La prescripción por principio activo llega el 1 de noviembre

¿Son igual de efectivos los fármacos? ¿Podré seguir tomando el mismo medicamento? ¿Cómo deben actuar los médicos? ¿Cuánto se va a ahorrar el Sistema Nacional de Salud? Resolvemos todas las dudas.

Enfermedades y patologías relacionadas: General

El próximo martes 1 de noviembre entra en vigor la generalización de la prescripción por principio activo en el Sistema Nacional de Salud (SNS), prevista por el Real Decreto Ley 9/2011, tras acordarlo este jueves la Comisión Permanente de Farmacia del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS), celebrada en la sede del Ministerio de Sanidad.

Esta medida fue acordada por la titular del ramo, Leire Pajín, y las comunidades el pasado mes de julio, y con ella está previsto un “importante” ahorro para el SNS de alrededor de 2.000 millones de euros anuales.

En concreto, la prescripción por principio activo establece que los profesionales sanitarios con capacidad para prescribir medicamentos lo deberán hacer consignando en la receta el nombre del principio activo del medicamento y no de la marca.

Además, en la oficina de farmacia se deberá dispensar un medicamento de los que estén a menor precio dentro de los que contengan el mismo principio activo que el prescrito, la misma dosificación y la misma vía de administración.

No obstante, el médico siempre podrá prescribir al paciente el medicamento que considere más apropiado, tenga el precio que tenga, siempre que exista una necesidad terapéutica justificada.

En estos casos, la Comisión Permanente de Farmacia del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud ha acordado que en las recetas oficiales en formato papel el médico consigne la anotación de “necesidad terapéutica” avalada con su firma, lo que posibilitará, en cualquier oficina de farmacia del Estado, la dispensación del medicamento prescrito.

En cambio, en aquellos casos “excepcionales” en los que el médico prescriba un medicamento que sea más caro que sus iguales (de la misma agrupación homogénea) y no justifique su necesidad terapéutica, el farmacéutico estará obligado a sustituirlo por otro medicamento con el mismo principio activo, misma dosis y misma vía de administración.

Se garantiza la calidad y eficacia de todos los fármacos

El principio activo, según recuerda Sanidad, es la sustancia que hace que el medicamento tenga sus efectos terapéuticos “al margen del nombre comercial que pueda tener cada uno”, por lo que con esta medida se continúa garantizando “igual que hasta ahora” la seguridad, la calidad y la eficacia de todos los medicamentos.

Además, aseguran que tras anunciar esta medida “la inmensa mayoría de los medicamentos han bajado sus precios para igualarse al precio menor”, por lo que “no será necesario cambiar el medicamento que los pacientes están tomando”.

De este modo, explica el departamento de Leire Pajín, queda garantizada la continuidad de los tratamientos que estén tomando los pacientes.

Sanidad también asegura que con dicha medida “no se elimina ningún medicamento” de la prestación farmacéutica del SNS. De hecho, añade que se seguirán incorporando a la prestación todos aquellos medicamentos que aportan ventajas para el tratamiento y la calidad de vida de los pacientes.

Farmaindustria espera que la Administración “facilite los mecanismos” para que los médicos puedan prescribir por marca

Farmaindustria ha manifestado con la entrada en vigor, el próximo día 1 de noviembre, del Real Decreto-Ley 9/2011, los medicamentos de marca “se convierten en un activo igual que el genérico en favor del ahorro” del Sistema Nacional de Salud (SNS).

“Los medicamentos originales de marca permitirán conseguir los máximos ahorros para el Sistema Nacional de Salud (SNS) puesto que para poder ser dispensados han tenido que alinearse con el menor precio”, señalan desde la patronal.

No obstante, esperan, que con la nueva normativa, en la que prima que se dispense siempre el medicamento de menor precio, las Administraciones públicas “faciliten los mecanismos” para que los médicos puedan prescribir por marca “con la certeza de que queda así garantizada la dispensación más eficiente”.

Asimismo, recuerdan que en el Real Decreto no puede interpretarse la prescripción por principio activo (PPA) como una obligación, ni tampoco identificarse la PPA con la prescripción de genéricos. Desde este día las marcas farmacéuticas originales deberán estar alineadas con el precio menor para seguir siendo dispensadas en el ámbito del SNS.

“El médico podrá recetar con todas las garantías de que contribuye al sostenimiento del Sistema Nacional de Salud, pudiendo prescribir según su mejor criterio clínico, de la forma que considere más conveniente siempre que el precio sea el mismo”, explican.

En cuanto a los beneficios para el paciente, Farmaindustria señala que les da la posibilidad de seguir su tratamiento con sus medicamentos de marca habituales, lo que “permitirá evitar confusiones derivadas de los inevitables cambios de envases, formas y colores que supone la prescripción por principio activo”, lo que a la larga supone “una mayor adherencia y mejor cumplimiento terapéutico”.

Finalmente, recuerda que los medicamentos de marca constituye “una parte inequívoca del progreso” incluida la innovación terapéutica, por lo que confía en que las Administraciones sean sensibles a estas circunstancias.

Los médicos reconocen que la prescripción por principio activo conllevará “confusiones” en algunos pacientes

El presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Juan José Rodríguez Sendín, ha asegurado que la prescripción por principio activo conllevará algunos “riesgos” en su aplicación, ya que habrá pacientes que tengan “confusiones con los envases y las pastillas” en caso de que se vean obligados a cambiar de medicamento.

“No es tolerable que, por razones de precio, estemos todos los días cambiando de envase”
, ha aseverado Rodríguez Sendín durante la presentación de un manifiesto del Foro de la Profesión Médica en contra de los recortes sanitarios en las comunidades.

Según ha explicado, “cualquier medida del sector sanitario siempre es controvertida y tiene riesgos, aunque globalmente sea positiva y necesaria”. No obstante, y aunque advierte de los riesgos y la “confusión” que puede causar la prescripción por principio activo, sobre todo en pacientes mayores de edad o polimedicados, urge a las autoridades sanitarias a “evitar que esto no ocurra”.

“No es razonable que la apariencia que tengan estas pastillas confundan a nuestros pacientes, y como se puede solucionar, no es un problema de la prescripción por principio activo, sino de quien tiene que tomar la decisión para evitarlo”, explica el presidente de la OMC.

Asimismo, anima a los propios profesionales sanitarios a “estar atentos” ante estas posibles confusiones y dar “todo tipo de explicaciones” porque, según recuerda, “la medida va a generar un ahorro importantísimo que necesitamos para sostener el sistema”.

Te recomendamos este reportaje: ¿Por qué medicamentos iguales parecen distintos?

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.