La crisis ha supuesto un “antes y un después” para determinadas drogas

Por ejemplo, el consumo de bebidas alcohólicas se ha incrementado notablemente, y se ha experimentado una "radicalización" en algunos entornos socioeconómicos y socioculturales, motivando un policonsumo en función de la disponibilidad de las sustancias que existen en cada momento.

Enfermedades y patologías relacionadas: Adicciones, Alcoholismo, Drogadicción, General

Este uno de los contenidos que se abordará en las XL Jornadas Nacionales Sociodrogalcohol, que se desarrollarán esta semana en Murcia organizadas por la Sociedad Científica Española de Estudios sobre Alcohol, el Alcoholismo y las otras Toxicomanías. Así lo ha hecho saber el presidente del Comité Organizador de las Jornadas, Aurelio Luna, en una rueda de prensa que ha ofrecido junto al coordinador regional de Drogodependencias de la Comunidad Autónoma, Juan Jiménez, para dar a conocer los contenidos de las jornadas.

Luna, quien también es presidente autonómico de Cruz Roja en Murcia y catedrático de Medicina Legal y Forense de la Universidad de Murcia (UMU), ha explicado que el consumo de drogas es “muy diverso” en función de los contextos, que han contribuido a su vez a modificar “algunos patrones de consumo” por culpa de la crisis.

Ha matizado que la crisis “afecta de forma muy diversa a las distintas personas”, e influye mucho la cuestión del género, la situación personal y el contexto, entre otras variables, por lo que es “muy peligroso generalizar” para dar un perfil.

De todas formas, admite que la crisis “puede potenciar las situaciones de ansiedad personal”, y que la intención del consumidor sea “atenuar esa ansiedad o dejar de pensar durante un tiempo en la situación que se está viviendo”.

Jiménez, por su parte, dice desconocer si hay más alcohólicos o adictos, pero ha confirmado que la Consejería de Sanidad ha registrado un repunte importante en los consumidores de cocaína y alcohol que piden ser tratados, aunque reconoce que es preciso hacer un análisis más prolongado en el tiempo para determinar el efecto de la crisis.

Al ser preguntado por el consumo de drogas por los jóvenes, Luna cree que los murcianos se encuentran en la media nacional, aunque resalta positivamente que sus tasas de consumo habían irrumpido con mucha fuerza en encuestas previas y ahora “comienza a producirse un descenso o una estabilización”.

Se refiere, por ejemplo, a drogas como la cocaína cuyas perspectivas de consumo “deberían estar subiendo” en función de la evolución histórica y, sin embargo, se ha estabilizado “y desciende”. También se ha estabilizado el consumo del cannabis y el tabaco.

Problemas derivados del consumo de bebidas energizantes

Luna también ha llamado la atención sobre otras sustancias estimulantes como todas las bebidas energizantes con altas dosis de cafeína, que se beben pensando que son inocuas y “conviene recordar que un consumo excesivo de estas sustancias puede plantear problemas”.

Advierte que grandes dosis de cafeína pueden dar lugar a trastornos del ritmo cardiaco y crisis de ansiedad, sobre todo, si eso se une a un consumo simultáneo importante de alcohol.

También ha alertado sobre la irrupción de nuevas sustancias y su oferta en Internet, que ampara un mercado “floreciente” donde las sustancias “eluden muchas veces muchos de los controles diseñados para grandes cantidades de muestras, como los alijos”.

Por ejemplo, ha hecho referencia a los nuevos productos compuestos por la combinación de varios tipos de hierbas como sustitutivos o alternativas al consumo de otras sustancias. Estos productos “plantean muchos problemas y no son absolutamente inocuos”.

“Puede convertirse en droga un amplio abanico de sustancias”

Y es que una droga es “cualquier sustancia que, tomada en dosis suficiente, modifica la conducta y puede establecer una vinculación conductual o una vinculación metabólica con relación al consumidor”, define Luna. En base a esto, puede convertirse en droga un amplio abanico de sustancias, como un medicamento o una simple planta existente en los jardines que sea “utilizada adecuadamente”.

Por ello, cree que, a la hora de combatir el consumo, lo importante no es tanto “estigmatizar o poner etiquetas” a determinados productos, sino intentar recurrir a las motivaciones de consumo y a la necesidad de asumir las posibles consecuencias.

Luna explica que uno de los problemas subyacentes es que los programas de prevención “se orientan hacia determinadas sustancias”. A su juicio, esto es un error, porque cuando los profesionales sanitarios y científicos están resolviendo un problema, inmediatamente “llega otra sustancia que genera alternativas nuevas”.

“Cuesta adaptar sistemas de respuesta inmediata y de análisis lo suficientemente serios, porque no se trata de dar una respuesta, sino una respuesta adecuada y eficaz”, añade Luna, quien identifica como uno de los mayores desafíos actuales “analizar el problema con la suficiente rapidez, ver el problema de forma objetiva y responder bien”.

Para Luna, lo importante sería elaborar programas que ayudaran a responsabilizar al joven con relación a las consecuencias de sus actos. Además, cree que la prevención “debe hacerse en positivo”, porque recomendar que no se consuma, al final, “tiene pocas perspectivas de éxito” si no se advierte al joven que existen otras alternativas de ocio más gratificantes o que, con menos riesgo, van a dar una serie de beneficios.

Jornadas Nacionales Sociodrogalcohol

Todos estos asuntos serán abordados en las XL Jornadas Nacionales Sociodrogalcohol 2013, que van a incluir como primicia la presentación para toda España del recién aprobado Plan Nacional de Drogas 2013-2016, de la mano del delegado nacional de este organismo del Gobierno.

El Congreso, que comenzarán de forma oficial este jueves, 18 de abril, y se desarrollarán hasta el sábado, 20 de abril, va a incluir el debate sobre una gran variedad de asuntos como, por ejemplo, las toxicomanías en el entorno laboral, que destaca por su “complejidad y dificultad a la hora de abordar”.

Y es que el entorno laboral, a pesar de que es un ámbito en el que siempre se observan “con cierta reticencia” las intervenciones en este terreno, supone “un lugar en el que puede ser más eficaz la intervención si se realiza de forma adecuada, porque el trabajo puede ser el punto de anclaje más importante de una persona una vez que se han deteriorado las relaciones familiares u otros entornos”.

En las jornadas también se abordará el consumo de cannabis y los últimos avances logrados en la evaluación de sus efectos, que durante mucho tiempo “ha sido un aspecto muy debatido y muy cuestionado”. Actualmente, Luna señala que la ciencia dispone de un “arsenal suficiente” de pruebas complementarias que permiten clarificar muchas cuestiones.

En el Congreso también se van a presentar los últimos avances en vacunas relacionadas con el consumo de tabaco, así como la integración y la coordinación de los servicios de atención primaria y los servicios especializados en el tratamiento de estas sustancias.

Las jornadas también servirán de foro para tratar cuestiones relacionadas con aspectos legales relacionados con las drogas, así como las medidas alternativas al tratamiento desde un punto de vista penal, y los problemas que se plantean, por ejemplo, en el control de la abstinencia.

En definitiva, Luna ha remarcado que este Congreso hace un barrido “muy importante sobre toda la situación actual”, y contará con la asistencia de entre 500 ó 600 profesionales que serán los protagonistas de este ámbito de reflexión, entre los que se encuentran “los mayores especialistas internacionales en los distintos temas tratados”.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.