Los refrescos, una gran fuente de hidratación

Las bebidas refrescantes tienen más de un 90 por ciento de agua. Este elevado componente hídrico y su buen sabor hacen más fácil y placentero alcanzar un estado óptimo de hidratación, algo especialmente importante en esta época del año.

Enfermedades y patologías relacionadas: Deshidratación

El verano se acerca y el termómetro comienza a subir. Con la llegada del calor estamos expuestos a temperaturas más altas, nos movemos más, nos desplazamos más en coche, y estamos sometidos a una mayor carga de trabajo antes de las vacaciones.

En estas situaciones es fundamental mantener un buen estado de hidratación y reponer las pérdidas hídricas y de sales minerales que podemos sufrir por las altas temperaturas, tener energía para afrontar todas las actividades del día y mantener un buen nivel de atención al trabajar, al estudiar o al conducir.

Para hidratarnos de forma divertida y placentera y cubrir estas necesidades básicas del organismo, los refrescos son la opción ideal. ¿Sabes por qué?

Buen sabor e hidratación

Durante esta época del año el cuerpo sufre grandes pérdidas hídricas, sobre todo por un incremento dela sudoración. Pero la mayor parte de los españoles no son conscientes de la importancia que tiene beber lo suficiente, muchas veces porque no tienen sed o simplemente porque les aburre hidratarse, por lo que aumenta el peligro de deshidratación.

La capacidad de hidratación de las bebidas se debe a su composición hídrica. En el caso de las bebidas refrescantes, como están compuestas en más de un 90% por agua son una gran fuente de hidratación. De hecho la EFSA, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, ha incluido a las bebidas refrescantes dentro del “grupo de alimentos con un papel importante en la dieta europea”, por su capacidad de hidratación.

Actualmente las bebidas refrescantes se caracterizan, sobre todo, por su buen sabor y por la gran variedad de opciones entre la que se puede elegir: de cola, naranja, limón, gaseosa, tónica, bitter, de distintos tipos como las light con o sin gas, bebidas para deportistas, bebidas de té, etc.

Precisamente el hecho de poder elegir entre esta gran variedad de opciones y poder escoger siempre el refresco que mejor se adapte a nuestros gustos, al momento del día o a necesidades concretas facilita la hidratación.

Se ha comprobado que las personas que toman una variedad de bebidas a lo largo del día, toman un 50 por ciento más de líquidos, por lo que disminuye el riesgo de deshidratación. Además, optar por bebidas con buen sabor contribuye a incrementar en un 32 por ciento la ingesta de líquido.

Azúcar, una fuente saludable de energía

El azúcar es un nutriente fundamental dentro de una alimentación saludable, que aporta energía al cuerpo. Diversos estudios científicos han demostrado los beneficios del azúcar en el organismo. Así por ejemplo contribuye a mejorar la capacidad física y el rendimiento deportivo. También existen investigaciones científicas que han estudiado los efectos positivos del azúcar en la función cerebral mejorando aspectos como la atención, la capacidad de reacción la memoria o el rendimiento intelectual.

Por eso, las bebidas refrescantes que contienen azúcares cumplen un importante papel a la hora de aportar glucosa al cerebro, que mantiene los niveles de atención en situaciones como al estudiar, al trabajar o al conducir, algo fundamental en esta época del año en la que aumentan los desplazamientos por carretera y la carga de trabajo antes de las vacaciones.

La importancia de las sales minerales

Las sales minerales cumplen diversas funciones esenciales en el organismo: forman parte de la estructura ósea y dental, regulan el balance de agua dentro y fuera de las células, intervienen en el sistema nervioso y en la actividad muscular, colaboran en procesos metabólicos, intervienen en el buen funcionamiento del sistema inmunológico y forman parte de moléculas de gran tamaño como la hemoglobina de la sangre.

Hay situaciones como cuando estamos sometidos a altas temperaturas o cuando realizamos un gran ejercicio físico, en las que a través del sudor también podemos perder algunas de estas sales minerales. En estos casos es fundamental reponer los líquidos que se pierden, pero también los electrolitos.

Las bebidas para deportistas incorporan entre sus ingredientes algunas sales minerales como sodio, magnesio, calcio o potasio, entre otros -además de azúcares y agua-, por lo que rehidratan el organismo, facilitan la absorción del agua y reponen los electrolitos perdidos. Además, gracias a su buen sabor se consumen con más facilidad y hacen más sencilla la hidratación.

Gas, una digestión más fácil

El gas que contienen muchas bebidas refrescantes se llama anhídrido carbónico y está presente en la atmósfera de manera natural. Tiene propiedades conservantes, le otorga estabilidad al producto, da acidez e intensifica el sabor y el aroma. Pero, sobre todo, las burbujas aportan a las bebidas refrescantes un toque especial de vivacidad y agradable cosquilleo.

Aparte de las propiedades organolépticas y conservantes del anhídrido carbónico, existen estudios científicos que evidencian otros beneficios de este ingrediente. Diferentes investigaciones indican que el gas estimula la secreción de ácido gástrico y, por ello, también facilita la digestión. Además, de acuerdo con el estudio Carbonated beverages and effect on satiety, gastric volume and sensory eating factors realizado por el Doctor Rosario Cuomo de la Universidad Felipe II de Nápoles el gas que contienen las bebidas carbonatadas estrecha el estómago y produce una sensación de saciedad, de modo que el deseo de comer se reduce y la ingesta posterior de alimentos, también.

Los refrescos light, los reyes del verano

Con la llegada del calor aumentan las ganas de ponerse en forma. Los refrescos light, sin apenas calorías, son una opción para aquellas personas que, manteniendo una dieta equilibrada, variada y moderada, en un momento determinado, quieren cuidar más su línea. Por eso, en esta época del año, se convierten en los reyes del verano.

Además de tener un buen sabor y de que cada vez hay una mayor variedad de versiones light entre las que se puede elegir, estos refrescos se caracterizan porque tienen casi cero calorías (entre 0 y 7 por cada 100 mililitros). Esto hace que cada vez sean más populares y, de hecho, hoy en día el 25 por ciento de los refrescos que se fabrican en España ya son de esta clase.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.