Hidratarse al volante

Descansar cada dos horas para hidratarse y hacer estiramientos de piernas, tronco, brazos y muñecas es el consejo del Colegio de Fisioterapeutas de Madrid para evitar contracturas y lumbalgias durante los largos periodos de conducción que suelen ser "frecuentes en estas fechas" debido a la salida de las vacaciones de verano.

Según explica el secretario General del Colegio de Fisioterapeutas de Madrid, José Santos, durante los viajes la musculatura sufre al estar constantemente sometida a la vibración del coche. “Además tras pasar más de dos horas sin cambiar de postura la microcirculación de nuestros ligamentos y músculos se colapsa produciendo un pérdida de nutrientes en esa región con lo que es probable que suframos dolores en esa zona si no se reactiva”, indicó.

Asimismo es importante realizar un correcto uso del cinturón. La correa “debe pasar por la parte media de la clavícula ya que si queda cerca del cuello puede lesionarnos originando desde rozaduras hasta compresión vasculonerviosa”.

Además asegura que hay que colocar el equipaje de forma que permita tener una buena visibilidad al conductor, no sólo para cumplir las normas de seguridad y evitar posibles accidentes, sino para prevenir lesiones provocadas por las malas posturas adquiridas para poder ver adecuadamente por los espejos retrovisores.

Para el copiloto Santos aconseja “no poner nunca los pies en el salpicadero ya que es probable que en caso de frenada sufra una fractura de cadera o pelvis”. El reposacabezas, añadió, debe estar regulado “a la altura de la cabeza nunca de la nuca para que en caso de frenada el cuello sufra lo menos posible”.

Otra recomendación para disfrutar del verano de una forma saludable es levantar las maletas utilizando la fuerza de las piernas sin flexionar la espalda para prevenir posibles tirones o problemas de espalda. “Es recomendable el uso de carros siempre que sea posible o cargar las bolsas al estilo bandolera (el bolso a un lado del cuerpo y la cinta al otro) para evitar sobrecargar”, apuntó.

En la playa recomienda pasear o correr en la zona de arena dura y sin pendiente ya que el desnivel del terreno “puede provocar sobrecarga en determinadas zonas de la espalda”. Además es preferible utilizar calzado deportivo ya que los pies descalzos del deportista eventual no están acostumbrados al impacto directo con el suelo, y pueden aparecer problemas en tobillos y piernas.

En este sentido el experto recuerda que en verano aumenta el riesgo de padecer esguinces de tobillo debido al tipo de calzado que utilizamos. Por eso dice es importante fortalecer la musculatura del pie y acudir al fisioterapeuta en caso de lesión, ya que este tipo de patologías mal curadas puede provocar reincidencias.

Para las marchas en montaña apuesta por elegir bien el recorrido- tiempo y dificultad- en función de la preparación física y técnica del caminante que debe comenzar como mínimo tres meses antes siendo recomendable planificar un recorrido de menos de 20 kilómetros para los primero días.

También es recomendable aprovechar los descansos en el trayecto para descalzarse, hidratarse, comer y hacer algún estiramiento principalmente en los pies piernas zona lumbar y trapecios para evitar lesiones de músculos y tendones. “También es necesario elegir un calzado flexible con buena estabilidad y que sujete el talón y una mochila con un peso inferior al 10 por ciento del peso de quien la porte”, concluyó.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.