La importancia de prevenir la anemia asociada al cáncer

En estos casos la anemia no sólo afecta a la calidad de vida del paciente, sino también a su capacidad para realizar las tareas cotidianas e incluso puede disminuir la eficacia del tratamiento contra el cáncer.

Expertos nacionales e internacionales presentan el I Simposio Internacional sobre actualización y nuevas perspectivas en la prevención y tratamiento de la anemia del paciente oncológico, organizado por Roche. En esta presentación los especialistas han destacado la importancia de iniciar un tratamiento preventivo de la anemia de forma precoz en estos pacientes para evitar el agravamiento del pronóstico tumoral y el deterioro en la calidad de vida.

“La anemia está presente en el 30-50 por ciento de los nuevos casos de cáncer en el momento del diagnóstico y sobretodo en la evolución de la patología”, explica el doctor José Andrés Moreno, jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla. La anemia en los pacientes con cáncer provoca un cansancio aún mayor que el que ya se asocia normalmente al cáncer, de manera que los pacientes se ven incapaces de realizar tareas cotidianas.

La causa de la anemia puede ser el propio cáncer o estar producida por el tratamiento, ya sea radioterapia o quimioterapia. Aunque especialmente en los pacientes sometidos a radioterapia, la anemia se presenta con más frecuencia y puede llegar a perjudicar la eficacia del tratamiento por hipoxia (falta de oxígeno) en los tejidos. Un tejido tumoral hipóxico favorece la agresividad de éste, aumentando la resistencia al tratamiento y potenciando la creación de nuevos vasos sanguíneos en sus tumores, lo que puede facilitar el crecimiento y la metástasis del cáncer.

Tratar la anemia “mejora de forma significativa la calidad de vida de los pacientes, ayuda a aumentar la eficacia y el cumplimiento de la quimio-radioterapia y aumenta así las probabilidades de supervivencia de estos pacientes”, apunta el doctor Moreno. Además permite reducir la necesidad de combatir la anemia mediante transfusión de sangre, una intervención que “implica riesgos colaterales importantes y tiene un efímero efecto positivo”, apunta el oncólogo.

Para tratar este problema, se ha comprobado que la terapia con eritropoyetina corrige y previene la anemia de forma eficaz y segura. En este sentido se puede destacar el tratamiento con epoetina beta (comercializada en España por Roche con el nombre de NeoRecormon), que ha demostrado mejorar los niveles de hemoglobina, reduce la necesidad de realizar transfusiones y mejora la calidad de vida de los pacientes de anemia asociada al cáncer. Actualmente este medicamento se puede administrar una vez por semana (frente a la pauta estándar de tres veces semanales), lo que supone una comodidad tanto para el paciente como para el clínico, así como un ahorro en costes si lo comparamos con el sistema seguido hasta ahora.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.