La disfunción eréctil y los problemas urinarios no sólo se deben a la edad

Esta relación va mucho más allá: los mecanismos que conducen a la presencia de hiperplasia benigna de próstata son los mismos que conducen a la disfunción eréctil y quizás por eso el tratamiento de las dos patologías debe abordarse conjuntamente.

Enfermedades y patologías relacionadas: Hiperplasia de próstata, Impotencia / Disfunción eréctil, General

Un 60% de los hombres considera que los problemas de disfunción eréctil o los problemas urinarios son consecuencia de la edad, por lo que un porcentaje muy elevado no busca tratamiento hasta que “no ve su calidad de vida muy deteriorada”, según ha explicado el vicepresidente de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), el doctor Antonio Fernández Pro, con motivo de la presentación del informe Problemas de próstata y erección, una causa en común.

El informe, realizado sobre la encuesta a 1.514 hombres españoles de entre 35 y 75 años de edad, constata que hasta un 11 por ciento de los hombres españoles sufren al mismo tiempo dos de los problemas urológicos más frecuentes en el varón: los problemas urinarios causados por el crecimiento benigno de la próstata (hiperplasia benigna de próstata) y los problemas de erección.

Alrededor del 30% de los hombres encuestados menciona haber padecido algún problema de erección en algún momento de su vida, cifra que aumenta en los individuos de entre 55 y 75 años hasta el 39%; en cuanto a la hiperplasia benigna de próstata, un 22% ha declarado que tenía síntomas urinarios tales como goteo residual tras orinar, ganas de orinar muy a menudo, chorro débil o interrumpido y dificultad para comenzar a orinar a causa del agrandamiento de la próstata, aunque esta proporción se elevó hasta el 37% en los hombres entre 55 y 75 años.

“La coincidencia de hiperplasia benigna de próstata y la disfunción eréctil no se debe sólo a la edad, como muchos podrían pensar, esta relación va mucho más allá y refleja la presencia de factores fisiopatológicos compartidos: los mecanismos que conducen a la presencia de hiperplasia benigna de próstata son los mismos que conducen a DE y quizás por eso el tratamiento de las dos patologías debe abordarse conjuntamente”, afirma el presidente de AESS, el doctor Ignacio Moncada.

Sin embargo, el 69% de los hombres con síntomas urinarios por hiperplasia benigna de próstata no lo relaciona con la aparición de síntomas de disfunción eréctil. Un porcentaje de desconocimiento que aumenta hasta el 75% entre los hombres encuestados más jóvenes, entre 35 y 54 años.

Por otro lado, al menos 9 de cada 10 no cree que las relaciones sexuales empeoren los problemas urinarios y, sin embargo, casi el 30% de los individuos mencionó que disminuiría la frecuencia de sus relaciones sexuales si empezara a notar estos síntomas.

La encuesta forma parte de la campaña puesta en marcha por la Asociación Española para la Salud Sexual (AESS) y la Asociación Española de Andrología, Medicina Sexual y Reproductiva (ASESA), en colaboración con Lilly, con el objetivo de concienciar a los hombres españoles para alentarles de la relación existente entre estas dos enfermedades.

Desde estas tres entidades se anima a los hombres que tanto en la consulta de Atención Primaria, de urología o de andrología, expliquen al médico los trastornos relativos tanto urinarios como de erección. Además, para todos aquellos varones interesados se ha desarrollado el portal web ‘www.respuestasparaelhombre.com’, donde podrán consultar todas sus dudas y recibir una amplia información.

Tratamientos

Sólo una tercera parte de los que declararon estar afectados por problemas de erección afirmaron recibir tratamiento para tratar los síntomas; cifra que disminuye hasta el 25% en el caso de los hombres que refirieron tener síntomas urinarios.

“La hiperplasia benigna de próstata es la patología de órganos genitourinarios más frecuente en el varón y es la primera causa de consulta por estos motivos urológicos al médico de Atención Primaria”, afirma Fernández Pro, quien destaca que es la segunda causa de ingreso para intervención quirúrgica en varones mayores de 50 años.

“En cuanto a los problemas de erección, siguen siendo para parte de la población situaciones que tratan con bastante pudor o incluso disimulan, a pesar de todo lo que se trabajó en este sentido en los últimos tiempos, con campañas informativas y divulgativas”, advierte.

Sin embargo, la encuesta muestra que el 84 por ciento de los hombres encuestados entre 35 y 75 años que padecen problemas de disfunción eréctil y síntomas urinarios, se declaran a favor de la existencia de un tratamiento conjunto para tratar ambos síntomas.

Para Moncada, “es obligación de los médicos preguntar por problemas de próstata a quienes tienen disfunción eréctil y viceversa, porque los pacientes no lo relacionan y sin embargo ambas patologías están presentes muy frecuentemente en el varón adulto. Hoy en día tenemos herramientas que nos permiten manejar a estos pacientes de una forma global”.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.