La nueva droga

La dependencia a Internet es una nueva adicción que ha despertado el interés de muchos especialistas, viendo que afecta cada vez más a los jóvenes. Es equiparable a la adicción al "zapping", ya que en ambos casos el paciente busca impulsivamente estímulos rápidos y gratificantes que lleguen a satisfacer su constante necesidad de información.

Enfermedades y patologías relacionadas: Adicciones, Drogadicción

El término adicción o trastorno adictivo hace referencia a un estado de dependencia física o psicológica. Así, existen dos tipos de adicciones: a sustancias (cocaína, heroína o alcohol) y las comportamentales (cuando el afectado presenta un mecanismo adictivo psicológico a actividades como el juego o las nuevas tecnologías, como Internet). El estado de dependencia hace que la citada actividad pase a convertirse en lo más importante que tiene un individuo durante el día, permitiendo que el resto de sectores como la familia o el trabajo pasen a segundo término. Esta situación hace que se creen tensiones con su entorno y llegan a afectar su estado de ánimo presentando, muchas veces, síntomas psiquiátricos.

En el caso de los jóvenes este tipo de adicción va subiendo y se cree que los que dedican más de cuatro horas a la semana a navegar por Internet tienen un riesgo diez veces mayor a acabar siendo adictos. La labor de los educadores, padres y profesores es administrar el uso de la red para que aprendan a regular su tiempo y dar a conocer a los más jóvenes otras fuentes de información tan atractivas como internet.

Según Conrad Surribas, psiquiatra de la USP del Institut Universitari Dexeus de Barcelona, la formación o el ambiente en que se desenvuelve una persona determina hacia qué tema dirigirá su potencial adictivo. Hasta ahora, “no están identificados los criterios específicos de la adicción a Internet, lo cual sería importante a la hora de distinguir entre uso excesivo y adicción”, resalta el experto.

Los chats interactivos son las actividades de Internet que más adicción despiertan, ya que crean vínculos entre las personas. Lo que hay que conocer es el motivo que pueda tener una persona para mantener una conversación a través de la red y analizar si es porque realmente le interesa o si lo utiliza para “quemar el tiempo, cosa que puede derivar en comportamientos patológicos”, segura el doctor Surribas.

La adicción a Internet se debe tratar como cualquier situación adictiva, es decir, suprimiendo cualquier contacto con la actividad en sí. Pero habría que estudiar que uso hace el paciente de la red, de manera que si sólo fuera lúdico se limitaría el uso de Internet en situaciones profesionales.

La dependencia comportamental a Internet es similar a la adicción al “zapping”. En ambos casos el médico se encuentra con un paciente que busca estímulos rápidos que le sean gratificantes, en forma de situaciones o imágenes, debido básicamente a la necesidad de sentirse vivos que tienen estos pacientes.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.