La mamografía salva vidas

Mientras especialistas de todo el mundo debaten sobre la eficacia de las mamográfías, en Madrid se han reunido diferentes especialistas nacionales, norteamericanos y polacos para apoyar su eficacia y hablar del futuro del tratamiento de esta enfermedad.

Enfermedades y patologías relacionadas: Cáncer, Cáncer de mama

Durante el reciente VI Simposio sobre revisiones en cáncer los especialistas nacionales reunidos coincidieron en opinar que el diagnóstico precoz de cáncer de mama constituye el principal modo de detectar un tumor a tiempo, pues logra hasta un 90 por ciento de éxito en el tratamiento gracias a los últimos avances, un porcentaje importante pues en España se diagnostican cada año 18.000 nuevos casos.

El doctor Vicente Guillem, Jefe de Servicio del Instituto Valenciano de Oncología, defiende la mamografía como elemento indispensable en la lucha contra el cáncer de mama: “esta prueba continúa siendo fundamental en el diagnóstico precoz y, por tanto, en su curación”. A pesar de las conclusiones de algunos estudios recientes que afirman lo contrario, el doctor Guillem sostiene que “la mamografía disminuye la mortalidad por cáncer de mama en aproximadamente el 25 por ciento” y añade que “ningún tratamiento, excepto la cirugía, consigue beneficios tan importantes”.

La combinación de detección precoz y tratamiento precoz es el modo más eficaz para combatir el cáncer de mama y prolongar la vida de la paciente, defiende el doctor Guillem: “la mortalidad está disminuyendo en nuestro país en los últimos años, sin duda debido a un diagnóstico más temprano y al uso precoz de tratamientos con quimioterapia y hormonoterapia”. Según sus cálculos, hoy la posibilidad de supervivencia a los cinco años “supera el 75 por ciento”. Los especialistas defienden una mamografía anual a partir de los 40 años, aunque si en un autoexamen de mama se descubre algún bulto sospechoso a cualquier edad, se debe acudir a un médico.

Futuro esperanzador

Las nuevas líneas de investigación han abierto prometedores campos en el tratamiento del cáncer de mama. Como se presentó en el Simposio, los avances en biología molecular serán decisivos para el desarrollo de nuevos fármacos contra el cáncer. Gracias a los avances en genética, se espera que en un plazo de cinco o seis años se pueda predecir el comportamiento genético del tumor en cada paciente y que sea posible diseñar un tratamiento personalizado según los análisis moleculares de dicho tumor. “Las perspectivas que la biología molecular y genética están abriendo son muy importantes y, sin duda, muchos de los fármacos que actualmente están en investigación clínica tendrán un papel fundamental en el tratamiento del cáncer de mama en los próximos años”, concluye el doctor Guillem.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.