Obesidad en la tercera edad

Mucho se está hablando de los crecientes índices de obesidad infantil en nuestro país y de las medidas que se están adoptando para solucionar esta situación. Sin embargo, el sobrepeso y la obesidad también suponen un problema de salud muy grave para la población mayor de 65 y poco se está haciendo para controlar a este grupo de población.

Enfermedades y patologías relacionadas: Obesidad

Se estima que el 30 por ciento de la población mayor de 65 años, presenta problemas de sobrepeso u obesidad. A pesar de las consecuencias negativas de la obesidad en los mayores como la aparición de artrosis de rodilla, el aumento en la incapacidad funcional, el incremento de los costes sanitarios y sociales, los geriatras consideran que por el momento, poco o nada se está haciendo para controlar el exceso de peso en este grupo de población y por eso reclaman una mayor atención hacia este colectivo que supera los dos millones de afectados en nuestro país.

“En los últimos meses estamos asistiendo a la puesta en marcha de distintas campañas y acciones para controlar la obesidad en los niños”, declara el doctor Leocadio Rodríguez Mañas, del servicio de Geriatría del Hospital Universitario de Getafe. “Es cierto -continúa- que es fundamental frenar esta tendencia, pero igual de importante es controlar el peso en los mayores, un aspecto que no está siendo considerando en las políticas que se están adoptando”. “No es lo mismo tratar a una persona mayor que ha tenido un ictus o un problema de cadera con un índice de masa corporal de 30 ó 32, que a un paciente sin sobrepeso” explica.

En la población mayor, además confluyen otra serie de factores de riesgo como la diabetes, la hipertensión arterial o la hiperlipidemia que triplica el riesgo de aparición de enfermedad cardiovascular. Es lo que se denomina síndrome metabólico. De ahí, la importancia de tratar estos factores de riesgo, especialmente aquellos sobre los que podemos actuar como la obesidad y el sobrepeso”, añade este doctor.

En opinión de este geriatra, con recomendaciones dietéticas y ejercicio se podría lograr disminuir de forma importante la obesidad y de esta forma el riesgo de enfermedad cardiovascular.

El síndrome metabólico en la tercera edad

El síndrome metabólico se define como la acumulación en una persona de varios factores de riesgo vascular: obesidad visceral o central, diabetes mellitus tipo 2, aumento de triglicéridos e hipertensión arterial, principalmente. Todos estos fenómenos comparten el mismo vínculo fisiopatológico: la resistencia a la acción de la insulina.

En nuestro país, se estima que más de diez millones de personas sufren síndrome metabólico, y de ellas hasta el 60 por ciento tendría más de 65 años.

La dieta actual, caracterizada por la ingesta excesiva de calorías, el consumo rico en azúcares simples refinados y grasas saturadas, y pobre en fibra, junto con la vida sedentaria representan los principales factores de riesgo de aparición de estas patologías, que también tienen una mayor incidencia en la población más envejecida.

Ante esta situación, la Sociedad Española de Medicina Geriátrica (SEMEG) junto con la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) han organizado el VI Curso de Formación Dr. Salgado Alba Síndrome Metabólico y Fragilidad con el objetivo de mejorar el diagnóstico y el control del síndrome metabólico, así como analizar las bases fisiopatogénicas del mismo.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.