¡Llamen a un médico!

En España, alrededor de 55.500 personas (una media de 152 al día) mueren al año por patologías provocadas por el tabaco. A pesar de estas cifras, muchos fumadores afirman sentirse incapaces de dejar su adicción y reconocen no hacer nada para cambiar la situación.

Enfermedades y patologías relacionadas: Adicciones, Tabaquismo

No obstante, se puede dejar de fumar. Lo primero que se debe hacer es aceptar que se padece una enfermedad y que se necesita ayuda de un especialista. Además, el refuerzo médico resulta imprescindible porque, en muchas ocasiones, ofrecen al paciente la total seguridad de no estar solos para enfrentarse al reto. De hecho, según se desprende de los datos de la encuesta Quitters Survey dados a conocer recientemente en Madrid, el 60 por ciento de los exfumadores españoles considera que la ayuda de un médico hace más fácil abandonar esta adicción con éxito.

La investigación también revela que los exfumadores tratados por un profesional sanitario tienen significativamente menos posibilidades de recaer que los que dejaron el tabaco por sí mismos. Por otro lado, notan mejorías superiores a aquellos que han dejado de fumar por sí solos en aspectos como la salud, bienestar general, el sentido del olfato o el del gusto.

Y es que, tal y como afirma el doctor Juan Antonio Riesco, neumólogo especialista en tabaquismo, se trata de “una enfermedad crónica y recurrente con características de trastorno adictivo”. Por lo tanto, al igual que ocurre con otras patologías, “el fumador debe ser valorado por su médico quien decidirá, en función de su motivación y características, intervenir directamente o enviarlo a una consulta especializada”.

Dejar el tabaco con humor

Precisamente, para concienciar sobre la importancia de acudir a un especialista si se está decidido a abandonar este nocivo hábito e incrementar el número de exfumadores, la farmacéutica Pfizer acaba de poner en marcha la campaña ¡Llamen a un médico!. Según el doctor José Chaves, responsable médico del Área Cardiovascular de Pfizer, “el médico juega un papel clave en el éxito del proceso de deshabituación tabáquica porque está con el paciente en cada etapa del proceso, controlando todos los factores, personales o ajenos, que puedan influirle”. Además, asegura que es el que puede “recomendar los tratamientos y métodos más adecuados al ritmo de vida y circunstancias del paciente”.

Los contenidos de la iniciativa pueden verse a través de la página web www.llamenaunmedico.com. Se trata de una serie de videos que, en clave de humor, pretenden concienciar de un problema tan serio como el tabaquismo. Parten de situaciones cotidianas en las que cada vez que alguien va a encender un cigarro alguien salta preocupado hacia él gritando “¡Llamen a un médico!”. Asimismo, la página web incluye información y consejos que le ayudan a dejar de fumar, y permite, mediante un formulario, solicitar una guía para abandonar el hábito.

El doctor Juan Antonio Riesco destaca el valor de este tipo de campañas porque “todo lo que sea facilitar un incremento de la sensibilidad ante un problema como el tabaquismo es adecuado”. Además, cree que pueden contribuir a que “la población conozca la realidad asistencial del problema y demande apoyo y respuestas de la Administración”.

Un reto difícil

Pero, en ocasiones, no se trata únicamente de sensibilizarse ante el problema sino de superar otro reto más difícil: el poder de adicción de los cigarrillos. De hecho, como también apunta la encuesta Quitters Survey, tres de cada cinco exfumadores creen que el tabaco es tan adictivo como la cocaína. Además, los españoles son los fumadores más precoces de Europa ya que la mayoría coge su primer cigarrillo entre los 16 y los 18 años. Asimismo, antes de abandonar el hábito, fuman 22 por día. Por ello, cerca de un tercio de los encuestados opina que ha sido una de las cosas más difíciles que ha hecho en la vida.

Por otro lado, otro factor importante para dejarlo es la motivación. Por ejemplo, para los exfumadores españoles son los problemas potenciales de salud (49 por ciento), los problemas de salud diagnosticados (17 por ciento), y el impacto negativo en la salud familiar (14 por ciento) los principales factores que determinaron su decisión. Además, la mayoría (84 por ciento) no se arrepiente de haberla tomado ya que afirman haber experimentado una mejora considerable en su bienestar general.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.