Navidades sin azúcar

Estas Fiestas son propicias para variar la dieta habitual y realizar algunos excesos alimenticios. Aunque a todos nos pase factura (ardor, acidez, digestiones pesadas), para las personas diabéticas puede tener unas consecuencias más graves. Una dieta sana, rica en agua los días anteriores y posteriores a estas fechas y el ejercicio físico van a ser claves para controlar sus niveles de glucosa.

Enfermedades y patologías relacionadas: Diabetes, General

El consumo de alimentos en grandes cantidades, y más si estos son pesados y ricos en grasas, azúcares y ácido úrico (como cordero, pavo, cochinillo, patés, dulces, turrones, marisco…) provoca un sobreesfuerzo del aparato digestivo que se puede representar en numerosas secuelas de gran incomodidad. Los diabéticos son uno de los colectivos que mayores precauciones deben tomar en estas Fiestas.

Medidas higiénicas para los diabéticos

La población diabética debe extremar la precaución en estas fechas para que sus niveles de glucosa no se descompensen.

Isabel Andueza, educadora en Diabetes del Hospital de la Princesa de Madrid, nos da unas pautas higiénicas para que estos días sean realmente de celebración y no haya que lamentar ningún susto. En general, las recomendaciones para los diabéticos en estos días no difieren demasiado de las de la población general.

“Las comidas previas a Nochebuena y Navidad han de ser tener un alto contenido en agua por lo que se recomienda ingerir mucha verdura para limpiar así nuestro organismo”, explica esta especialista. Y lo mismo deben hacer después de estos dos días.

Después de estas dos celebraciones hay que volver a la dieta normal. “Lo que no se puede hacer es que si han sobrado polvorones o turrones por ejemplo, prolongar su consumo hasta después de Reyes”, recuerda Isabel Andueza. Es imprescindible volver a la rutina lo antes posible.

“En general, los diabéticos pueden comer de todo pero en poca cantidad y se recomienda que eviten el consumo de alcohol”, afirma. No obstante, hay que distinguir entre los diabéticos de Tipo 1 y los de Tipo 2. “En el caso de los primeros, deben tener muy claro: por un lado, la importancia de aumentar los autocontroles antes y después de las comidas para corregir las dosis de insulina; y por el otro, recordar que son comidas con muchas proteínas y si se aumenta la dosis de insulina no se puede olvidar la ingesta de pan especial y de patata para evitar las hipoglucemias. No pueden olvidarse tampoco de realizar algún tipo de actividad física, aunque sea suave, después de la cena o comida especial.

“En el caso de los diabéticos Tipo 2, en los que suelen aparecer patologías asociadas como por ejemplo la hipertensión, se debe controlar la cantidad de grasa que se ingiere y es casi obligatorio levantarse después de la cena y hacer un poco de ejercicio para conseguir mantener un poco a raya la glucosa y evitar disgustos”, añade esta especialista.

Es conveniente recordar que no hay que echarle la culpa de nuestros excesos alimenticios a las celebraciones puesto que podemos planificar perfectamente el menú con los platos que más convengan a nuestro organismo. Por tanto, como dice Isabel Andueza, si sabemos lo que podemos comer y lo que no nos conviene tanto, “debemos saber elegir lo mejor para nosotros”.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.