Los problemas derivados del abuso de drogas nos incumben a todos

¿Cúal ha sido la evolución del uso de drogas en España? ¿Existen modas en lo que a drogas se refiere? ¿Son las drogas un problema de todos o lo son sólo del drogodependiente? Estos y otros aspectos son tratados por Jesús A. Lacoste, director del Instituto para el Estudio de las Adicciones (IEA).

Enfermedades y patologías relacionadas: Adicciones, Drogadicción

A lo largo de la historia del uso de drogas hay muchas sustancias que se han utilizado con diversa intensidad: “el opio y derivados, la coca y la cocaína, los alucinógenos, el cannabis,… junto a los productos que gozan de un carácter legal en la actualidad (tabaco, alcohol y psicofármacos) son los que social y sanitariamente más repercusión han tenido”, explica Lacoste.

La evolución del consumo, así como las formas de uso de cada una de las diversas sustancias, han seguido históricamente caminos diferentes. Por ello, “el yonki de nuestros días no tiene nada que ver con el tradicional fumador de opio de la China de 1860″, señala Lacoste, así como “el masticador andino de hojas de coca no se parece en nada al yuppie que esnifa unas rayitas de cocaína para ponerse a tono”. Las drogas no son las mismas, ni el uso que de ellas se hace tampoco. “Los drogodependientes de finales de siglo han cambiado mucho con respecto a sus antecesores, los de la cultura underground, y posiblemente, nada tendrán en común con los toxicómanos del tercer milenio”, opina el director del IEA. En este sentido, Lacoste comenta que la aparición de nuevas drogas que se ponen de moda cada verano en los sitios clave de turismo demuestra que la invención continúa, y que pequeñas variaciones en las cadenas de elaboración dan como resultado un nuevo producto.

Las drogas, un problema de todos

Las toxicomanías siempre han estado presentes, con más o menos repercusión social y sobre la salud. Debido a la constante evolución del problema de las toxicomanías y a su extensión, en cuanto que puede afectar a cualquier persona en cualquier momento, “el enfoque más coherente para intentar minimizar los problemas causados por el abuso de drogas, es el de la Prevención y la Educación para la Salud”, comenta Lacoste. En su opinión, “al adoptar este modelo de acercamiento al problema” es cuando la drogadicción se convierte en un problema de todos, “y no sólo exclusivo del afectado y familiares/amigos”. “En la Prevención estamos implicados todos, en tanto que formamos parte de la sociedad, somos individuos que vivimos en una comunidad. Todos y cada uno de nosotros podemos contribuir, en alguna medida, a conseguir que otros miembros de la población no abusen de las drogas, lo hagan en menor medida o que la reinserción social de los exconsumidores sea una realidad factible”, añade Lacoste.

En este sentido, el director del IEA opina que, como ciudadanos, “lo mínimo que se nos puede exigir es solidaridad, no discriminación ni marginación del toxicómano”. Para ello es necesario desarrollar una amplia conciencia social, tolerante con las personas “que son diferentes”, que favorezca la aceptación del toxicómano rehabilitado, que facilite la creación de nuevos Centros de Asistencia,…

Ante las drogas, los padres “son pieza clave en el complejo entramado que rodea la toxicomanía. Los padres son los primeros modelos para el niño, constituyen su fuente de referencia y, por tanto, es su responsabilidad generar un ambiente positivo hacia la vida, sin actitudes autoritarias, favorecer el diálogo con sus hijos y mostrar actitudes y conductas saludables (hábitos de higiene, alimentación, sexualidad, no tomar drogas, etc.)”, argumenta Lacoste.

Así, una vez asumido que “los problemas derivados del abuso de drogas nos incumben a todos, comprenderemos la importancia de la Prevención Comunitaria”. El objetivo de este tipo de programas es incidir sobre toda la población y desde distintos niveles de intervención. Es decir, “realizar la intervención sobre los distintos sujetos de la comunidad (padres, hijos, jóvenes, profesores, etc.) y desde diferentes niveles, como por ejemplo pueden ser: la educación para la salud, la dinamización de la comunidad, la elaboración de materiales de apoyo y los programas de formación e información”, explica el director del IEA.

Según Lacoste, “asumir que el problema es de todos, quiere decir que todos debemos arrimar el hombro”. Así, opina que “sólo con esfuerzos que aúnen una estrategia política de afrontamiento no represiva sino asistencial y potenciando la actuación preventiva, con escuelas y colegios desarrollando programas de prevención integral específica/inespecífica, con padres y madres que asumen responsablemente su tarea de educadores y modelos saludables y con ciudadanos que apuestan por la integración social y rechazan la exclusión y la marginación, podremos acercarnos a una solución real para un problema real”.

Historia del uso de drogas en España (Etapas propuestas por la OMS)

Desde el comienzo del problema hasta 1975

Está instaurado el Modelo Tradicional caracterizado por mantener un modelo híbrido de consumo de alcohol y tabaco. Existía un reducido núcleo de morfinómanos, un segundo grupo era el de los grifotas y, en tercer lugar, aparecía el consumo de fármacos.

Desde 1975 hasta 1987

Durante esta época se desarrolla el Modelo Consumista caracterizado por una expansión del consumo de drogas ilegales e incorporación de la mujer al uso de alcohol y tabaco.

A partir de 1987/88

En estos años comienza la fase de estabilización de algunos productos y el disparo de otros. Aunque se estanca el número total de drogodependientes, se amplía el número de usuarios sociales de drogas ilegales. Lo más destacable es la expansión del consumo de cocaína, que deja de ser una droga de uso minoritario. Se consume en forma de clorhidrato de cocaína, por vía nasal, y aparecen nuevas formas fumables como el crack.. Pero por otra parte, a mediados de los 90 comienza a difundirse el uso de nuevos productos hasta ahora desconocidos en nuestro país. Son las Designer Drugs, drogas de diseño o drogas de síntesis, drogas hechas a medida, diseñadas en el laboratorio gracias a la unión entre química e informática y que básicamente combinan elementos estimulantes de la familia de la metanfetamina junto con un componente alucinógeno. De entre todo este tipo de sustancias, la más conocida es el “Éxtasis” (XTC).

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.