Ocho consejos para convivir con el asma durante el verano

Canal: Alergia

No abandonar la medicación y mantenerse hidratado, dos claves para tratar el asma en épocas de calor.

Freedom Concept
Enfermedades y patologías relacionadas: Asma

Aunque diversos estudios coinciden en que, durante los meses de invierno, se produce un pico en el número de admisiones hospitalarias en personas con enfermedades respiratorias como asma o EPOC, lo cierto es que estos pacientes tampoco deben bajar la guardia en la época estival. 

¿Por qué? Por un lado, porque el clima cálido provoca que el cuerpo tenga que trabajar más para mantener una temperatura corporal normal, con lo que se requiere más oxígeno. Esto puede hacer que la respiración en pacientes con asma o EPOC sea aún más difícil de lo que ya es. Por otro lado, las altas concentraciones de ozono debido al mayor número de horas de sol y el aumento de la temperatura provocarían síntomas como dificultad para respirar, sibilancias y tos o infecciones de las vías respiratorias inferiores.

Con la ayuda de Respirar es Vida, un programa de Información sobre Asma y EPOC y de cara a ayudar a asmáticos y personas que padecen EPOC en estos meses estivales compartimos ocho consejos para convivir con el asma durante el verano.

  1. No abandonar la medicación durante el verano: llevar el tratamiento suficiente para cubrir todas las vacaciones e incorporar la toma de medicación en la rutina diaria
  2. Mantenerse hidratado, ya que es esencial para mantener una adecuada temperatura corporal. Se recomienda beber una media de ocho vasos de agua diarios, independientemente del nivel de actividad o de la sed.
  3. Usar ropa ligera, mejor holgada y transpirable.
  4. En los días más calurosos, evitar salir al exterior en la medida de lo posible. Buscar interiores con aire acondicionado o darse una ducha fría para bajar la temperatura del cuerpo.
  5. Salir temprano o una vez el sol se haya puesto. Si se va en coche, aparcar en zonas de sombra y colocar protectores solares en el vehículo.
  6. Tener en cuenta la humedad: muchas zonas son excesivamente calurosas y húmedas, lo que puede dificultar la respiración.
  7. No realizar ejercicio físico en condiciones climatológicas adversas o en áreas altamente contaminadas. Se recomienda beber muchos líquidos y hablar con el médico antes de empezar cualquier ejercicio riguroso.
  8. Mantenerse activo, pues es crucial para llevar una vida sana y positiva y puede reducir la dificultad para respirar. Cuando los meses de verano requieren que se permanezca en el interior en aquellos días demasiado calurosos o húmedos, buscar alternativas para mantenerse activo.

 

Descubre más artículos sobre Asma y alergias en el canal Alergia.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.