Las lesiones de rodilla incrementan el riesgo de artrosis

Las lesiones del ligamento cruzado anterior, de las más habituales en el deporte, están relacionadas con el desarrollo de artrosis (u osteoartritis) de rodilla. El dolor y la discapacidad asociada se presentan entre 10 y 15 años después de la lesión, por lo que son más frecuentes a la edad de 30 y 50 años.

Enfermedades y patologías relacionadas: Artrosis, General

Las lesiones de rodilla multiplican el riesgo de futura artrosis por lo que es necesario un diagnóstico y un tratamiento inmediato, según coinciden en destacar los traumatólogos y médicos deportivos reunidos en el XII Curso Internacional Teórico-Práctico de Patología de Rodilla. El curso está organizado por la Fundación Dr. Pedro Guillén y la Cátedra de Traumatología del Deporte de la Universidad Católica San Antonio de Murcia y se celebra en la Clínica Cemtro. Asisten médicos de los principales clubes de fútbol españoles y de otras disciplinas deportivas (como atletismo, balonmano, baloncesto, etc.).

Un estudio publicado este mes en la revista Clinics in Sports Medicine revela que las lesiones del ligamento cruzado anterior, de las más habituales en el deporte, están relacionadas con el desarrollo de artrosis (u osteoartritis) de rodilla. Los investigadores, de la Universidad de Pittsburgh (EE.UU) señalan que este tipo de lesiones “son más frecuentes en individuos jóvenes y físicamente activos que practican deportes y otras actividades en las que se pivota sobre la rodilla”. En el estudio comprobaron que las mujeres que pivotan tienen “entre 3 y 5 veces más posibilidades” de sufrir una lesión del ligamento cruzado anterior que los hombres. El dolor y la discapacidad asociada se presentan entre 10 y 15 años después de la lesión, por lo que son más frecuentes a la edad de 30 y 50 años. Por ello, solicitan estrategias para la prevención de estas lesiones y la consecuente artrosis.

La explicación de que las mujeres deportistas se lesionen más que los hombres está en su musculatura inferior (isquiotibiales sobre todo menos desarrollada), en la alineación de los miembros inferiores, factores hormonales…, explica el doctor Tomás Fernández Jaén, del Servicio de Medicina y Traumatología del deporte de Clínica Cemtro. Para evitar el riesgo de osteoartritis, recomienda “realizar un diagnóstico inmediato con resonancia magnética de alta resolución (como la que proporcionan los aparatos de 3 Teslas), que permiten detectar la presencia de edema y el alcance exacto de la rotura”. Por otro lado, asegura, “existe un consenso cada vez más amplio de la necesidad de reparar el ligamento lo antes posible. Para evitar lesiones secundarias provocadas por inestabilidad que condiciona la insuficiencia de ligamento.

La reparación del ligamento se realiza por artroscopia utilizando plastia tendinosa de otra parte del cuerpo, sobre todo de la “pata de ganso” (en la parte superior de la tibia). La tendencia actual es que “la recuperación funcional tenga lugar al mismo tiempo que la reparación biológica, lo que permite un periodo de recuperación mucho más corto (entre 5 y 7 meses)”, destaca el doctor Fernández Jaén.

El trasplante de células cultivadas de rodilla (fibroblastos) o estimulación celular son los próximos pasos en la reparación de los ligamentos, asegura este especialista. Ya se están realizando ensayos con animales y en los próximos años confía en que puedan beneficiarse humanos. La Clínica Cemtro dispone del único departamento de investigación de cultivo de condrocitos que existe en España.

Riesgo de resbalones

La adherencia al campo o la pista (de lo que depende el tipo de bota y de césped) influye en la aparición de lesiones de rodilla, pero sobre todo, explica el doctor Fernández Jaén, de la “percepción del esquema corporal , del control de todas las articulaciones (propiocepción)”. En este sentido, recuerda que el periodo en que se produjeron más lesiones de este tipo en el fútbol español fue tras ganar la primera Eurocopa, en Alemania, “posiblemente porque los jugadores pasaron mucho tiempo sin jugar y perdieron propiocepción”.

Las lesiones de rodilla son más habituales en esta época debido a la práctica del esquí pero también por resbalones en la calle, advierte este experto. Los pavimentos mojados o helados propician la aparición de accidentes en los que se produce una sobreextensión de la pierna, o mecanismo de rotación o torsión de la rodilla y la rotura del ligamento. Fortalecer la musculatura y contar con un calzado adecuado ayudan a prevenir la aparición de lesiones.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.