Ictus, el infarto cerebral

El ictus representa en el mundo occidental la tercera causa de muerte y la segunda en España. Sin embargo, la mayoría de los ciudadanos desconocen sus síntomas y sus factores de riesgo.

Enfermedades y patologías relacionadas: Ictus

Algunos de los síntomas que deben alertarnos son:

- una pérdida de fuerza o movilidad en la mitad del cuerpo

- dificultad repentina para hablar o entender

- pérdida o dificultad de visión en un ojo

- hormigueos en las extremidades

- o dolor de cabeza intenso.

Al detectarlos debemos contactar inmediatamente con un servicio de urgencias. En muchos casos el infarto cerebral no es doloroso, y eso hace que muchas personas no den la justa importancia y retrasen su visita al hospital, una decisión que puede tener consecuencias terribles. No dar importancia a los síntomas hace que “se sentencien de muerte al 80 por ciento de neuronas dañadas”, explica el doctor Ángel Chamorro, jefe de la Unidad de Ictus del Hospital Clínico de Barcelona.

Su compañero, el doctor Robert Belvís del Hospital de Sant Pau, corrobora esta recomendación, pues “el ictus no sólo puede empeorar en las primeras horas, sino que el enfermo puede sufrir otro ictus”, añade.

¿Por qué se produce un ictus?

El ictus es un trastorno súbito de la circulación cerebral, que dificulta la llegada de sangre a las arterias cerebrales e impide que lleguen a las neuronas el oxígeno y los nutrientes que necesitan para funcionar. El resultado puede ser desde la muerte súbita hasta la recuperación, pasando por diversos grados de incapacidad, a veces severos, que afectará la calidad de vida de sus víctimas.

Depende de la causa, podemos hablar de dos tipos de ictus. El infarto cerebral hemorrágico, que se produce por una hemorragia cerebral, y el infarto cerebral isquémico, provocado por la obstrucción de las arterias cerebrales.

La prevención es la medida clave para mantener el ictus alejado. Hacer ejercicio moderado cada día, no fumar, controlar nuestra tensión arterial regularmente y mantener un nivel bajo de colesterol con una buena dieta, son las principales recomendaciones.

Hipertensión e ictus

La hipertensión es un serio factor de riesgo del infarto cerebral. Para las personas hipertensas es muy importante mantener unos niveles de colesterol LDL bajos y apartar la sal de su dieta, además de cumplir con la medicación.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.