La depresión afecta a más personas que la gripe

La depresión es una enfermedad mental que padecen 340 millones de personas en todo el mundo. En España sólo un 10 por ciento de los casos llegan a ser tratados por especialistas.

Enfermedades y patologías relacionadas: Depresión

Los orígenes de la depresión no se pueden atribuir a una única base biológica. Generalmente proceden de una combinación de factores relacionados con la personalidad, sucesos vitales y una predisposición endógena, de modo que en la mayoría de los casos no se puede reconocer una sola causa.

Según los datos expuestos en el Curso sobre Trastornos Depresivos celebrado en el Colegio de Médicos de Navarra, el porcentaje de personas depresivas es en exceso superior al de personas tratadas. “Se calcula que en la población general puede haber hasta un seis por ciento de pacientes con depresión”, señala el doctor Ignacio Landecho, colaborador del departamento de Psiquiatría de la Clínica Universitaria de Navarra, que añade que “se trata de una prevalencia alta, ya que ni siquiera la gripe suele aglutinar a tantas personas con síntomas”.

Esta enfermedad afecta a un tres por ciento de los varones, mientras que entre la población femenina tiene una presencia que oscila entre un cinco y un nueve por ciento. Por otro lado, y aunque la depresión puede aparecer a cualquier edad, es frecuente durante la edad adulta inicial, en concreto entre los 22 y los 32 años, según los datos que también se desprenden de este curso.

Detección y tratamiento

Algunos estudios demuestran que los síntomas depresivos son el cuarto motivo de consulta en el área de Atención Primaria y que el 20 por ciento de los pacientes acude con trastornos afectivos. “Se trata de una enfermedad que produce un deterioro importante de la calidad de vida. Los síntomas más importantes son la lentitud de los procesos de pensamiento, repetición de ideas, falta de apetito, trastornos del sueño, tristeza, pesimismo”, apunta el profesor Salvador Cercera, director del departamento del Psiquiatría de la Clínica Universitaria de Navarra.

La cura de esta enfermedad es posible siempre que se siga un tratamiento médico adecuado. Habitualmente dicho tratamiento es fundamentalmente farmacológico, aunque los resultados mejoran con la combinación de psicoterapia y farmacoterapia. “En la actualidad disponemos de fármacos muy eficaces, bien tolerados y con muy pocos efectos secundarios, siempre y cuando se mantengan las dosis y el periodo adecuado. Así, por medio de una correcta orientación del cuadro clínico se puede alcanzar hasta un 80 por ciento de resultados favorables”, asegura el doctor Landecho.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.