Más días libres de asma

Las personas que padecen asma moderado cuentan con un nuevo tratamiento que consigue aumentar en un 36 por ciento los días libres de asma y reducir en un 35 por ciento los días de exacerbación de asma. Esta mejora en la sintomatología del asma moderado se consigue al añadir montelukast (antiinflamatorio oral contra el asma) al tratamiento de fondo con corticoides inhalados, según confirma el estudio CASIOPEA.

Enfermedades y patologías relacionadas: Asma

El asma afecta directamente a la calidad de vida de quien lo padece. Los pacientes, como se ha comprobado, a pesar de ser tratados con fármacos convencionales (corticoides inhalados), siguen teniendo síntomas con frecuencia. Por este motivo, según explica el doctor César Picado, profesor titular de Medicina del Hospital Clínic i Provincial de Barcelona, el estudio “se ha centrado en evaluar la capacidad antiasmática de un nuevo tratamiento para el asma, el montelukast, y conocer qué puede aportar el fármaco a los enfermos asmáticos moderados que ya están siendo tratados con corticoides inhalados”. Los resultados son alentadores, ya que, tal y como explica el doctor Picado, al añadir montelukast al corticoide inhalado “se consigue aumentar en un 36 por ciento los días libres de asma”. Por día libre de asma se entiende aquel en el que el paciente está asintomático y no ha tenido que emplear medicación de rescate (tratamiento broncodilatador).

Asimismo, el estudio también confirma que se consigue reducir en un 35 por ciento los días de exacerbación del asma, es decir, aquellos días en los que el paciente sufre despertares nocturnos, dificultad para respirar, necesidad de terapia de rescate, necesidad de corticoides orales o incluso necesidad de acudir a urgencias, o de hospitalización.

Por su parte, el doctor Pere Casan del Servicio de Neumología del Hospital Santa Creu i Sant Pau de Barcelona, comenta que “otra ventaja del tratamiento con montelukast es que disminuye el uso de medicación de rescate y que permite reducir las dosis de corticoide cuando son altas, de manera que no haya necesidad de administrar corticoides orales”, añade.

Correcto control del asma

El tratamiento tradicional del asma consiste en administrar a diario un corticoide inhalado para el tratamiento de control y un broncodilatador cuando se produce una crisis. Existen dos tipos de tratamientos: un tratamiento de fondo o de control y un tratamiento de rescate.

El objetivo del tratamiento de fondo en el asma es evitar o retrasar la aparición de las crisis. Por lo tanto, los pacientes asmáticos deben realizar este tratamiento a diario y normalmente durante años, incluso a veces de por vida, sufran o no sufran crisis. En este tipo de tratamientos se utilizan fármacos antiinflamatorios que evitan la inflamación de los bronquios.

Por otro lado, el tratamiento de rescate es el que se emplea para dilatar rápidamente los bronquios cuando se produce una crisis de asma. Son broncodilatadores que suelen utilizarse de forma inhalada y cuando el paciente tiene síntomas de que se está iniciando una crisis asmática (normalmente tos o dificultad para respirar).

El doctor Picado comenta que, según las directrices de la Global Inniciative for Asthma (GINA), “el objetivo del tratamiento del asma debe ser que el paciente no presente o presente los mínimos síntomas (incluidos los nocturnos), que las crisis sean infrecuentes y que no requieran prácticamente medicación de rescate ni visitas a urgencias, que el paciente pueda realizar sus actividades cotidianas sin problemas y que tenga una función pulmonar normal”.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.