Los hombres españoles, cada vez más calvos

Si mi padre es calvo, ¿se me caerá también a mí el pelo dentro de unos años?; ahora tengo una larga y poblada melena, ¿iré perdiendo pelo con el paso del tiempo?; ¿debo ya comenzar a tomar medidas para retrasar una posible calvicie?, ¿de verdad puedo hacer algo antes de que los signos de caída sean evidentes?

La alopecia y la caída de cabello son cada vez una preocupación mayor entre los españoles, sobre todo los más jóvenes. La incertidumbre, tanto de hombres como de mujeres, sobre las posibilidades que tienen de sufrir alopecia a edades a veces no tan avanzadas hace que cada vez sean más las personas que deciden tomar medidas para prevenir en lo posible esta situación.

La tendencia indica que cada vez son más los españoles que tienen predisposición a desarrollar lo que todos conocemos como calvicie común. Así lo han demostrado los resultados de un estudio genético realizado por Svenson que indica que el 60 por ciento de la población de más de 18 años tiene alta predisposición a padecer alopecia.

“En los más de 30 años de experiencia que tenemos en España, hemos podido comprobar que actualmente se dan más casos de alopecia, tanto en hombres como en mujeres”, explica el Dr. Juan Carlos Vázquez, coordinador médico de Svenson. “Pero también es cierto que actualmente es un tema que preocupa seriamente y que se intenta frenar desde antes de que comience la caída del pelo”.

En lo que se refiere a sexos, los varones tienen un mayor riesgo de tener calvicie común, con cifras que llegan incluso al 89 por ciento, pero es importante señalar que el 16 por ciento de las mujeres, según los datos de este estudio, también tienen un alto riesgo de problemas de caída de pelo.

Este estudio, en el que han participado más de 1.000 personas de toda la geografía española, ha comprobado la probabilidad de cada una de ellas de padecer alopecia a través de un test genético de predisposición a este problema capilar, la única prueba de estas características que actualmente existe en nuestro país y que se comenzó a realizar el pasado año.

En lo que se refiere al reparto geográfico, los castellano-leoneses son los más propensos a padecer pérdidas de pelo. En este sentido, las mujeres de esta región alcanzan un porcentaje de riesgo del 33 por ciento, mientras que la media nacional femenina se encuentra en el 16 por ciento. En lo que se refiere a los hombres de Castilla y León, este porcentaje de riesgo alcanza a casi la totalidad de la población masculina.

Por el contrario, los hombres gallegos y las mujeres de Aragón, Cantabria, La Rioja y Navarra son los que tienen un riesgo menor de quedarse calvos.

Mayor preocupación por futuros problemas capilares

Durante los últimos seis meses han sido alrededor de mil las personas que han decidido someterse a este test, en proporciones similares en ambos sexos.

“Aunque pueda parecer lo contrario, la alopecia afecta tanto a hombres como a mujeres, y cada vez en mayor medida a estas últimas”, indica el Dr. Vázquez. “Además, dado que no sólo se trata de un problema en cuanto a nuestra imagen personal, sino que también puede dañar la autoestima, cada vez son más los que intentan prevenir y poner remedio antes de que aparezcan los primeros síntomas y ya sea demasiado tarde para actuar”.

La calvicie no sólo se hereda del padre

El test HairDX, consiste en un simple frotis bucal -una prueba ya para todos muy común gracias a series como CSI-, del que se toman muestras de ADN que se analizan posteriormente en Estados Unidos. La prueba reúne información genética tanto del padre como de la madre, por lo que tiene una gran capacidad predictiva.

De esta forma, en hombres cuyo padre tienen una mínima pérdida de cabello y que dan positivo en la variante G del gen asociado a la alopecia androgenética cuando se realizan este test, tienen un 80 por ciento de probabilidades de desarrollar este tipo de calvicie.

Para aquellos que sus padres no tienen signos de alopecia y que han dado negativo para la variante de este mismo gen en el test HairDX, las noticias son mejores, ya que el riesgo de tener calvicie común es sólo del 10 por ciento.

En lo que respecta a las mujeres, esta prueba determina la longitud del trinucleótido CAG del alelo corto del cromosoma X perteneciente al gen del receptor de andrógenos. Aquellas con una mayor longitud tienen un altísimo riesgo de desarrollar calvicie común, ya que el 97,7 por ciento de ellas pueden sufrirla.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.