Ir a la universidad disminuye el riesgo de padecer enfermedades mentales

Cursar estudios superiores puede disminuir en un 30 por ciento el riesgo de padecer una enfermedad mental, según aseguró el psicólogo cognitivo y neurocientífico Scholmo Breznitz en el marco de la presentación de su programa CogniFit que mejora las habilidades cognitivas de las personas.

Enfermedades y patologías relacionadas: Demencia, General

CogniFit se basa en la evaluación y mejora de la salud cognitiva a través de sistemas informáticos de entrenamiento cerebral con algoritmos que se van adaptando a las características del usuario con el objetivo de estimular paulatinamente el cerebro y mejorar la vitalidad de las células y las conexiones neuronales.

Breznitz, que es fundador y presidente de CogniFit, aseveró que el entrenamiento del cerebro es tan “fundamental” como el entrenamiento físico o incluso más, ya que si el cerebro falla, fallará todo por lo que hay que poner en práctica el entrenamiento cognitivo.

“La principal preocupación de la sociedad actual es la pérdida de las facultades cognitivas referidas a la memoria como la dificultad de recordar un hombre, una cara o una palabra”, comentó el psicólogo.

“El cerebro es un órgano muy perezoso que se ancla en la rutina” y hay pocas cosas que lo revitalicen como el tener estudios superiores, que conlleva conseguir trabajos “intelectualmente interesantes” que lo estimulen diariamente, declaró.

Breznitz alertó de la pérdida paulatina e irreversible de las células neuronales que se inicia entre los 15 y 16 años y que si bien “hay muchas en el cerebro es fundamental que se le estimule para reforzar las conexiones neuronales y evitar su muerte prematura”. “Hoy día hay que tener muchos estímulos para que el cerebro se mantenga y esto es muy importante porque cuantos más estímulos mejor se conectan las células y éstas no mueren”, recalcó.

CogniFit

Para iniciarse en CogniFit primero hay que realizar unas pruebas para comprender el grado de estímulo del cerebro y realizar un entrenamiento personalizado. Posteriormente, y en un período de 2 a 3 meses, se realizan los ejercicios diarios para suplir las deficiencias iniciales.

CogniFit trabaja principalmente con la memoria a corto plazo, fundamental en el día a día, y tras un período de tiempo se pueden encontrar mejoras de hasta 1 ó 2 ítems teniendo en cuenta que las personas normales guardan entre 5 y 9 ítems en la memoria.

El entrenamiento que plantea este programa se basa en 14 habilidades cognitivas como son la memoria operativa, la atención dividida, la coordinación motriz, la percepción, la denominación, el enfoque, el tiempo de respuesta, la estimación temporal, la percepción espacial, la percepción visual y el escaneo visual.

Eficacia en enfermedades mentales

El entrenamiento cognitivo demuestra también mejoras para aquellas personas que padecen de dislexia, insomnio, esclerosis múltiple y otras enfermedades como el estrés o la ansiedad posterior a un tratamiento de quimioterapia.

“El entrenamiento cognitivo personalizado para aquellas personas que padecen alguna enfermedad mental mejora su vitalidad cognitiva”, -dijo Breznitz- alegando que, por ejemplo, con la esclerosis múltiple se consigue una mejoría de la neuroplasticidad o con el insomnio se mejoran las etapas del sueño.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.