Las urticarias por el frío están infradiagnosticadas

Canal: Dermatología

Aunque cada año, cuando empieza el frío, comienzan a aparecer los primeros casos, es difícil estimar a qué población realmente afecta, pues hay un infradiagnóstico muy notable de este tipo de urticaria. Se trata de un problema muy desconocido para pacientes y profesionales de modo que, a veces, se tarda años en hacer un diagnóstico. No es muy frecuente pero sí potencialmente grave y eso hace necesario pensar en esta opción ante una urticaria que no tenga una causa muy evidente.

Enfermedades y patologías relacionadas: Urticaria

Las urticarias causadas por el frío o “a Frigore”, como se denominan, son más frecuentes de lo que parece. El Servicio de Dermatología del Hospital del Mar dispone de una Unidad específica para su estudio y dispone de numerosos casos identificados. Aunque cada año, cuando empieza el frío, comienzan a aparecer los primeros casos, es difícil estimar a qué población realmente afecta, pues hay un infradiagnóstico muy notable de este tipo de urticaria. Se trata de un problema muy desconocido para pacientes y profesionales de modo que, a veces, se tarda años en hacer un diagnóstico. No es muy frecuente pero sí potencialmente grave y eso hace necesario pensar en esta opción ante una urticaria que no tenga una causa muy evidente.

“Este año, con el retraso de la llegada del frío, los primeros casos se han empezado a ver alrededor de las Navidades, pero ahora con esta ola de frío siberiano estamos convencidos que se podrán detectar más casos y que los enfermos conocidos seguirán las medidas de protección adecuadas. Sin embargo, todavía hay muchas personas que, si bien son conscientes de que tienen una urticaria, no la han relacionado con el frío. Es difícil identificar el proceso de causa-efecto, pero cuando se detecta es muy agradecida de tratar”, explica la Dra. Ana Giménez-Arnau, responsable de la Unidad de Urticarias del Hospital del Mar y experta del grupo europeo de estudio de esta patología.

La urticaria por frío o a frigore comienza sus síntomas a los pocos minutos de iniciar la exposición a las bajas temperaturas y éstos pueden persistir hasta 2 horas. Lo más frecuente es que aparezcan ronchas rojas en las zonas de piel expuestas al frío. “La urticaria por frío puede aparecer a cualquier edad, aunque lo más frecuente es que afecte a adultos jóvenes y, más a menudo, a mujeres”, comenta la Dra. Giménez-Arnau y continúa: “cuando antes comienza más complicaciones hay: puede acompañarse de otra sintomatología de carácter general, ser más grave y durar más años. También puede ser leve, afectando sólo a la piel de zonas descubiertas y de exposición al frío, moderada, produciendo una urticaria generalizada, o grave. En los casos más graves, aparece urticaria generalizada severa que puede llegar a provocar un shock anafiláctico o lo que es lo mismo, una reacción inmunitaria generalizada y exagerada por parte del organismo que se acompaña de hipotensión severa y dificultad respiratoria”.

El diagnóstico se puede realizar con un test de provocación (exponiendo a los pacientes a bajas temperaturas de forma controlada) y definiendo los umbrales, a partir de los cuales, se desencadena una reacción. Hay que tener en cuenta también que puede aparecer más de un tipo de urticaria simultáneamente y eso dificulta el diagnóstico.

El Servicio de Dermatología del Hospital del Mar dispone de la tecnología necesaria para realizar este diagnóstico de forma segura y controlada y es uno de los tres centros europeos que dispone de una Unidad especializada y de la posibilidad de hacer los diagnósticos mediante el temp test ®. Este test no sólo identifica a las personas que tienen urticaria por frío, sino que determina de manera muy cuidadosa el umbral. Es decir, a partir de qué temperatura y dentro de qué rango estas personas desarrollan la urticaria. “No para todo el mundo el frío está definido por las mismas temperaturas. Hay personas que pueden empezar a desarrollar reacciones urticariformes a bajas temperaturas a partir de 17 o 18 º C, mientras que para otros el umbral puede estar por debajo de 10 º C, es muy variable”, explica la Dra. Giménez-Arnau. Saber esto también es importante para las medidas a tomar y sobre todo, por ejemplo, para las inmersiones en agua (baños en ríos, mar o aguas frías de balnearios,…) que pueden comprometer al organismo de manera masiva y que podrían producir un choque anafiláctico y poner en riesgo la vida del paciente.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.