La prevención de la salud física y mental debe comenzar en la infancia

Cuanto antes empecemos a educar en hábitos saludables más fácilmente conseguiremos evitar la aparición de factores de riesgo cardiovascular por un lado, y, por el otro adicciones al tabaco, el alcohol o las drogas.

Enfermedades y patologías relacionadas: Adicciones, General

El presidente del Centro Nacional de Investigadores Cardiovasculares (CNIC) y director del Instituto Cardiovascular del Hospital Mount Sinai Heart de Nueva York, Valentín Fuster, ha asegurado que la prevención de la salud física y mental debe comenzar en los primeros años de la infancia.

Durante la conferencia Salud, Juventud y Sociedad, patrocinada por la compañía ‘Otsuka’, en el marco del XI Curso Internacional de Actualización en salud mental del Niños y del Adolescente celebrado en Madrid, Fuster ha destacado la importancia de educar a los más pequeños para que lleguen a la edad adulta con “buena salud” y se evite que puedan aparecer factores de riesgo de enfermedad cardiovascular.

“Existen estudios que han mostrado que los hábitos relacionados con la alimentación, la actividad física e inclusive las adicciones comienzan a formarse a edades muy tempranas. Incluso hay investigaciones que apuntan a que estos hábitos pueden transmitirse de los padres a los niños recién nacidos”, ha recalcado el experto.

España sigue estando a la cabeza de los países con una mayor incidencia de sobrepeso y obesidad en la población infantil y juvenil. De acuerdo con el Estudio Aladino: Alimentación, Actividad Física, Desarrollo Infantil y Obesidad, el 45 por ciento de la población infantil entre los 6 y los 9 años presenta exceso de peso.

Además, a estos datos se le suma que patologías que hasta ahora se consideran de adultos, casi de ancianos, como por ejemplo la hipertensión arterial o las diabetes tipo 2, se están empezando a detectar cada vez con más frecuencia en los niños.

Por todo ello, el doctor Fuster ha creado la iniciativa ¡SI! -Salud Integral- para favorecer unos hábitos de vida saludable en la infancia, especialmente en la población de entre tres a cinco años, y que ya se está empezando a promover en distintas partes del mundo. No obstante, el objetivo “a medio y largo plazo” de este programa es ponerlo en marcha para todos los niños de hasta los 16 años. “Es fundamental la implicación de la escuela y de los profesores en todas las medidas que se adopten”, ha recalcado Fuster.

Salud mental para evitar la adicción al tabaco o las drogas

Asimismo, el experto ha subrayado la importancia que tiene educar también a nivel mental y prevenir conductas como las adicciones al alcohol, al tabaco o a otras drogas. En este sentido, las investigaciones del programa ¡SI! revelan que para implementar hábitos saludables es necesario trabajar en el entorno de las emociones ya que, gracias a esta doble vía de actuación, se puede permitir evitar problemas como la obesidad o las adicciones a la droga.

De acuerdo con el Estudio Estudes: Encuesta Escolar sobre Uso de Drogas en Estudiantes de Enseñanzas Secundarias. Año 2010, realizado entre 32.000 estudiantes de 14 y 18 años, el 73 por ciento de ellos reconoce haber consumido bebidas alcohólicas en el último año, el 32 por ciento fumado tabaco, el 26 por ciento cannabis, y el 2 por ciento tomado cocaína. Además, el 60 por ciento de ellos aseguraba que había bebido en el último mes.

“Es preocupante comprobar los altos niveles de adicción a sustancias como el tabaco y el alcohol entre los niños españoles”, ha comentado Fuster, tras asegurar que con este programa se “cierra el círculo porque se educa para lograr una salud física y se previene también la aparición de posibles problemas de salud mental”.

Asimismo, la iniciativa ‘SI!’ apuesta por un manera de vida que transmita optimismo y por centrar los esfuerzos personales en aquello en que se está preparado o se tiene más talento. Un hecho que podría evitar la frustración y el estrés que impacta de forma negativa tanto en la salud física como mental.

A juicio de este investigador, las claves de la salud física se centran en la práctica del ejercicio físico, en evitar el consumo de tabaco y en seguir la dieta adecuada. En este sentido, Fuster ha abogado por la técnica de las “cuatro T” — tiempo para reflexionar, talento para descubrir, transmisión de positividad y capacidad de tutelar– para lograr una buena salud mental.

Datos esperanzadores en otros países

No obstante, todavía no se dispone de datos en España, ya que lleva todavía poco tiempo implantado, pero tal y como se adelantó en el XI Curso Internacional de Actualización en Salud Mental del Niño y del Adolescente, los datos registrados en otros países son “esperanzadores”.

Por ejemplo, en Colombia se ha observado que una intervención educativa dirigida a cambiar los conocimientos, actitudes y hábitos respecto a una dieta saludable y a un estilo de vida activo que genera un efecto positivo en los niños de corta edad, de 3 y 5 años y que también influye en sus padres y profesores, en los que se constata un cambio de actitud.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.