La talla del sujetador puede darte problemas

Más de un 70 por ciento de las mujeres no llevan la talla adecuada de sujetador, lo que puede suponer el desarrollo de diferentes patologías mamarias. Tal y como revelan recientes investigaciones científicas, entre el 20 y el 30 por ciento de las consultas que se realizan por dolor en los senos tienen como causa el uso de un sujetador inadecuado.

Enfermedades y patologías relacionadas: Dolor, Dolor de espalda, Dolor crónico

En el siglo XVIII, una prenda tan poco habitual en nuestros días como es el corsé, supuso un revolucionario invento y fue también, el antecesor del actual sujetador, invento que se patentó en 1914. Una prenda que ha ido evolucionando a lo largo de los años y que se ha convertido en algo más que una pieza de lencería capaz de proyectar hacia delante el busto de cualquier mujer, tal y como nació inicialmente.

Sin embargo, una prenda tan cotidiana para cualquier mujer como es el sujetador puede, en ocasiones, acarrear más problemas de los que nos podemos imaginar. “Más de un 70 por ciento de las mujeres no llevan la talla adecuada de sujetador, lo que puede suponer el desarrollo de diferentes patologías mamarias”, comenta Francesc Puertas, responsable de Belcor Pharma. De hecho, según revelan investigaciones científicas recientes, entre el 20 y el 30 por ciento de las consultas que se realizan por dolor en los senos tienen como causa el uso de un sujetador inadecuado.

Y es que “hasta un 80 por ciento de las mujeres españolas puede padecer algún tipo de patología mamaria a lo largo de su vida por llevar un sujetador que no se adapta a las características de sus senos”, recuerda. Las más comunes son el dolor en los pechos, dolor de espalda, durezas, etc. Sin embargo, “aunque no son patologías graves pueden ocasionar mucha preocupación en el sentido de que a veces acuden al médico por una dureza o un dolor en el pecho y hay que descartar que no se trate de cualquier otra patología por lo que ese tiempo lo pasan mal”, lamenta.

Talla, copa, con o sin aro…

Algunos de los fallos más frecuentes a la hora de comprar este tipo de prenda, principalmente por motivos de carácter estético, son elegir un sujetador de una talla o copa inadecuada, o desconocer cuál es la utilidad real del sujetador y del aro.

En opinión de Francesc Puertas, “existe una falta de información sobre como funciona el tallaje del sujetador ya que hasta ahora la única cifra que se tenía en cuenta era la profundidad del pecho”. Por ello, “cuando hablas con una mujer y le preguntas su talla te dice 95-100… y, en realidad, eso es un error porque tenemos que hablar siempre del contorno del tórax que es donde se abrocha el sujetador y de la profundidad del pecho, que es la copa”, aclara.

“Nosotros tenemos un estudio que identifica a 24 morfologías distintas de senos: de base ancha, en forma de gota, puntiagudo, centrado, separado…”, matiza Puertas. Y, por otro lado, hay que tener en cuenta el volumen del pecho y el contorno de la caja torácica.

“Si se tiene en cuenta todo esto lo primero es buscar la talla adecuada tomando la medida por debajo del pecho y del contorno del pecho por encima del pezón hasta el esternón (para tomar la profundidad del pecho)”, explica. Con esas dos medidas se puede determinar la talla y la copa adecuadas a cada mujer.

Por otro lado insistimos “en que la mujer utilice el sentido común a la hora de comprar un sujetador y, por ejemplo, no estarían recomendados los sujetadores con aro para las mujeres que tiene una base ancha del pecho (que empieza debajo de la axila)”.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.