Pasa de los malos humos

Estar casado o vivir con una persona que fuma aumenta un 26 por ciento el riesgo de sufrir un cáncer de pulmón. Así, de rotundo lo advierte el Doctor Javier Mataix, coordinador del Grupo de Abordaje del Tabaquismo de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC).

Enfermedades y patologías relacionadas: Tabaquismo

Los médicos de atención primaria y los neumólogos nos recuerdan día a día la importancia de respirar un aire puro, libre de tabaco. Por sus consultas pasan, día tras día, personas con graves problemas en el organismo por culpa de tabaquismo. Ellos ven que no sólo los fumadores dinamitan día tras día la salud de sus propios pulmones, también la de las personas que conviven y trabajan con ellos: los fumadores pasivos.

“Estar durante una hora con un fumador equivale a inhalar el humo de tres cigarros”, advierte el doctor Mataix. Y eso es sólo en una hora. ¿Imagínate durante años?

Sin olvidarse, “de las consecuencias negativas para los más pequeños de la casa, que no pueden elegir el lugar donde están”. En estos casos, “al no tener un aparato respiratorio totalmente desarrollado ni su sistema de defensas, el tabaco les afecta todavía más”, añade el doctor Mataix.

Fumar o no hacerlo es una cuestión de salud y no de cortesía

Sólo el año pasado, el tabaquismo pasivo causó la muerte a casi 80.000 europeos, sobre todo por cáncer de pulmón, según datos de la Comisión Sanitaria Europea difundidos durante la Reunión Internacional ESMO sobre Tumores Torácicos celebrada recientemente en Ginebra. Y concretamente en España la cifra “ronda los 6.300 fallecimientos al año por respirar el humo de otros”, lamenta el Doctor Javier Mataix, coordinador del Grupo de Abordaje del Tabaquismo de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC).

“Hasta hace 20 años fumar era un problema de elección de cada uno, así como sus consecuencias derivadas del consumo”, recuerda este especialista. Sin embargo, diversos estudios han constatado que “las más de 4.000 sustancias químicas tóxicas que forman parte del tabaco, también afectan al fumador pasivo”. Para empezar, “la persona que convive con un fumador está respirando arsénico, bromo y así hasta 42 componentes que han demostrado ser cancarígenas para el hombre”, advierte el doctor Mataix.

El cáncer de pulmón asociado al tabaquismo provocó el año pasado el fallecimiento de 253.300 varones y 81.500 mujeres en el continente europeo.

Esto supone que, en el caso de los hombres, este tumor abarca el 26 por ciento de todas las muertes por cáncer, un porcentaje que baja al 10,9 entre las mujeres.

Y los especialistas no hablan de un futuro mucho mejor. Si no se reduce el tabaquismo entre la población la incidencia de este carcinoma seguirá aumentando y para el 2015 estiman que se doblará, dado que aumentará en un 50 por ciento el número de personas que hayan superado los 80 años de edad.

Por ello, “fumar o no hacerlo delante de los demás no es una cuestión de cortesía, sino de salud. Este el mensaje que debemos transmitir las autoridades sanitarias y hacer llegar a toda la sociedad”, concluye el doctor Mataix. Porque respirar un aire sin humo “todo son ventajas; lo vas a notar desde el primer día”.

En ese sentido, este especialista recuerda que la Ley Antitabaco ha supuesto uno de los mayores avances en salud pública en España y que su cumplimiento está siendo alto. No obstante, habría que dar un paso más para que todos los espacios públicos sean sin humo, como han hecho otros países de la Unión Europea. Sólo así, “garantizaremos un aire cien por cien sin tabaco”.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.