La práctica habitual de actividad física es la ayuda más importante para un envejecimiento saludable

La realización diaria de ejercicio y actividad física, junto a la importancia de mantener una correcta nutrición, es determinante para contribuir a que las personas de edad avanzada tengan un envejecimiento saludable, que les permita mantener un buen estado físico y mental. Ésta ha sido la principal conclusión obtenida durante un Simposio organizado por la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) en el 2º Congreso Mundial de Nutrición y Salud Pública que se ha celebrado en Oporto (Portugal).

Enfermedades y patologías relacionadas: General

Concienciar sobre la importancia de llegar a la vejez en un buen estado físico y mental, junto a la difusión de los beneficios de practicar ejercicio y actividad física regular en edades maduras ha sido uno de los objetivos de los expertos participantes en el simposio Ejercicio y actividad física complementos de la dieta en el mantenimiento de la salud, organizado por la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC).

En concreto, según señala la Dra. Marcela González-Gross, Profesora titular de Universidad en la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte- INEF de la Universidad Politécnica de Madrid, en su ponencia Actividad Física en las personas mayores, “la práctica habitual de ejercicio físico es una de las terapias más importantes para retrasar el envejecimiento”.

En este sentido, la experta ha indicado que “la actividad física tiene un impacto positivo en la prevención y tratamiento de enfermedades como la osteoporosis, sarcopenia, ciertos tipos de cáncer, obesidad, enfermedades cardiovasculares, y en el bienestar mental y en el apetito de las personas mayores. Además, las personas activas se encuentran en una mejor forma física, pues tienen más fuerza, más flexibilidad, una mejor coordinación y una mejor aptitud cardiovascular que las personas inactivas”.

Por otro lado, González-Gross ha afirmado que según los datos obtenidos por su grupo de investigación, la fuerza física es una de las capacidades más importantes de las personas de edad avanzada, pues les permite mantener un estilo de vida autónomo durante más tiempo. Asimismo, han observado que la fuerza física en la vejez es mayor en hombres que en mujeres, y que según aumenta la edad, disminuye la fuerza en manos, brazos y piernas, lo que se produce antes de los 65 años. De este modo, ha subrayado que también se han obtenido mejores resultados en la función cognitiva, asociados a los niveles de fuerza física, además, de una correlación positiva en el estado nutricional.

Por todo ello, los expertos reunidos en la Mesa Redonda Ejercicio y actividad física complementos de la dieta en el mantenimiento de la salud han concluido que el desarrollo de programas de ejercicios específicos para las personas mayores es determinante para un envejecimiento saludable, y han destacado que son múltiples los ejercicios que este tipo de población puede desarrollar y beneficiar así su salud: caminar, nadar, bailar, montar en bicicleta, jardinería, excursiones, estiramiento. etc.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.