Ojo con tus ojos

Después de un día en la playa o la piscina puede ser que notes que los ojos te escuecen o que se han enrojecido, para evitarlo debes tomar algunas precauciones la próxima vez.

El exceso de sol, el cloro en las piscinas o la arena de la playa son algunas de las causas que pueden hacer aumentar los problemas de irritaciones o alergias en los ojos durante el verano.

Si vas a la playa debes tener en cuenta que las arenas muy blancas reflejan gran cantidad de luz y producen un efecto similar al de la nieve, por tanto para evitar problemas como la fotosensibilidad o la conjuntivitis (irritación ocular) debes proteger tus ojos utilizando unas gafas de sol homologadas. En días muy soleados la exposición directa y prolongada al sol puede producir quemaduras en la retina similares a las que se producen cuando se observan los eclipses de sol y que pueden afectar de forma permanente a nuestra visión. También hay que tener cuidado de la piel de los párpados, que es particularmente fina y sensible, cuidándola con cremas específicas.

Por otra parte, el exceso de cloro en las piscinas puede hacer que aparezca enrojecimiento, picor y escozor ocular. Durante el verano también pueden aumentar los síntomas en los pacientes con ojo seco (poca lágrima), debido al calor, los ambientes con poca humedad o el aire acondicionado. En estos casos, al igual que en el caso del cloro, los colirios humectantes son la solución más adecuada.

Recomendaciones para cuidar tus ojos:

- Cuando estés expuesto al sol usa una gorra o visera para atenuar la luz que llega a tus ojos.

- Protege tus párpados utilizando cremas protectoras indicadas especialmente para esta zona.

- Si al día siguiente todavía tienes los ojos rojos o te escuecen mucho acude al especialista para que te examine, él te aconsejará y te dará la mejor solución a tu problema.

Gafas homologadas

Utiliza gafas de sol homologadas que cumplan con las normas de calidad. Las gafas que compres deben tener el marcado CE, para estar más seguro siempre es mejor acudir a una óptica. Usar unas malas gafas de sol puede ser incluso más peligroso que no usar ninguna protección.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.