son conscientes de las necesidades de atención sanitaria de la población y de formación médica de los profesionales africanos. Pero, en las palabras del Dr. Fraguas, definiendo al grupo de personas que forman su ONG, se percibe otro tipo de motivación más personal y humana aun: “Somos un grupo de románticos enamorados de África”.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.