Las intervenciones de estética deben corregir el conjunto del rostro y no sólo una parte

Uno de los factores que influyen en la percepción de juventud es la proporción entre grasa, músculos y huesos en el rostro.

Enfermedades y patologías relacionadas: Maloclusión, General

Los mejores resultados en estética facial se consiguen en intervenciones que consideran el conjunto del rostro y no sólo una parte o un tipo de tejidos, asegura la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial (SECOM), con motivo de un curso de Estética que organiza. Por ese motivo, reivindican su papel único en estética facial: “El cirujano oral y maxilofacial conoce a la perfección todas las estructuras anatómicas del rostro y, según lo que requiera el paciente para lograr una armonía facial puede intervenir tanto sobre tejidos duros como blandos”, explica el doctor Arturo Bilbao, presidente de la SECOM.

Uno de los factores que influyen en la percepción de juventud es la proporción entre grasa, músculos y huesos en el rostro, tejidos que el cirujano oral y maxilofacial está habituado a trabajar, afirma la doctora Gema Pérez Sevilla, del Instituto Médico Láser, coordinadora del curso de Estética de la SECOM. “Los huesos del rostro se debilitan con la edad y para lograr una imagen de juventud muchas veces es necesario devolverles la apariencia de densos”, añade. Un estudio publicado en el último número de Aesthetic Surgery Journal demuestra que “la densidad mineral ósea (DMO) de la cara cambia con la edad de manera similar a la del esqueleto axial. Este cambio en la DMO puede contribuir a la apariencia de la edad del rostro y afecta de manera potencial a los procedimiento de rejuvenecimiento”.

A juicio de la doctora Pérez Sevilla, para lograr la sensación de armonía y rejuvenecimiento facial “es necesario que el especialista conozca todas las técnicas, desde las menos invasivas, que implican sustancias de relleno, a las que requieren cirugía, para emplear la más conveniente en cada caso, corrigiendo defectos tanto en la superficie de la cara como a nivel de volúmenes faciales”. Uno de los avances en estética facial que están utilizando los cirujanos orales y maxilofaciales es la cirugía asistida con láser para blefaroplastia (párpados) y liposucción facial, para la que se tiene en cuenta la armonía facial del conjunto”, advierte la doctora Pérez Sevilla. “Se trata de procedimientos menos invasivos que la cirugía tradicional, sin apenas hematoma, y la recuperación es mucho más rápida”, añade. Ello permite que el paciente “puede recuperar su vida habitual al cuarto día”.

Una de cada cinco personas sufre maloclusión dental

Una de las intervenciones que mayor transformación consiguen en la armonía facial es la cirugía ortognática, apunta la doctora Pilar Rubio, del Servicio de Cirugía Maxilofacial de la Clínica CEMTRO. Se trata de una operación indicada en la corrección de deformidades dentofaciales que dificultan la mordida, la respiración o la deglución, como mandíbulas retraídas o adelantadas y mala oclusión dental, explica. Una de cada cinco personas sufre maloclusión dental, que afecta a la armonía facial, “aunque la mayoría de los casos pueden solucionarse sin recurrir a la cirugía ortognática”, agrega.

Un estudio publicado en septiembre en la revista Journal of Craneofacial Surgery concluía que los pacientes con mayor grado de maloclusión dental (grado III) presentan mayor asimetría facial, lo que también está relacionado con mayor riesgo de tortícolis. Al corregir la oclusión dental, gracias a la cirugía ortognática, “se mejora notablemente la armonía facial”, apunta la doctora Rubio.

Percibidos como menos inteligentes

Por otro lado, una investigación publicada recientemente en la revista Journal of Pharmacy & Bioallied Sciences demuestra que “la mejora en la percepción que tiene el paciente de su estética se produce solamente 2 meses después de la cirugía ortognática”, el mismo tiempo en el que nota una mejora en su función oral. Esa mejora estética es compartida por los demás, hasta el punto de influir en la inteligencia que se le atribuye. Un trabajo de la Universidad de Viena publicado en abril en la revista International Journal of Oral Maxillofacial Surgery probó que los pacientes que necesitaban cirugía ortognática eran percibidos por los demás, a través de fotografías, como menos atractivos e inteligentes que el resto. Aquellos con mayor desviación esquelética de la mandíbula eran los peor valorados. Tras la cirugía, todos los pacientes gozaban de mayor estimación de su atractivo físico y de inteligencia atribuida.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.