La hipercolesterolemia, un factor de riesgo cardiovascular infravalorado

A pesar de que afecta a casi la mitad de la población adulta española, sólo la mitad de los pacientes con hipercolesterolemia saben que tienen esta enfermedad.

Enfermedades y patologías relacionadas: Hipercolesterolemia

La hipercolesterolemia es una enfermedad infradiagnosticada, infratratada e infracontrolada en España, lo que va a tener una gran trascendencia en la población que la padece al ser un importante factor de riesgo capaz de elevar significativamente la morbilidad y la mortalidad cardiovascular.

Así pues, se ha erigido en uno de los factores de riesgo cardiovascular más importantes, junto con la hipertensión arterial, el tabaquismo y la diabetes. “Su importancia radica especialmente en la magnitud que está adquiriendo, así como en su repercusión directa sobre la enfermedad cardiovascular, que sigue siendo la primera causa de mortalidad en España”, aseguró el Dr. Ángel Díaz Rodríguez, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria y coordinador del Grupo de Lípidos de SEMERGEN en el marco de una reunión científica conjuntamente por los Grupos de Trabajo de Lípidos y de Hipertensión de SEMERGEN (Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria), y que ha contado con el respaldo del Grupo Recordati España.

En datos del año 2006 ya se evidenciaba su creciente prevalencia en nuestro país, estimándose que el 20% de la población tenía el colesterol total por encima de 250 mg/dl, y que entre el 50-69% superaba la barrera de los 200 mg/dl. Los últimos datos publicados en el año 2011 (según se desprende del estudio DARIOS) ponen de manifiesto que la prevalencia de la hipercolesterolemia ha aumentado; como informa el Dr. José Luis Llisterri, que es actualmente coordinador del Grupo de Trabajo de Hipertensión de SEMERGEN, “el 43 por ciento de los varones y el 40 por ciento de las mujeres presentan cifras de colesterol total mayores o iguales a 250 mg/dl, mientras que el 81 por ciento de los varones y el 79 por ciento de las mujeres alcanzan niveles de colesterol superiores a 190 mg/dl”.

Sin embargo, el problema no radica únicamente en su magnitud epidemiológica. Como llama la atención el Dr. Ángel Díaz Rodríguez, “de la población con hipercolesterolemia sólo está diagnosticada la mitad, o lo que es lo mismo: sólo la mitad de los pacientes con hipercolesterolemia saben que tienen esta enfermedad”.

Es más, de los pacientes diagnosticados estaban tratados el 73 por ciento en el año 2006 frente al 81,29 por ciento de los que están tratados en la actualidad, según pone de manifiesto el estudio EURIKA 2011. El grado de control en los tratados es del 33 por ciento, estando peor controlados aquellos pacientes con mayor riesgo cardiovascular, “contrariamente a lo lógico y deseable”, subraya el Dr. Díaz Rodríguez. Por lo tanto, señala, “la hipercolesterolemia es una enfermedad infradiagnosticada, infratratada e infracontrolada”.

Medidas a adoptar

En este contexto, “el médico de Atención Primaria juega un papel determinante en la detección precoz y el tratamiento y seguimiento de este problema de salud pública”, ha subrayado el Dr. José Luis Llisterri, que trabaja como médico de Familia en el Centro de Salud Ingeniero Joaquín Benlloch (Valencia).

Como reconoce el Dr. Vivencio Barrios, del Servicio de Cardiología del Hospital Ramón y Cajal (Madrid) , “el papel del médico de Atención Primaria es crucial para el manejo de la dislipemia; sin duda, hay que marcarse unos objetivos claros y esforzarse en lograrlo, y esto solo se puede conseguir de forma eficaz desde AP”. Con todo, recomienda “un manejo integral del paciente, con una estrecha colaboración entre los diferentes niveles asistenciales (AP y Especializada) y el apoyo esencial del personal de Enfermería”.

Para disminuir el impacto negativo que tiene el exceso de colesterol, recomienda el Dr. Llisterri, “son necesarias medidas preventivas a nivel poblacional, promoviendo estilos de vida saludables; además, es indispensable identificar precozmente a los individuos de más riesgo y, en los que ya han sufrido evento cardiovascular, debemos intensificar el tratamiento para conseguir los objetivos de control. “Sólo así podremos disminuir el impacto de la hipercolesterolemia en la salud de la población española”, reconoce este experto.

En los últimos años se ha acrecentado la publicación de guías de práctica clínica específicas sobre esta enfermedad, así como se han comercializado nuevos tratamientos encaminados a mejorar el manejo de este factor de riesgo.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.