Lactancia materna: beneficiosa para el bebé y para la madre

Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Lactancia Materna, numerosos expertos recuerdan la importancia de la leche materna en el desarrollo del bebé así como en la prevención de enfermedades en el futuro tanto en el hijo como en la madre. Pero también insisten en que no hay que no presionar a aquellas que no dan de mamar a sus hijos porque no quieren o no pueden.

Enfermedades y patologías relacionadas: General

Los niveles de lactosa que contiene la leche materna -compuesta el 85 por ciento por agua- son beneficiosos para el desarrollo cerebral del bebé, debido a que está compuesta por una gran cantidad de azúcar, ha asegurado el Dr. Jaime Pérez del Pulgar, pediatra ,consultor de Pediatría y Neonatología del Centro Médico Teknon y miembro de la plataforma “The Doctors”.

Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Lactancia Materna, el Dr. Pérez Del Pulgar ha señalado la importancia que tiene dar leche materna a los niños prematuros o de bajo peso y ha recordado que la lactancia aporta una mayor protección inmunológica y un menor riesgo de sensibilización alérgica.

Asimismo, el experto ha recordado que cada especie animal produce una leche con una composición diferente, que guarda una “estrecha relación con el desarrollo y el crecimiento de la especie”. En este sentido, ha puntualizado, “la leche que producen las mujeres son las que más contenido proteico tienen, en relación al resto de mamíferos”.

Y es que, la lactancia materna no sólo supone beneficios para el bebé a largo plazo sino que también para la madre. Un estudio realizado en Reino Unido ha revelado que el Índice de Masa Corporal de las madres que han dado el pecho a sus hijos es menor que el de las que dieron biberón. Además, los resultados de la investigación han reflejado que la leche materna puede influir en la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Al mismo tiempo, la lactancia hace que las madres y los hijos tengan un desarrollo “psicoafectivo” superior que el que tienen aquellas que no han dado de mamar. “Todo son ventajas en la lactancia porque el lactante obtiene un mejor estado digestivo, metabólico y nutritivo, al tener una mayor protección inmunológica y un menor riesgo de sensibilización alérgica”, ha recalcado.

Ahora bien, este especialista ha pedido que no se presione a las madres que no quieren dar de mamar a sus hijos y ha recordado que las actuales leches artificiales cumplen con todos los requisitos exigidos por la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición.

“Si una madre no puede dar el pecho no tiene por qué pensar que su hijo no va a estar bien alimentado con la leche artificial porque éstas ya están adaptadas y son de total confianza”, ha indicado el especialista. Asimismo, ha insistido en la importancia de no presionar a aquellas que no dan de mamar a sus hijos.

Mantener la lactancia hasta los dos años

Por otra parte, el experto ha recomendado la lactancia materna como única alimentación durante los seis primeros meses, a partir de los cuales hay que introducir una alimentación suplementaria con el fin de que al llegar a los dos años ya dejen de mamar.

La cantidad de la leche materna puede verse influenciada por el estrés u otros motivos, lo que provoca que en ocasiones tarde en aparecer. Además, aquellas mujeres que han tenido a sus hijos a través de cesárea es normal que la subida de la leche se retrase hasta las 48 horas.

Asimismo, el experto en Pediatría y Neonatología ha recordado que la leche materna puede ser congelada, siempre y cuando se extraiga bajo unas estrictas normas higiénicas y se congele inmediatamente después de su extracción.

No obstante, dependiendo del congelador que se tenga el tiempo de conservación será diferente: si es de puerta común al refrigerador se mantendrá dos semanas, si está separado tendrá una duración de unas 3 y 6 meses y si está separado y a temperatura constante podrá conservarse durante 6 y 12 meses. Sin embargo, una vez descongelado deberá consumirse en un periodo de 24 horas máximo.

Por último, el Dr. Pérez Del Pulgar ha recordado la importancia que tiene la alimentación de la madre y ha aconsejado no ingerir aquellas sustancias que se eliminan por la lactancia y que pueden dar un gusto “un poco peculiar” a la leche. Además, es necesario que se regule la utilización de fármacos y que no se tomen productos excitantes.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.