La píldora del día después ya a la venta

La llamada "píldora del día después", el anticonceptivo que se administra 24 horas después del coito para evitar embarazos no deseados, ya puede comprarse en las farmacias, comercializada por uno de los dos laboratorios autorizados por la Agencia Española del Medicamento. La píldora, que ya se administra en Alemania, Francia o Reino Unido, deberá ser recetada por el médico de cabecera o por un ginecólogo.

Enfermedades y patologías relacionadas: General

Este medicamento, cuyo principio activo es el levonorgestrel, se venderá en las farmacias a un precio aproximado de tres mil pesetas. Por decisión del Ministerio de Sanidad y Consumo, será necesaria la receta médica para adquirir este producto y no estará financiado por la Seguridad Social.

La función de la píldora es interrumpir el ciclo reproductivo, es decir, impedir la implantación en el momento de la fecundación. Su utilización entonces, se restringe a aquellas mujeres que no quieran quedarse embarazadas pero puedan estarlo debido a un fallo en el método anticonceptivo inicial.

Esta píldora, que ya se usa en países de la Unión Europea como Italia, Francia, Alemania o el Reino Unido, deberá ser recetada por el médico de cabecera o el ginecólogo en un tiempo máximo de 72 horas tras el coito, aunque lo recomendado es consumirla en las 24 horas siguientes. Tanto el Consejo General de Colegios Farmacéuticos como las autoridades sanitarias advierten que la píldora sólo está indicada “para situaciones de emergencia”.

La píldora “del día después” evita la fecundación del óvulo o, si ésta ya se ha producido, su implantación en el útero. Es diferente a la RU-486 o píldora abortiva, que interrumpe el embarazo una vez la fecundación ya se ha producido. La RU-486 sólo se puede tomar con prescripción médica, durante las siete primeras semanas tras la concepción y sólo en los supuestos en los que está legalizado el aborto: violación, malformación del feto o grave riesgo para la salud de la madre.

Otra diferencia importante entre ellas es su aplicación: cuando una mujer acude al médico para que se le administre la píldora “del día después” no sabe si está embarazada o no, mientras que en el caso de la RU-486 el embarazo está confirmado.

Respecto a la venta de la píldora “del día después” en las farmacias, los sectores católicos españoles han realizado una serie de críticas, así por ejemplo la Conferencia Episcopal elaboró un comunicado hace un par de semanas en el que instaba a médicos y farmacéuticos a no recetar ni dispensar este fármaco. También José Carlos Areces, presidente de la Asociación de Farmacéuticos Católicos, colectivo que agrupa a unos 400 profesionales, ha anunciado que se acogerán a la cláusula de conciencia para no dispensar el anticonceptivo hormonal. En relación a esto el Ministerio de Sanidad recordó ayer que “ningún farmacéutico puede negarse a vender un medicamento prescrito por un facultativo”.

Financiación, ¿sí o no?

Quizá uno de los temas que han suscitado más polémica ha sido la decisión del ministerio de Sanidad de no financiar la “píldora del día después”, ya que no lo considera “prioritario dado el gasto farmacéutico que tiene el Sistema Nacional de Salud”, según declaró Celia Villalobos.

El primero en reaccionar fue el sistema público de salud de Andalucía, que anunció la dispensación de forma gratuita en los servicios de urgencia, tanto hospitalaria como de atención primaria, a todas aquellas usuarias que la reclamen bajo supervisión médica en esta comunidad autónoma. Ante esta situación la ministra de Sanidad aseguró que “las comunidades autónomas harán lo que consideran oportuno, en función de sus responsabilidades y competencias”, pero recalcó que “estas decisiones no las financia el sistema nacional de salud”.

También han mostrado su oposición a la decisión del gobierno los representantes de PSOE e IU, así como la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, entre otros. El portavoz de esta federación, Javier González Medel, recordó también que este medicamento está reconocido como esencial por la Organización Mundial de la Salud. Además, Medel calificó el precio de “bárbaro” ya que la mayoría de usuarias de la píldora del día después serán jóvenes.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.