La piel en la menopausia

La menopausia repercute en la piel mostrándola más seca, deshidratada y arrugada, según un estudio europeo presentado en el Congreso Mundial de Medicina Antienvejecimiento de Montecarlo. Más de la mitad (54 por ciento) de las mujeres menopáusicas actualmente no se sienten seguras de su aspecto y de su piel.

Enfermedades y patologías relacionadas: Menopausia

La menopausia es el periodo de transición en la vida de la mujer en el que los ovarios dejan de producir óvulos produciéndose menos estrógenos y progesterona. Los cambios fisiológicos comienzan antes de la menopausia y varían considerablemente en grado y extensión en cada mujer, afectando los diferentes órganos entre ellos la piel.

El objetivo de la encuesta La Piel en la Menopausia, promovida por Allergan y presentada en el Congreso Mundial de Medicina Antienvejecimiento de Montecarlo, ha sido el de obtener una visión general sobre la percepción de las europeas respecto a su piel antes y después de la menopausia.

La encuesta, completada por más de 1.074 mujeres europeas (Gran Bretaña, Francia, Alemania, Italia y España), revela que un 87 por ciento notó cambios específicos en su piel como resultado de la menopausia, notándola más seca (37 por ciento), deshidratada (19 por ciento) y arrugada (19 por ciento).

La edad media en la que la mujer comienza el climaterio es de 47 años pero los efectos del mismo comienzan a apreciarse antes. Efectos psíquicos y físicos empiezan a presentarse en las mujeres durante este periodo, y la apariencia de la piel es uno de ellos. Según resultados de la encuesta, tan solo un seis por ciento de las mujeres tienen total confianza en el aspecto de su piel durante estos años, frente al 44 por ciento inicial que se veían “muy bien para su edad” antes de iniciar la menopausia.

Sin embargo, según se desprende del estudio, un 36 por ciento de las encuestadas desconocen las posibles consecuencias en su piel durante la menopausia, mientras que el 73 por ciento destacan los sofocos como consecuencia directa de esta etapa, ignorando los posibles cambios que puede experimentar su piel.

Más arrugas y líneas faciales y menos elasticidad

Ante la pregunta de cuáles han sido los principales cambios que han advertido en su rostro debido a la menopausia, un 54 por ciento de las encuestadas coincide en el aumento de arrugas y líneas faciales, un dato que confirma la Dra. Petra Navarro, médico especialista en medicina estética y directora médica de Instimed. Además, un 46 por ciento de las encuestadas señala que la pérdida de elasticidad en su piel es uno de los principales cambios que han experimentado. La disminución de la suavidad (29 por ciento), cambio en la tonalidad de la piel (27 por ciento) o cambio en el tamaño de los poros (21 por ciento) son otras de las alteraciones que se destacan en la encuesta.

Según la doctora Navarro, “el 90 por ciento de las mujeres, mayores de 45 años, que acuden a mi consulta, tienen una piel que pierde espesor y elasticidad, y muchas de ellas, empiezan a tener manchas asociadas a la edad y a padecer los primeros signos de flacidez, es decir, un descolgamiento progresivo de la piel, que se acentúa a partir de los 50. Afortunadamente, hoy en día disponemos de diferentes técnicas medico-estéticas que nos ayudan a combatir el paso de la edad: mesoterapia, peeling, rellenos, láser, radiofrecuencia, toxina botulínica, etc., logrando que nuestros pacientes envejezcan con buena cara”.

Tras estos resultados es lógico pensar que las mujeres de este rango de edad tengan una mayor preocupación por su apariencia. Así lo afirma el 62 por ciento de las encuestadas al aumentar sus hábitos y tratamientos de belleza, ya que se sienten menos seguras (46 por ciento) y menos sexys (48 por ciento).

En España, entre los tratamientos de belleza que destacan las encuestadas podemos resaltar que un 12 por ciento se ha sometido o considera someterse a tratamientos inyectables para mejorar el aspecto de su piel. Las cremas antiedad son las que mayor número de adeptas reúnen con un 76 por ciento que ya las utilizan. Asimismo, el aporte de una mayor hidratación mediante inyecciones también es considerado por un 10 por ciento de las españolas.

La satisfacción global de las encuestadas que ya se someten a tratamientos de belleza es muy elevada, según indica el 58 por ciento de las mismas, siendo un 75 por ciento las que hubieran comenzado antes con los mismos a la vista de los excelentes resultados.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.