Legionelosis, no dejes que se propague

El Ministerio de Sanidad (MSC) ha elaborado un Real Decreto para combatir la legionelosis, una enfermedad que el pasado año afectó a más de 200 personas. La relevancia que desde entonces ha cobrado esta enfermedad ha llevado al MSC a realizar esta campaña de prevención y control de la enfermedad.

Enfermedades y patologías relacionadas: Legionelosis

La legionela es un género de bacterias del que se han identificado hasta 40 especies, entre las cuales se encuentra la Legionella pneumophila, causante aproximadamente del 85 por ciento de las infecciones. Esta bacteria se suele encontrar en pequeñas concentraciones en ambientes acuáticos naturales como ríos, lagos o aguas termales. Para que su concentración aumente y pueda llegar a entrañar riesgo para las personas, debe encontrar unas buenas condiciones para llevar a cabo la colonización de un espacio. Precisamente, en redes de distribución de agua potable, torres de refrigeración y sistemas de distribución de agua sanitaria, la Legionella encuentra las condiciones de temperaturas idóneas para su multiplicación (25-45°C), protección física y nutrientes apropiados.

A partir de estas instalaciones la Legionella puede infectar a las personas si el agua es pulverizada en forma de aerosoles, de manera que la bacteria es transportada por el aire en pequeñas gotas e inhalada por las personas. En consecuencia, se consideran instalaciones de riesgo las torres de refrigeración, condensadores evaporativos, aparatos de enfriamiento, sistemas de distribución de agua caliente sanitaria y todos aquellos que produzcan aerosoles que puedan ser inhalados por personas.

Formas clínicas de la legionelosis

La legionelosis se contagia a través del aire y se presenta fundamentalmente de dos formas clínicas perfectamente diferenciadas: una neumonía que se conoce como Enfermedad del Legionario, y unos síntomas de tipo gripal y carácter leve denominado Fiebre de Pontiac.

El riesgo de contraer la enfermedad depende del tipo e intensidad de la exposición y del estado de salud de las personas afectadas, aumentando el riesgo en personas de edad avanzada, fumadores, enfermos pulmonares u otros enfermos con el sistema inmunitario debilitado.

Prevenir la legionelosis

El Real Decreto establecido desde el Ministerio de Sanidad establece la adopción de medidas higiénico-sanitarias en aquellas instalaciones que pueden transmitir la bacteria, así como las obligaciones que deben cumplir los titulares de las mismas. Al mismo tiempo, la campaña impulsada desde el Gobierno bajo el lema “Legionelosis, no dejes que se propague”, contempla medidas como la publicación de folletos informativos destinados a hoteles, centros sanitarios o grandes superficies cuyas instalaciones puedan ser susceptibles de generar y propagar la bacteria.

Entre estas medidas queda reflejada la importancia de colocar las torres de refrigeración en lugares alejados de aquellos frecuentados por personas (como las cubiertas de los edificios) de manera que las gotas de agua que pueden alojar estas gotas se depositen en el suelo y se evaporen, muriendo así las bacterias antes de llegar a ser inhaladas por las personas.

El buen mantenimiento de dispositivos como los aparatos de enfriamiento es otro punto fundamental en la minimización de riesgo. De este modo se evita que las gotas de agua potencialmente contaminadas que pueden despedir estos aparatos y que pueden ser inhaladas por personas llegue a producirles legionelosis.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.