Las mujeres, más reacias que los hombres, a la hora de pedir ayuda ante problemas de salud sexual

Las patologías sexuales implican partes muy sensibles y profundas de la anatomía y de la personalidad. Por este motivo las mujeres tardan una media de seis años en consultar estos problemas con un especialista. Los varones no se quedan atrás, puesto que tardan cuatro años y medio en acudir al médico. Hay que perder la vergüenza porque las disfunciones sexuales son muy frecuentes y existen tratamientos eficaces para solucionarlas.

Enfermedades y patologías relacionadas: Impotencia / Disfunción eréctil, Anorgasmia, General

.”Hasta ahora no se había ofrecido una información detallada y precisa a la población general de lo que pueden significar las alteraciones sexuales entendidas como problemas de salud porque se trataba de un problema íntimo del que no se tenía tratamiento”, explica el doctor Antonio Martín Morales, Jefe de la Unidad de Andrología del Servicio de Urología del Hospital Regional Universitario Carlos Haya de Málaga y Secretario General de la Asociación Española para la Salud Sexual. “Y es que los problemas sexuales pueden ser expresión de una enfermedad no visible”. De ahí la importancia de concienciar a la población de la necesidad de acudir al especialista cuando existe cualquier tipo de problema sexual porque como afirma el doctor Martín, “las patología sexuales son muy frecuentes, pero la buena noticia es que ahora existe tratamiento para la inmensa mayoría de ellas”.

La mujer española esconde los problemas relacionados con su salud sexual durante casi seis años, que es el tiempo de media que transcurre antes de buscar ayuda profesional. No obstante, hay que hacer una distinción por edades: mientras que las menores de 30 años “seguramente por su cultura y por una vivencia más libre de la sexualidad” tardan menos de dos años, las mayores de 60 tardan hasta 10 años. En el caso del varón, este tiempo de espera se reduce a cuatro años y medio según se desprende del análisis de las 1.922 consultas recibidas en 2004 en el teléfono de atención y asesoramiento profesional al paciente de la Asociación Española para la Salud Sexual (AESS). Por sexos, el porcentaje de mujeres que se interesa por su salud sexual es muy inferior al de los hombres. En concreto, el 83 por ciento de las llamadas fueron masculinas y el 17 por ciento femeninas.

En cuanto a la comparación con el resto de países europeos, el doctor Ignacio Moncada, Jefe de la Unidad de Andrología del Servicio de Urología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid y Presidente de la AESS, apunta que “los datos comparativos de las consultas realizadas en cada una de la asociaciones afiliadas a la Alianza Europea para las Disfunciones Sexuales (ESDA), de la que la asociación española forma parte, revelan un mayor volumen de las mismas en Inglaterra y Francia”. “España ocupa un lugar intermedio mientras que Grecia y Turquía se sitúan entre los últimos”.

Una vez que acuden a la consulta, los problemas más frecuentes entre las mujeres son la falta de deseo y la anorgasmia. Según el doctor Martín, “estos problemas están muy relacionados con la fisiología ya que cuando la mujer llega a la menopausia experimenta una serie de cambios hormonales, pero también están relacionados con la cultura y tienen un componente psicoafectivo muy importante”. Por tanto, “los tratamientos deben ser multifactoriales”.

Según el doctor Moncada, “la existencia de tratamientos específicos para disfunciones sexuales masculinas, sobre todo en cuestiones relacionadas con la disfunción eréctil, es uno de los motivos por los que el varón emprende el camino de la búsqueda de soluciones antes que la mujer”. El 56 por ciento de las llamadas masculinas gira en torno a esta patología, pero como destaca el doctor Martín, “no sólo la erección es importante en una relación sexual; hay otros factores igualmente decisivos y por eso a parte del tratamiento farmacológico, se dan unas pautas de comportamiento sexual a los pacientes”. ” No es lo mismo la sexualidad a los 20 que a los 70″.

De las 1.922 llamadas que recibió la AESS en 2004 también se desprende que a parte de estas disfunciones sexuales, entre la población general también preocupa la eyaculación precoz, las enfermedades de trasmisión sexual y las cuestiones de anticoncepción.

No te cortes. Infórmate

Con motivo del Día Europeo de la Salud Sexual, que se celebra el 14 de febrero, la AESS ha lanzado una campaña de concienciación sexual con el objetivo de proporcionar información a la población en materia de salud sexual. Bajo el lema No te cortes. Infórmate, este proyecto se dirige a hombres y mujeres de todos los segmentos de la población y forma parte del Proyecto Global Europeo que se desarrolla simultáneamente en 12 países europeos.

Este año se celebra la tercera edición del Proyecto “con el objetivo de aunar esfuerzos y ver qué iniciativas adopta cada país en el marco de esta voluntad global, qué resultados dan para adoptar las mejores”, según explica el doctor Martín. La versión española está avalada por la Asociación Española de Urología (EAU) y la Asociación Española de Andrología (ASESA).

El lema que se ha escogido para este año,No te cortes. Infórmate , quiere trasmitir la idea de que la sexualidad va cambiando en cada etapa de la vida y por tanto, no es una cuestión de edad. De hecho, existen estudios que demuestran como en los grupos de población de mayor edad la sexualidad sigue jugando un papel muy importante y no hay motivo para renunciar a ella.

La AESS se encarga de repartir carteles y material informativo en centros sanitarios de toda España, además de mantener el contacto con diferentes asociaciones de pacientes a las que las que acuden a realizar charlas. También cuenta con el teléfono de atención y asesoramiento profesional al paciente, el 902 12 00 88, donde expertos médicos atienden todas la consultas y de la página web www.salud-sexual.org que ofrece contenidos actualizados sobre estos temas.

Abordaje multifactorial

Las disfunciones sexuales son algo más que una mera enfermedad porque implican partes muy sensibles y profundas de la anatomía y de la personalidad. De ahí que el abordaje deba ser multifactorial.

En este sentido, el doctor Martín relata como “en las unidades de Andrología ya no sólo se tratan los trastornos relacionados con la infertilidad o con la disfunción eréctil; cada vez más se tratan problemas de anorgasmia o de falta de deseo”. “A partir de la experiencia de muchos años de trabajo con varones se está empezando a trabajar con la población femenina en colaboración con los ginecólogos”. El abordaje multidisciplinar es una realidad en la Unidades de Medicina Sexual, donde urólogos, ginecólogos, especialistas en salud mental, endocrinos, sexólogos, etc. trabajan juntos.

No obstante, aún quedan algunos aspectos importantes que mejorar, sobretodo por parte de la Administración respecto a la financiación de los tratamientos. El doctor Martín, consciente del trabajo positivo que está realizando la Administración en este sentido, quiso reclamar una mayor sensibilización ante este tema: “Las disfunciones sexuales son enfermedades y como tales necesitan ser tratadas y a pesar de que los tratamientos han demostrado su eficacia, desgraciadamente el Ministerio de Sanidad decide no incluirlos dentro de las prestaciones a cargo de la Seguridad Social”.

En palabras del doctor Martín: “No merece la pena pasar vergüenza o quedarse en casa pensando que se es el único que padece este problema. Las patologías sexuales son muy frecuentes y la buena noticia es que los médicos podemos solucionar la inmensa mayoría”.

Más información en: www.salud-sexual.org

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.