Invierte en tus huesos

La Fundación Hispana de Osteoporosis y Enfermedades Metabólicas Óseas (FHOEMO) y la Sociedad Española de Investigaciones Óseas y Metabolismo Mineral (SEIOMM) se han unido a la celebración del Día Mundial de la Osteoporosis con diversas actividades que pretenden concienciar de la importancia de prevenir esta enfermedad desde la niñez.

Enfermedades y patologías relacionadas: Osteoporosis

Entre estas actividades se encuentran charlas y campañas mediáticas encaminadas a destacar la importancia del diagnóstico precoz antes de la primera fractura y a que las mujeres en general tomen conciencia del riesgo de padecer la enfermedad y adopten desde la infancia las medidas de prevención necesarias.

Los datos facilitados por la FHOEMO y SEIOMM, no son reconfortantes: en España se estima que cerca de dos millones y medio de mujeres padece osteoporosis de las que sólo 300.000 están diagnosticadas y de estas últimas, sólo una de cada diez recibe tratamiento.

Además, según una encuesta de la Fundación Internacional para la Osteoporosis (IOF), organizadora del evento, de estas mujeres que padecen osteoporosis el 80 por ciento no era consciente de sus factores de riesgo antes de ser diagnosticadas, mientras que el 85 por ciento de las mujeres en general creen que no están en riesgo personal de padecerla.

Según el doctor Manuel Díaz Curiel, presidente de la FHOEMO y especialista de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, los gobiernos “cada vez están más concienciados del problema sociosanitario que va a suponer la osteoporosis, con el progresivo envejecimiento de la población en el siglo XXI”, pero reconoce que aún “queda bastante camino por recorrer”. También es asignatura pendiente concienciar a la población general sobre la gravedad de esta enfermedad.

Calcio desde la infancia

“Es fundamental una educación desde la infancia, centrada en una dieta equilibrada y rica en calcio, en la práctica de ejercicio físico moderado y en la ausencia de hábitos nocivos, que perjudican al hueso, como el tabaquismo y el alcohol”, afirma el doctor Díaz Curiel. Recomendaciones con las que está de acuerdo su colega el doctor José Manuel Quesada Gómez, presidente de la SEIOMM y especialista del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba.

El doctor Quesada resume todo en cuatro estrategias de prevención de la osteoporosis: “la dieta y el régimen de vida que aporte las cantidades adecuadas en calcio y vitamina D, la realización adecuada de ejercicio, el evitar el tabaco y el alcohol en cantidades excesivas y el efectuar mediciones de la densidad mineral ósea para establecer el tratamiento médico cuando esté indicado”.

El doctor Díaz Curiel añade que esta prevención debe ser más estricta en segmentos de riesgo “como mujeres con menopausia precoz, con tratamientos prolongados con cortisona o con un sedentarismo importante”, y animó a estas personas a que “pregunten a su médico si cree necesario que le realicen una prueba de diagnóstico”.

Pequeño ABC de la osteoporosis

La osteoporosis es una enfermedad del esqueleto causada por un desequilibrio del ciclo natural de reconstrucción ósea del organismo, que provoca que la masa de los huesos no se renueve y su consistencia disminuya. La consecuencia es que los huesos se deterioran, son más frágiles y propensos a sufrir fracturas.

La edad en la que se inicia esta pérdida global de masa ósea son los 40 años, tanto en hombres como mujeres, aunque en las mujeres la menopausia hace que la pérdida de hueso sea más rápida. Las fracturas más comunes asociadas a la osteoporosis son las de cadera, las vertebrales (de la columna) y las de muñeca.

Algunos síntomas que muestran la existencia de osteoporosis son el dolor de espalda de causa desconocida, la pérdida de estatura, las fracturas recurrentes o la existencia de una fractura a consecuencia de un traumatismo mínimo. Al no haber síntomas más evidentes, la osteoporosis puede tardar años en detectarse, en muchos casos, hasta que ocurre una fractura.

Además de la menopausia, en la que los cambios hormonales pueden acelerar la pérdida de masa ósea, otros factores de riesgo son un historial familiar de osteoporosis, una constitución delgada o pequeña, el tabaco, el abuso de alcohol, hacer poco ejercicio físico, consumir poco calcio, el empleo de ciertas medicaciones como terapias con esteroides de larga duración o una menopausia temprana, antes de los 45 años.

Los métodos de diagnóstico son rápidos, indoloros y no invasivos y ayudan a medir la densidad mineral ósea (DMO). El método más preciso para evaluar el riesgo de padecer fracturas es la densitometría mineral ósea. Aquellas mujeres que creen que se encuentran en alguno de los grupos de riesgo, deberían considerar el solicitar a su especialista esta prueba, si no se la ha recomendado ya.

Si se diagnostica osteoporosis, el objetivo principal es evitar la fractura, por lo que hay que reducir la posibilidad de caídas. También mantener una dieta equilibrada y realizar ejercicio físico. Está totalmente prohibido el fumar y se recomienda un consumo moderado o mínimo de alcohol. También existen diversos fármacos para prevenir y tratar la osteoporosis que deben ser prescritos por un especialista médico.

Las cifras de la osteoporosis

Se calcula que la osteoporosis afecta a una de cada tres mujeres de entre 60 y 70 años de edad y dos de cada tres de aquellas que tienen más de 80 años. Por ello, la Organización Mundial de la Salud ha advertido que es uno de los problemas de salud más importantes, sólo superado por las enfermedades cardiovasculares.

Cada año se producen en todo el mundo aproximadamente 1,7 millones de fracturas causadas por la osteoporosis, pero se prevé que el envejecimiento progresivo de la población occidental lleve a quintuplicar esta cifra en el 2050. En Europa, se estima que cada 30 segundos se produce una fractura, según los datos de la IOF.

Las fracturas provocadas por la osteoporosis pueden dar lugar al desfiguramiento físico de la persona y a su incapacidad, evitando que éstas desarrollen una actividad diaria normal y haciéndolas más dependientes de otras personas. En la Unión Europea, las fracturas de cadera presentan un índice de mortalidad global de entre el 15 y el 30 por ciento, produciéndose la mayor parte de los fallecimientos durante los seis meses posteriores a la fractura.

Pero a pesar de la gran problemática humana y de su importancia económica para los servicios públicos de salud, sólo a partir de la pasada década se ha reconocido a la osteoporosis como una enfermedad grave, progresiva y generalizada que se puede y se debe prevenir.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.