¿Son los cereales que tus hijos consumen para el desayuno tan sanos como crees?

Canal: Nutrición

Todo lo que debes saber sobre los cereales que toman tus hijos para desayunar y el azúcar que contienen.

Tasty breakfast
Enfermedades y patologías relacionadas: Diabetes

Es suficiente con ir al supermercado y visitar el pasillo donde están los cereales para el desayuno, para darnos cuenta de la gran variedad de tipos y marcas que existen en la actualidad. Para dietas, para adultos, para mujeres, para niños, contra el estreñimiento, etc.

La verdad es que el mercado de cereales para desayuno es quizás uno de los más variados que existan, pero aunque en la misma caja o empaquetado nos digan que conseguiremos cereales saludables, la verdad es otra: debemos leer el etiquetado nutricional para darnos cuenta de la cantidad de azúcar que contienen.

Pero muy pocas personas se dan cuenta de esto. Un ejemplo son los cereales de desayuno para niños. Si tienes hijos, es muy probable que al abrir tu despensa encontrarás en ella cereales elegidos por ellos: Smacks, Choco Krispies, Grahams, Chocapic… Y uno de los peores: Frosties (sí, no solo contienen azúcar en enormes cantidades, sino que además le agregan más azúcar). Pero eso lo veremos más adelante.

¿Qué son los cereales para el desayuno?

Los cereales para desayunar son productos empaquetados (muy bien empaquetados hechos así para atraer a los consumidores), que se derivan en diferentes cereales como por ejemplo el maíz, la avena y el arroz, que dan como resultados copos de arroz, copos de maíz y copos de avena, los cuales son consumidos con leche caliente o fría en el desayuno.

La comercialización de este tipo de cereales se dirige al público adulto y al público infantil por igual, de forma que en el empaquetado de los cereales para niños encontraremos dibujitos y colores llamativos con los que intenta llamar su atención.

Pero existe un problema: gran parte de los cereales para el desayuno que se dirigen al consumo infantil son azucarados, saborizados con miel o jarabe de glucosa, de forma que aparentan ser “saludables” porque son elaborados a base de cereales, pero la verdad es muy distinta: su contenido de azúcar los convierte en una auténtica bomba de tiempo no recomendable para niños.

En realidad, ¿sabías que cerca de la mitad del contenido en una caja de cereales es en realidad azúcar? De hecho, en un plato de cereales conseguiremos 13 gramos de azúcar (cantidad similar a dos sobres de azúcar).

Seguramente sabrás que en la lista de ingredientes puedes encontrar el contenido nutricional de los productos alimenticios, éstos suelen ser organizados en función de la cantidad usada para su elaboración de mayor a menor.

Podemos realizar una prueba. Toma una de las cajas de cereales de desayuno comercial que tengas en este momento y dale un vistazo a la lista de ingredientes. Probablemente te sorprenda conseguir azúcar, jarabe de glucosa u otro tipo de endulzante en los primeros lugares de la lista. ¿Conoces el motivo? Ciertamente, se debe a que contiene una gran cantidad de azúcares.

E incuestionablemente, podrás darte cuenta de su alto contenido de azúcar cuando analizas su composición nutricional¸ por ejemplo al analizar la cantidad de carbohidratos que corresponde a azúcares.

Todos los cereales infantiles para el desayuno que consigas en el supermercado contendrán una elevada cantidad de azúcar.¿Y conoces qué hace el azúcar a ti y tu familia? Cada vez que consumes estos cereales su alto contenido de carbohidratos en forma de azúcares causan un pico en la hormona insulina, responsable de que la glucosa se transforme en grasas. No obstante, después de una hora la glucosa se reduce de golpe, lo que causa un mayor apetito, mareos y mal humor. Es por ello, que tu hijo se torna irritable y de mal humor poco tiempo después de consumir cereales para el desayuno…

La consecuencia es peligrosa, ya que tus hijos consumen estos cereales para desayuno todos los días, después de unos años podrían padecer obesidad o sobrepeso, y lo que es peor: tendrán más riesgos de padecer diabetes tipo 2. Sí, la misma diabetes que ha aumentado peligrosamente en los últimos años en la población infantil.

¿Cuál es la solución?

La solución es muy lógica: desecha cada una de las cajas de cereales de desayuno que tengas en este momento en la despensa y no vuelvas a comprarlos. Eso no significará que tus hijos se queden sin desayuno ¿Sabías que existen opciones nutritivas mucho más saludables y beneficiosas para los más pequeños de la casa?

En realidad, si a tus hijos les gustan mucho los cereales, ¿por qué no aprovechar esas energías y ganas en otro alimento más saludable? Un ejemplo de ello es la granola, alimento muy completo elaborado con nueces y copos de avena, mezclados con miel, uvas pasas o semillas.

También puedes usar porridge, un genial plato elaborado con avena, de textura cremosa y suave que puedes endulzar con otras opciones más saludables si lo quieres así (como por ejemplo la panela).

Redacción: Edith Gómez | Editora en Gananci

Descubre más artículos sobre Consejos y curiosidades en el canal Nutrición.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR