Más de un millón de españoles sufren EPOC

Los neumólogos aconsejan la realización de una espirometría a personas mayores de 40 años con tos, expectoración y que sientan dificultad para respirar, sobretodo si son o han sido fumadores.

Enfermedades y patologías relacionadas: Enfermedad pulmonar obstructiva crónica

El Dr. Julio Ancochea, Presidente de SEPAR (Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica) destaca que “los pacientes diagnosticados tratados de esta patología respiratoria ganan en calidad de vida y en supervivencia, pero la población general que sufre EPOC sigue en su mayoría sin diagnosticar y no disfruta por lo tanto de las ventajas terapéuticas”. La máxima preocupación de los neumólogos de SEPAR es el incremento de la incidencia de la EPOC por el tabaquismo y la contaminación ambiental, pero no el incremento de la tasa de diagnóstico de la enfermedad.

EPOC es el acrónimo de “enfermedad pulmonar obstructiva crónica”, una enfermedad que a pesar de ser muy poco conocida por población, tiene una gran incidencia en la salud pública. En España, la prevalencia de la EPOC alcanza el 9,1 por ciento en la actualidad -la sufren 1,3 millones de personas- pero se prevé un aumento de esta cifra ya que aproximadamente un tercio de los españoles fuman y de éstos entre un 20 y un 25 por ciento desarrollarán esta enfermedad pulmonar.

Con el índice de prevalencia actual, la EPOC consume el 2 por ciento del presupuesto de la sanidad pública española, ya que el gasto imputable a su tratamiento alcanza los 3.000 millones de euros anuales, de los cuales un 84 por ciento corresponden a ingresos hospitalarios. El coste derivado de la atención a los pacientes con EPOC se calcula como un coste directo anual medio de 1.876 ?/año. El gasto asciende a 1.482 ?/año en pacientes con EPOC leve y más del doble en pacientes con EPOC grave, ya que en este último caso se estima una cifra que alcanza los 3.538 ?, si bien neumólogos expertos de SEPAR advierten que esa cantidad puede llegar a multiplicarse por hasta por cinco en casos extremos que requieran especiales cuidados.

El Dr. Peces Barba, coordinador del área de EPOC de SEPAR, explica que “en sus fases finales, la enfermedad es altamente demandante de asistencia social y sanitaria por la incapacidad física que puede llegar a producir en los pacientes y el incremento del número de exacerbaciones graves que se produce”. Ello supone además un elevado coste económico que incluye los gatos directos que provoca la medicación, la hospitalización y otros cuidados sanitarios, así como los costes indirectos motivados por las bajas laborales de los pacientes o de los familiares que deben permanecer a su cuidado. Asimismo, comenta este neumólogo que “de estos datos se deduce que una de las medidas coste efectivas relativas a la EPOC es la detección precoz de la enfermedad para intentar prevenir su progresión”.

Actualmente, al menos una de cada diez consultas al médico de atención primaria encuentran su causa en la EPOC y entre un 7 y un 8 por ciento de los ingresos hospitalarios también se deben a esta enfermedad pulmonar y es responsable aproximadamente del 35 por ciento de las incapacidades definitivas. La EPOC ocasiona entre el 10-12 por ciento de las consultas de medicina primaria y entre el 34-40 por ciento de las que tienen lugar en los servicios especializados de neumología, de las que se deriva una importante inversión pública en prescripción farmacéutica y en otros tratamientos. Las implicaciones laborales, sanitarias, sociales y económicas que la EPOC provoca, al ser responsable significativa de las visitas médicas, de los servicios de urgencia y hospitalizaciones y al ser la cuarta causa de mortalidad en el mundo actualmente hace de esta patología un problema de salud pública de primer orden.

Este incremento de afectados por la EPOC se deberá principalmente a los cambios demográficos asociados al envejecimiento que se producen en todo el mundo y al hecho que, hoy por hoy, hay más fumadores que en cualquier otro momento de la historia. Otro aspecto que influirá decisivamente en el aumento de la incidencia de la EPOC es el que se desprende del cambio climático debido a una cada vez mayor exposición al aire contaminado. Así pues, resulta lógico proyectar que en España se asistirá a una verdadera epidemia de EPOC durante los próximos años ya que el país se sitúa a la cabeza de Europa en tabaquismo en adolescentes y ocupa los primeros puestos del mundo en tabaquismo asociado a la mujer.

Diagnosticar la EPOC

En la actualidad entre el 20 y el 30 por ciento de los pacientes diagnosticados de EPOC sufre una forma avanzada de la enfermedad en el momento del diagnóstico. Un 50 por ciento de los pacientes con EPOC fallece antes de 10 años desde que se efectúa el diagnóstico, lo que significa que la detección precoz de esta enfermedad no se produce en muchos casos. Por ello es preciso concienciar a la población sobre la necesidad de que todo fumador mayor de 50 años, sobre todo si tiene algún síntoma (tos, expectoración y dificultad para respirar), se realice una espirometría para determinar la situación de sus pulmones, ya que la EPOC no es reversible, pero diagnosticada en su primer estadio y con los tratamientos disponibles en la actualidad puede conseguirse que la enfermedad no avance y disminuyan significativamente las limitaciones en la vida diaria del paciente.

La espirometría es una prueba muy sencilla, que se realiza en sólo unos minutos, simplemente soplando con fuerza y rapidez por un tubo. Con ella se mide la cantidad de aire que cabe en los pulmones y la velocidad a la que esa persona puede expulsar el aire. De esta forma, se conoce la función respiratoria de la persona que realiza esta prueba, su capacidad pulmonar o si los bronquios están obstruidos.

La OMS dice: Sin aliento pero no indefenso

“La EPOC es una enfermedad tratable” afirma el Dr. Ciro Casanova, miembro de SEPAR y delegado en España del programa GOLD de la OMS (Organización Mundial de la Salud). Este neumólogo explica que “el tratamiento de la EPOC es muy útil en el alivio sintomático: valorado por escalas de disnea, en la mejoría de la situación clínica general de los pacientes; valorado por cuestionarios específicos de calidad de vida, en la prevención de las exacerbaciones; y en la mejoría funcional pulmonar valorada no sólo por el FEV1, sino también por los volúmenes pulmonares, cuyo análisis muestra un descenso del atrapamiento aéreo y de su deletérea consecuencia sobre la disnea”. Todo ello se ha visto favorecido por la introducción de la combinación de esteroides inhalados y de beta-adrenérgicos de larga duración y de nuevos anticolinérgicos como el tiotropio en el tratamiento de esta enfermedad.

Por ello este año, en el día mundial de la EPOC, la “Global Iniciative for Obstructive Lung Disease (GOLD)”, organización internacional auspiciada por la OMS pretende divulgar y extender el conocimiento de esta enfermedad con el lema: “SIN ALIENTO PERO NO INDEFENSO”, tal y como expresa el Dr. Casanova. La EPOC es la única causa evitable de muerte cuya mortalidad ha ido incrementando a lo largo de los últimos años, existiendo previsiones de que seguirá en aumento y que llegará a alcanzar la tercera causa de muerte en el mundo en los próximos años. En cambio, comparaciones de supervivencias actuales de la EPOC con las de estudios de los años 70 apuntan hacia una clara mejoría de las primeras. La población de pacientes diagnosticada y sometida a tratamiento ha ganado en supervivencia, pero la población general sigue en su mayoría sin diagnosticar y no disfruta por lo tanto de las ventajas terapéuticas y se ve sometida a la elevada tasa de mortalidad de la enfermedad. Incrementa la incidencia de la EPOC por el tabaquismo y la contaminación ambiental, pero no incrementa la tasa de diagnósticos.

Es de esperar que aumente el porcentaje de pacientes diagnosticados mediante un mayor uso de la espirometría para que aumenten las posibilidades de acceso al tratamiento y de que las campañas de prevención del tabaquismo consigan disminuir la prevalencia de fumadores en el mundo. El tratamiento disponible es muy eficaz y permite combinaciones de fármacos que apuntan hacia un incremento de eficacia aún mayor. Además, nuevos datos permiten alentar la posibilidad de que los esteroides inhalados puedan reducir la mortalidad de la EPOC. Opciones terapéuticas que permiten no dejar indefensos a los pacientes frente a su enfermedad.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.