Mitos sobre el sol

El sol no consigue desprenderse de los mitos que le rodean. Ya no es venerado como un dios pero el desconocimiento sobre sus efectos, ya sean positivos o negativos, genera mitos que terminan pesando sobre la población más que la ciencia. Porque conviene desvelarlos, Asociación Española Contra el Cáncer, junto al Consejo General de Colegios Farmacéuticos, ha elaborado una relación de tópicos al uso que conviene desentrañar.

Enfermedades y patologías relacionadas: Cáncer, Melanoma, Quemaduras, Cáncer de piel

Algunos de los mitos existentes sobre el sol son:

1.- El sol produce cáncer. Verdadero.

Dos de cada tres cánceres de piel están causados por el sol

2.- La piel tiene memoria. Verdadero.

Los daños solares se acumulan en la piel de forma progresiva.

3.- La cantidad de sol que admite la piel es limitada. Verdadero.

Las quemaduras reiteradas agotan el capital solar.

4.- Un índice de protección elevado impide el bronceado. Falso.

Un índice de protección elevado protege de las quemaduras y el bronceado se mantiene más tiempo.

5.- La piel bronceada no precisa protección. Falso.

El bronceado no protege contra los rayos UVA.

6.- Es posible la prevención. Verdadero.

Mejorar la protección y el comportamiento frente al sol son medidas excelentes de prevención.

7.- En días nublados no hace falta protección. Falso.

El 90 por ciento de los rayos ultravioleta atraviesan las nubes.

8.- El sol envejece. Verdadero.

El envejecimiento de la piel se debe en un 75 por ciento a los rayos del sol.

9.- La exposición solar intensa favorece la síntesis de vitamina D. Falso.

El sol recibido al pasear es suficiente para generar la necesaria vitamina D.

10.- Los niños constituyen mayor población de riesgo. Verdadero.

Por su actividad, los niños reciben el triple de radiación UV que un adulto.

11.- La protección debe comenzar en la infancia. Verdadero.

Así se disminuye el riesgo de padecer cáncer en edad adulta. Y recuerde, la protección hay que renovarla cada dos horas de exposición al sol y conviene utilizarla en cualquier lugar, no sólo cuando se va a la playa, la piscina o la montaña.

¿Qué nos recomiendan lo especialistas?

El doctor Miguel Aizpún, presidente del grupo de Cosmética de la Academia Nacional de Dermatología destaca la importancia de prevenir desde la infancia y recuerda que cada vez que un niño se mete en el agua es necesario renovar la dosis de protección solar.

Afirma que los protectores solares han demostrado ser efectivos, y que hasta el momento lo que se ha puesto en duda es si protegen frente al melanoma. Quiere alertar a las personas de piel blanca, rubios y pelirrojos, de que extremen los cuidados pues están, por naturaleza, más expuestos a sufrir efectos nocivos, sobre todo si tienen lunares o nevus.

En cuanto a que el sol sea más o menos benigno según el punto geográfico, el doctor Aizpún quiere dejar claro que la cantidad de radiación depende de la latitud, altitud sobre el nivel del mar, época, día, hora, partículas en suspensión y ozono. “Por ejemplo -cita el doctor Aizpún-, la máxima radiación solar se produce en España en Extremadura en el mes de julio y la mínima, en la cornisa cantábrica en el mes de enero. Esto quiere decir que siguiendo las recomendaciones que cada año reiteramos los dermatólogos sobre las horas en las que no se debe tomar el sol (la franja del medio día), siempre será menos dañino se la exposición se produce en Cantabria que en Almería.”

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.