La disfunción eréctil está infradiagnosticada

Afecta de forma importante la esfera sexual y la calidad de vida del hombre que la padece y la de su pareja, pero además está asociada a un riesgo superior de padecer enfermedad coronaria. Ambas patologías comparten factores de riesgo similares como la obesidad, el hábito tabáquico, la hipertensión, la dislipemia, la diabetes o el sedentarismo.

Enfermedades y patologías relacionadas: Infarto / Angina de pecho, Impotencia / Disfunción eréctil, General

Tan sólo el 23,4 por ciento de los pacientes con disfunción eréctil esta diagnosticado, según la Asociación Española de Andrología, Medicina Sexual y Reproductiva (ASESA), que ha presentado los resultados del ATLAS de la Disfunción Eréctil en España, donde se confirma que esta patología, que podría afectar a un 18,9 por ciento de la población masculina de entre 25 y 70 años, está infradiagnosticada e infratratada.

La Rioja sería la que tendría una mayor tasa de diagnóstico (35,6%), seguida de Cataluña (32,5%), País Vasco (29,2%) y Baleares (26,3%), todas ellas con las prevalencias en consulta más altas de España. Extremadura tendría la menor (11,5%), lo que también coincide con una prevalencia en consulta inferior.

El proyecto coordinado por ASESA, con la colaboración de Bayer, tiene como objetivo de conocer la situación de esta patología en cada comunidad autónoma española desde la visión del médico de Atención Primaria, para ello ha contado con la participación de casi 550 médicos de AP.

“Los datos del estudio y nuestra experiencia profesional señalan que tanto médicos como pacientes deben aumentar su concienciación sobre la disfunción eréctil para buscar juntos soluciones definitivas”, ha explicado el doctor Juan Ignacio Martínez Salamanca, especialista en Urología del Hospital Universitario Puerta de Hierro-Majadahonda y Coordinador del ATLAS en la Comunidad de Madrid.

Casi el 40 por ciento de los pacientes desconocía que presentaba otro u otros problemas de salud que podían condicionar o ser la causa de su disfunción, y que uno de cada tres presentaba una enfermedad oculta.

Ante esta situación, los expertos consideran que el registro de los problemas de erección en la historia clínica de los hombres en edad adulta es un buen indicador del estado general de salud, pues se sabe que el 64 por ciento de los hombres con disfunción eréctil presenta una o más comorbilidades.

La disfunción eréctil afecta de forma importante la esfera sexual y la calidad de vida del hombre que la padece y la de su pareja, pero además está asociada a un riesgo superior de padecer enfermedad coronaria y a un incremento de mortalidad sobre todo cardiovascular; y es que, entre otras, la enfermedad coronaria y la disfunción están estrechamente relacionadas, ya que ambas son consecuencia de la presencia de disfunción endotelial y comparten factores de riesgo similares como la obesidad, el hábito tabáquico, la hipertensión, la dislipemia, la diabetes o el sedentarismo.

Aunque las dos son manifestaciones sistémicas de enfermedad vascular, la disfunción eréctil sería una manifestación precoz de vasculopatía por afectar a vasos sanguíneos de pequeño calibre, lo que la convierte en un importante síntoma centinela de enfermedad coronaria.

El médico de AP aborda el tratamiento de la disfunción cuando los pacientes la padecen de forma leve (más del 60%), cuando reciben medicación que afecta a su función eréctil o presentan hipertensión arterial; y derivan al especialista si tiene diabetes, si es mayor de 61 años sin comorbilidades que puedan explicar la disfunción eréctil, o si presentan trastornos afectivos.

La mujer se involucra menos de lo deseado

Por otra parte, el informe muestra que no todos los pacientes tienen la misma actitud hacia la disfunción eréctil ni hablan abiertamente de ella; es importante que el médico aborde el tema pues el hombre, en general, agradece que sea éste quien inicie la conversación.

En cuanto a las fuentes de información, Internet es la primera fuente de información, donde esta tendencia es más acusada; los familiares y amigos son también una fuente importante de consulta.

Con respecto a los tratamientos, el hombre espera que el fármaco actúe rápidamente y, si es posible, volver a tener el mismo rendimiento sexual que antes. La falta de rapidez en los resultados y precio de los tratamientos les preocupan y de hecho son dos de los motivos que provocan el abandono del tratamiento.

Los resultados del ATLAS indican que la mujer se involucra menos de lo que sería deseable, pese a la importancia que tiene la implicación de la pareja en el diagnóstico y el tratamiento.

Finalmente, en el estudio destaca la inseguridad, estrés y falta de autoestima que todos los españoles manifiestan y el hecho de relacionar la disfunción eréctil con la edad y vivirla con resignación. Todos registran un importante retraso en acudir al médico desde las primeras manifestaciones del problema con la esperanza de que se solucione solo.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.