Más de la mitad de las personas con EPOC no saben que la tienen

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es la cuarta causa de muerte en todo el mundo, es responsable de más de tres millones de muertes cada año y su principal causa es el tabaquismo. Los resultados del estudio EPI-SCAN demuestran que 1 de cada 10 personas mayores de 40 años padecen EPOC en España. Una prueba sencilla, sin dolor, llamada espirometría, es la clave para detectarla.

Enfermedades y patologías relacionadas: Enfermedad pulmonar obstructiva crónica

El 17 de noviembre se ha celebrado la novena edición del Día Mundial de la EPOC, un evento que se realiza cada mes de noviembre para dar a conocer esta enfermedad en todo el mundo. Este año el lema del Día Mundial de la EPOC 2010 – El Año del Pulmón: Mida su salud pulmonar – Pregúntele a su médico acerca de una prueba llamada espirometría, pone de relieve la importancia de esta prueba en el diagnóstico de la enfermedad. Muchas guías de EPOC nacionales e internacionales, incluyendo la realizada por la Iniciativa Global para la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (GOLD), identifican la espirometría como la prueba principal para el diagnóstico de EPOC.

La sociedad Grupo Respiratorio de Atención Primaria (GRAP) ha organizado en centros de salud de toda España una actividad que se desarrollará durante el Día Mundial de la EPOC, que consiste en realizar a las personas fumadoras una medición de la capacidad pulmonar usando un instrumento portátil denominado COPD6 4. Se recomendará la realización de la espirometría en todos aquellos pacientes que obtengan un resultado anómalo de esta prueba. A todos los fumadores se les dará consejo para dejar de fumar.

La EPOC es una enfermedad pulmonar que progresivamente limita la respiración a los enfermos. Sin embargo, estudios recientes indican que más de la mitad de las personas con EPOC no saben que la tienen. Esto es así porque las primeras etapas de la EPOC pasan desapercibidas. “Los primeros síntomas de la EPOC son tos crónica, expectoración y disnea durante la actividad física como el ejercicio o subir una escalera”, dice el presidente del Comité Ejecutivo de GOLD. Esta sociedad organiza el Día Mundial de la EPOC. La gente puede pensar en estos síntomas como algo producido por el tabaco o como una parte normal del envejecimiento, pero pueden ser signos de una enfermedad grave que necesita tratamiento.

La EPOC es más frecuente en pacientes mayores de 40 años de edad y que tienen un historial de exposición a factores de riesgo de EPOC, en España el tabaquismo fundamentalmente. A nivel mundial otros factores de riesgo importantes son productos químicos encontrados en el trabajo y el humo de combustibles de biomasa (como el carbón, la madera y el estiércol animal) quemado para cocinar y para la calefacción en viviendas mal ventiladas, especialmente en los países en desarrollo.

“Desde Atención Primaria se debe hacer una intervención en relación al tabaquismo para disminuir al máximo el número de personas que estén expuestas al principal factor de riesgo de desarrollar una enfermedad como la EPOC, que como se ha dicho anteriormente es una importante causa de mortalidad. Debido a la escasa sintomatología en etapas iniciales de la enfermedad es necesario preguntar a todos los fumadores mayores de 40 años para detectar si presentan síntomas respiratorios, ya que éstos serán candidatos a la realización de una espirometría” dice el Dr. Mascarós, presidente de GRAP. Además, si la EPOC se detecta temprano, el tratamiento puede ser más eficaz, como recomienda la estrategia nacional de la EPOC recientemente publicada por el Ministerio de Sanidad y Política Social.

La espirometría mide la cantidad de aire que una persona puede movilizar durante la respiración. Dado que la EPOC obstruye y retarda el flujo de aire que entra y sale de los pulmones, una persona con EPOC tiene valores de espirometría que son más bajos de lo normal. La prueba se realiza con un aparato llamado espirómetro y generalmente se realiza en los centros de salud.

Aunque de momento no hay cura para la EPOC, hay tratamientos que alivian la dificultad respiratoria por lo que los pacientes pueden participar más plenamente en su vida diaria. Éstos serán capaces de enlentecer o incluso detener el progreso de la EPOC mediante la supresión de su exposición al tabaco. Sin tratamiento, sin embargo, la EPOC suele ser una enfermedad progresiva, y cuando la enfermedad empeora, a los pacientes les falta aliento para realizar las actividades cotidianas como subir las escaleras, pasear al perro, o incluso lavarse o vestirse por la mañana.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.