La obesidad en el siglo XXI

Más de 150 expertos nacionales y extranjeros se han reunido en el simposio La Obesidad en el Siglo XXI celebrado en Barcelona. El mensaje común ha sido que la obesidad es ya una epidemia en países europeos como España y es un grave problema de salud pública. Un cambio de estilo de vida es la principal medida para combatirlo.

Enfermedades y patologías relacionadas: Obesidad

Sólo en nuestro país, la obesidad afecta a cinco millones de personas (el 13 por ciento de la población), lo que la convierte en la enfermedad metabólica más frecuente. Pero el problema adquiere mayores dimensiones si hablamos de sobrepeso, un trastorno que afecta a la mitad de la población española. La situación no es muy diferente en el resto de la Unión Europea. En algunos países de la UE la obesidad afecta hasta al 40 por ciento de la población. Por lo que el especialista francés Bernard Guy-Grand, del Hospital Hôtel-Dieu en Place du Parvis Nôtre-Dame, no duda en definir el problema como una “pandemia dramática”.

La cifra de obesos supera los 300 millones de personas en todo el mundo. Se caracteriza por un exceso de grasa corporal superior al 25 por ciento en el varón y al 30 por ciento en la mujer. “En España afecta al 15 por ciento de las mujeres y al 10 por ciento de los hombres”, detalla el doctor Jordi Salas, Jefe del Servicio de Nutrición del Hospital Sant Joan de Reus (Tarragona). Una diferencia entre sexos que según este especialista “se debe posiblemente a la interacción de factores hormonales”.

Dieta, sedentarismo y estrés

Las dos principales causas de la obesidad son genéticas y medioambientales. Sin embargo, puntualizó el doctor Guy-Grand, “nuestros genes son los mismos que hace cincuenta años y la obesidad ha aumentado terriblemente, por lo que vemos que el factor medioambiental es determinante”. Este experto dividió las causas de la alta obesidad en tres factores: una dieta rica en grasas, el sedentarismo y el estrés de la vida moderna.

Los expertos reunidos defendieron un cambio de estilo de vida como principal medida para combatir la obesidad. Lo que supone adoptar una alimentación saludable y equilibrada, con una disminución del consumo de grasas y un aumento de la actividad física.

Un pequeño gran paso

Según los datos presentados por el doctor Xavier Pi-Sunyer, del Obesity Research Center de la Universidad de Columbia en Nueva York, los beneficios de este nuevo estilo de vida empiezan a notarse con una reducción moderada del peso de un 10 por ciento.

“Recientes hallazgos indican que una reducción moderada del exceso de peso puede tener un efecto positivo”, afirma el doctor Pi-Sunyer, quien detalla que esta pérdida moderada se asocia, según varios estudios, a una reducción en los niveles de insulina y glucosa, disminución de la presión arterial, disminución del colesterol LDL (el conocido como colesterol malo) y de los triglicéridos, aumento del colesterol HDL (el bueno), disminución de la severidad de la apnea del sueño, mejora de los síntomas asociados a las enfermedades degenerativas y mejora de ciertas condiciones ginecológicas.

Especial obesidad

Con motivo de este simposio sobre obesidad te proponemos que completes esta información con otros reportajes en los que podrás conocer las enfermedades asociadas, cómo afecta la obesidad a los niños o los tratamientos farmacológicos y quirúrgicos.

-Televisión + comida basura = obesidad infantil

-¿Menos calorías o menos grasas?

-Fármacos que ayudan a adelgazar

-Bisturí contra la grasa

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.