Las consultas por varices se duplican en verano

Las consultas especializadas por problemas de piernas cansadas, pesadez, tobillos hinchados y, sobre todo, por la aparición de varices se duplican con la llegada del verano debido a que el calor favorece su desarrollo y aumenta las molestias de las personas que las padecen, según explican los representantes del Capítulo Español de Flebología (CEF).

Enfermedades y patologías relacionadas: Varices

.”Con el calor aparecen o se incrementan los síntomas, y es entonces cuando un gran número de individuos se dan cuenta de que es preciso hacer algo para calmar su molestias o evitar su progresión”, señala la doctora Cristina Puigdellivol, vocal del CEF y adjunta del Servicio de Angiología del Centro Médico Teknon de Barcelona.

En este sentido, la especialista del CEF recuerda que “las piernas cansadas, la pesadez, los tobillos hinchados y la aparición de varículas, son los primeros indicios de la insuficiencia venosa, una patología con gran prevalencia en España”.

Los factores de riesgo para padecer dicha enfermedad son “tan comunes que resulta muy difícil encontrar individuos que no tengan ningún tipo de predisposición a la misma a lo largo de su vida”, sostiene la Dra. Puigdellivol.

“Las varices no sólo se heredan como quien recibe un preciado bien familiar, sino que pueden desarrollarse favorecidas por una vida sedentaria, sobrepeso, profesiones que obliguen a permanecer largas horas de pie o sentado, cambios o tratamientos hormonales o embarazos”, añade.

Así pues, “resulta evidente que prácticamente todo el mundo está expuesto a alguno de estos factores y, por tanto, es un potencial candidato a tener una insuficiencia venosa”, asevera esta experta.

Acudir una vez al año al especialista

Por ello, “una vez al año las personas con sospechas de síntomas deberían acudir al especialista para ratificar que todo está bien o para detectar alguna anomalía incipiente que, como tal, sea fácilmente tratable”, apostilla.

A este respecto, la doctora Puigdellivol recuerda que “la prevención es el arma más útil de la que se dispone para intentar evitar la aparición de varices, detener su progresión y de esta forma evitar las complicaciones”.

Precisamente para que no aparezcan este tipo de problemas circulatorios, desde el CEF recomiendan: mover las piernas evitando permanecer inmóvil durante mucho rato; practicar algún deporte de forma regular; evitar fuentes de calor excesivo, como las saunas, la excesiva exposición solar o la depilación con cera caliente.

Asimismo, es muy aconsejable aplicar frio en las piernas para disminuir el dolor y la pesadez, caminando en el agua fría, por ejemplo. Para mantener “a raya” esta clase de trastornos es igualmente importante mantener un peso adecuado y evitar el estreñimiento, que producen un aumento de la presión venosa que dificulta la circulación de retorno.

Evitar la ropa ceñida y usar zapatos con tacones “cómodos” -entre tres y cuatro centímetros- para favorecer el retorno venoso, también son métodos eficaces, al igual que practicarse masajes ascendentes desde los pies hasta el muslo y elevar los de la cama -entre 10 y 15 centímetros-.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.